Un auténtico pueblo portugués
construido entre rocas gigantescas
Al sureste de la Serra da Estrela
se encuentra el encantador
Monsanto, una antigua aldea
fortificada en la ladera de una
montaña. Con casas atrapadas
entre rocas gigantescas, es un
espectáculo impresionante.
El aglomerado de casas se extiende
cuesta arriba, aprovechando pedruscos de
granito para sus paredes y, en algunos
casos, un único bloque de piedra forma el
tejado, razón por la que aquí se dice que las
casas son de "una sola teja".
Entre las casas sobresale
la Torre de Lucano (siglo
XIV) rematada por un gallo
de plata, trofeo atribuido a
Monsanto en un concurso
nacional celebrado
en 1938, en el que fue
distinguida como
“la aldea más
portuguesa de
Portugal”
Su aspecto no ha cambiado en siglos, con
callejuelas talladas en la roca. Algunas de las
casas de granito con portadas de estilo
manuelino y las ruinas de un castillo que
comenzó como un asentamiento fortificado
lusitano, que ofrecen magníficas vistas.
Junto al castillo se encuentran las ruinas
de una capilla románica, sumándose a
la hermosa atmósfera obsesionante.
La difícil subida hasta el castillo se ve
compensada por uno de los más
espectaculares miradores de la región.
En este baluarte de
guerra se sepultaban,
en rocas excavadas,
los valerosos caballeros
en tiempos de la
Reconquista Cristiana.
Son típicas unas muñecas
de tela realizadas a partir
de una cruz de madera, se
llaman Marafonas da Santa
Cruz y simbolizan a una
diosa de la fertilidad, no
tiene ni ojos ni boca y se
pone en la cama de los
recién casados para dar
"suerte".
Descargar

Observe o riacho