Domingo 16º
del
TIEMPO ORDINARIO
En el mundo de hoy, vemos que el BIEN
y el MAL caminan juntos.
¿Por qué permite Dios todo esto?
¿Por qué no interviene para castigar a los
pecadores?
La Liturgia nos habla de la PACIENCIA DE DIOS.
La 1ª Lectura presenta
un Dios indulgente y misericordioso
para con los hombres,
aun cuando ellos practican el mal.
La 2ª Lectura subraya
la Bondad y Misericordia
de Dios,
afirmando
que
el Espíritu
Santo
"viene
en ayuda
de nuestra
flaqueza",
guiándonos en el camino
hacia la vida plena.
El Evangelio destaca
la Paciencia de Dios.
Al volver de la Misión,
se nota la impaciencia
de los Apóstoles para
con los que no
los acogieron:
“¿Quieres que
mandemos
que baje fuego del
cielo para
destruirlos?"
- Jesús
critica la prisa
de los Apóstoles
con TRES PARÁBOLAS:
el trigo y la cizaña,
el grano de mostaza y
el fermento en la masa...
+ La 1ª Parábola (del trigo y de la cizaña)
nos revela DOS ACTITUDES:
- La Impaciencia de los hombres:
"Señor, ¿quieres que arranquemos la cizaña?"
- La Paciencia de Dios:
"Dejadlos crecer juntos hasta la siega..."
Las otras dos parábolas complementan
el mensaje:
+ Debemos ser
la SIMIENTE DE MOSTAZA,
pequeña, insignificante,
pero que crece hasta anidar
los pájaros en sus ramas.
+ Debemos ser
la LEVADURA,
que fermenta toda la masa,
el mundo en que vivimos...
Salmo 85
Tú, Señor,
eres bueno y clemente.
Tú, Señor, eres bueno y clemente,
rico en misericordia con los que te invocan.
Señor, escucha mi oración,
atiende a la voz de mi súplica.
Tú, Señor,
eres bueno y clemente.
Todas los pueblos vendrán
a postrarse en tu presencia,
Señor, bendecirán tu nombre:
Grande eres tú y haces maravillas,
tú eres el único Dios.
Tú, Señor,
eres bueno y clemente.
Pero tú, Señor,
Dios clemente y misericordioso,
lento a la cólera, rico en piedad y leal,
mírame, ten compasión de mí.
Tú, Señor,
eres bueno y clemente.
Te doy gracias, Padre,
porque has revelado
los misterios del Reino a la gente sencilla.
Descargar

Slide 1