Cuando la Primavera despunta año a año, lo hace
aparentemente de la misma manera, pero nunca lo hace
igual.
Cierto es que nos trae una vez más el renacimiento
de la Naturaleza, pero la Naturaleza no es estática ni
renace de modo idéntico.
Renacer es no haber muerto nunca, haber adquirido
experiencias, haber reposado en el otoño y en el invierno
para abrirse paso a la expansión un punto más alto que
en el periodo anterior.
Es vencer la oscuridad que de
tanto en tanto nos amenaza, la
inercia que de pronto nos paraliza,
el desánimo que corroe el
entusiasmo.
La Primavera es una Gran Batalla en la que la Luz se
manifiesta después de haber superado muchas pruebas
terribles en las entrañas del Tiempo y de la Naturaleza
Cada día, cuando asoma el sol en el horizonte,
hay una Primavera para el que es Joven.
Texto: Delia Steinberg Guzmán (marzo 1997)
www.nueva-acropolis.es
Descargar

Document