Canta mi alma
tu grandeza, se
alegra en Ti mi
espíritu, pues
miraste con
bondad mi
pequeñez.
Desde ahora
ha de llamarme
“feliz” toda la
gente, porque
hiciste
maravillas en
mi vida.
Pues tu
nombre es
santo y tu
amor atraviesa
nuestra
hgistoria; fiel y
fuerte para
actuar y al
soberbio
dispensar.
Y del poderoso
hacer nada, y
al humilde
darle todo.
Al que tiene
hambre, sí,
pero al
satisfecho, no.
Nuestros
padres nos
contaron tu
auxilio y tus
promesas.
La esperanza
de este pueblo
está en tu
mano.
¡CANTA MI
ALMA TU
GRANDEZA!
Descargar

Diapositiva 1