VISITA
A SANTO
DOMINGO
DIARIO
GRÁFICO 2
Acabado de llegar a Mallorca, quiero aprovechar para despedirme de
todos los hermanos de la Delegación del Caribe y agradecerles los días
de fraternidad que pasamos juntos. Fue un placer para mí poder
compartir la celebración del Centenario del Fundador, la ordenación
diaconal de Dominique y los 25 años de mi hermano Nino...
Ya les dije que considero la semana que pasamos en La Islita como el
desierto donde Dios nos atrae para volvernos a enamorar. La oportunidad
de escuchar su Palabra a la luz del Año Paulino, del Centenario del
Fundador y del Año sacerdotal.
Quién soy yo y cómo me siento, cómo reacciono ante el espectáculo de un
pueblo que vaga como ovejas sin pastor. Asumiendo que también vamos a
la pata coja, con la debilidad del pastor herido, pero con la confianza
puesta en la Mano que se apoya sobre nuestro hombro.
Preguntándonos
como Delegación :
“¿Son ustedes lo
bastante débiles
para ser
sacerdotes?”
(Card. Martini)
¿Es verdad que
cuando somos
más limitados
en comunidad
podemos sentirnos más fuertes?
(2 Cor 12,10)
¿Qué hago aquí como caribeño para inculturar la Iglesia que gime por
ser Cuerpo de Cristo en el Caribe; como misionero español obligado a
resituarse en la misión del s.XXI; como africano que se forma en otra
Iglesia del Tercer Mundo, sin renunciar sino ensanchando las raíces
ancestrales primitivas?
VIDA COMUNITARIA
Ustedes son el cuerpo del P. Joaquín Rosselló en el Caribe. “Pero
llevamos este tesoro (del ministerio) en vasijas de barro” (2 Cor 2,7)
Necesitamos que cada uno aporte responsablemente su carisma y su
ministerio para servicio del único Cuerpo. Incluso los miembros del
cuerpo que se consideran más débiles, son indispensables (cfr.1 Cor
12-14).). Todo lo que hagamos por mejorar la vida comunitaria puede
ayudarnos a proteger la debilidad, a sanar las heridas, a revelar el poder
de Dios que actúa a partir de los que el mundo ha descartado.
LA CASA DE FORMACIÓN
Es un don de Dios para la Delegación porque nos rejuvenece con
miembros jóvenes y nos enriquece con la pluriculturalidad. No
podemos dejarlos aislados. Siempre recibimos más que lo que
aportamos. Esforcémonos por recuperar vocaciones dominicanas,
pues si otros tienen... ¿por qué nosotros no? Aprovechemos mejor
la preparación que traen algunos de los seminaristas.
LAICOS MISIONEROS
Tienen un grupo de laicos
misioneros que les envidian otras
Delegaciones ¿No podemos
aplicar aquí también lo de ser
fuertes en la debilidad?
¿Cómo podrían compartir
más seriamente la espiritualidad
(o sea, la oración, la lectio divina,
la corrección fraterna...)?
¿Cómo podrían ayudarles en una
formación más programada, seria
y participada así como en el
acompañamiento espiritual?
¿Qué podríamos hacer para que
este llamado llegue a los jóvenes
y a los niños?
¿Cómo podríamos incorporarlos más estrechamente en la misión
del día a día y en la misión de frontera según los ministerios propios
de nuestro carisma?
Estas son las
palabras que
creí escuchar con
fuerza especial
mientras estaba
con ustedes y que
ahora les resumo
en este mensaje
para que nuestra
comunión sea
mayor.
Con un fuerte
abrazo.
Jaume Reynés, msscc
Lluc, 19.7.2009
Descargar

Diapositiva 1