GENTE ALCANZANDO
MÁXIMO POTENCIAL
SU
Líderes Alcanzando Su Máximo
Potencial
“En mi corazón he atesorado tu palabra, para
no pecar contra ti. Bendito tú, oh SEÑOR;
enséñame tus estatutos. He contado con mis
labios de todas las ordenanzas de tu boca. Me
he gozado en el camino de tus testimonios,
más que en todas las riquezas. Meditaré en tus
preceptos, y consideraré tus caminos. Me
deleitaré en tus estatutos, y no olvidaré tu
palabra.”
Salmos 119:11-16
I. Quiero que prestes atención a lo que te voy
a comentar. ¿Es Dios quién nos prospera?
Déjame explicarlo porque te aseguro que lo
que podría traer conflicto a tu mente si no
entiendes la pregunta.
No pregunté ¿Dios quiere que prosperarnos?
Porque la respuesta es claro que sí Dios
quiere. Pero no es Dios quien lo hace de una
manera mágica. Prosperamos por causa de
su Palabra es decir, que prosperamos
nuestros caminos por amar y obedecer su
Palabra.
Si te hubiera preguntado, “¿Es Dios quien nos
prospera? si no prestamos atención, ni lo
sometemos a su Palabra ¿Cual seria tu
respuesta?”
Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para
cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi
siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a
diestra ni a siniestra, para que seas prosperado
en todas las cosas que emprendas. Nunca se
apartará de tu boca este libro de la ley, sino que
de día y de noche meditarás en él, para que
guardes y hagas conforme a todo lo que en él está
escrito; porque entonces harás prosperar tu
camino, y todo te saldrá bien.
Josué 1:7-8
Querido lector el resultado de someter
nuestras vidas a su Palabra es el recibir
beneficios en tres áreas de nuestras vidas:
espiritual, intelectual y natural, pero lo
más importante es decidirnos a salir de
nuestros caminos y caminar por los suyos.
II. Es impresionante ver a tantas personas
orando, “Señor prospéranos, Señor
bendícenos, Señor danos éxito en este
negocio.” Uno de los errores más
comunes del hombre es querer usar la
oración para sobrepasar un patrón
bíblico y esto no es posible hacerlo.
Si uno es ladrón, que no administra
fielmente, que no invierte en el Reino de
Dios y que no rinde cuentas claras ni paga
lo justo a los que trabajan entonces esa
persona no se somete a la palabra.
III. Te doy un ejemplo de este asunto, vamos a
suponer que tú llegas del mercado con un pollo
crudo y con verduras para guisarlo. Llegas a
casa y en la cocina sacas todo y lo dejas sobre
la mesa o barra de azulejo en la cocina y
comienzas a orar “Oh Dios cocina mi comida,
guisa mi pollo Señor y has una súper salsa con
esta ofrenda de cebollas y chiles que te doy
como un sacrifico sobre el altar de mi cocina.”
“Y aprendan asimismo los nuestros a
gobernarse en buenas obras (siendo justo con
Dios, con otros y consigo mismo) para los
usos necesarios, (que no hay falta entre
nosotros) para que no sean sin fruto” (Para
que no olviden lo principal y mas importante).
Tito 3:14
Aprenda a hacer el bien para que no te falte nada:
a) Hechos de generosidad ( 2 Corintios 9:13)
b) Justo en su trabajo (1 Tesalonicenses 4:11-12)
c) Vivir digno de su llamado (Efesios 4:1)
Descargar

Someterte A Su Palabra