[  ]
[  ]
[  ]
Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen
Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso
Mujer, ahí tienes a tu hijo. Hijo, ahí tienes a tu Madre
Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
Tengo Sed
Todo está cumplido
Padre, en tus manos encomiendo mi Espíritu
[  ]
Cuando tuvo que defender a otros,
se enfrentó decididamente a toda injusticia.
Ahora que la víctima es Él mismo,
no quiso cambiar su fe en el género humano,
porque para Jesús
el hombre no está poseído de la maldad.
Por eso dice al Padre:
“perdónalos porque no saben lo que hacen”.
1°) Ver a Jesús y Oír su Palabra.
2°) Considerar lo que padece en su humanidad.
3°) Considerar qué debo yo hacer por Él.
[  ]
* Ver a Jesús y Oír su Palabra.
* Considerar lo que padece en su humanidad.
* Considerar qué debo yo hacer por Él.
Ni la cruz, ni la muerte, te quitaron ese modo tuyo de darte sin medida.
Enséñanos, Señor, tu misma generosidad, tu modo de tratar a los demás.
[  ]
Señor, has llegado al extremo de darnos a María como madre
Sólo te has reservado para ti
la*cálida
memoria
de padece
su ternura,
su compañía, de su presencia.
Considerar
lo que
en sudehumanidad.
* Ver a Jesús y Oír su Palabra.
* Considerar qué debo yo hacer por Él.
[]
Háblame fuertemente en este día
habla profundamente al corazón
que no pierda la vida
que no apague tu voz
que no se enfríe la llama del amor …
* Ver a Jesús y Oír su Palabra.
* Considerar lo que padece en su humanidad.
* Considerar qué debo yo hacer por Él.
[  ]
En este día
Cristo del calvario
vine a rogarte por mi piel enferma
pero al verte mis ojos van y vienen
de tu cuerpo a mi cuerpo
con vergüenza …
* Ver a Jesús y Oír su Palabra.
* Considerar lo que padece en su humanidad.
* Considerar qué debo yo hacer por Él.
[  ]
* Ver a Jesús y Oír su Palabra.
* Considerar lo que padece en su humanidad.
* Considerar qué debo yo hacer por Él.
[]
* Ver a Jesús y Oír su Palabra.
* Considerar lo que padece en su humanidad.
* Considerar qué debo yo hacer por Él.
[  ]
No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.
Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido;
muéveme ver tu cuerpo tan herido,
muéveme tus afrentas y tu muerte.
Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
que, aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno te temiera.
No me tienes que dar porque te quiera;
pues, aunque cuanto espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.
[  ]
[  ]
Descargar

Orar en ENERO 2008