ORAR CON SAN AGUSTÍN
TÚ SEÑOR
ME LLAMASTE,
ME GRITASTE
Y ROMPISTE
MI SORDERA;
BRILLASTE,
RESPLANDECISTE,
E HICISTE HUIR
MI CEGUERA;
DERRAMASTE TU PERFUME,
LO ASPIRÉ
Y AHORA SUSPIRO POR TI;
ME DISTE A GUSTAR DE TI,
Y ME MUERO DE HAMBRE Y
DE SED;
ME TOCASTE
Y ME ABRASO EN LA PAZ
QUE PROCEDE DE TI.
Descargar

Document