Dijo Jesús a sus discípulos:
“ El que quiera
venirse conmigo, que
se niegue a sí mismo,
que cargue con su
cruz y me siga. Si uno
quiere salvar su vida;
la perderá; pero el
que la pierda por mí,
la encontrará.”.
En el evangelio de hoy Jesús
reprende a Pedro porque no
está dispuesto a admitir un
Mesías sufriente.
Así se lo expresa Jesús:
“Tú piensas como los hombres no como Dios».
 Jesús no se limita a reprender a Pedro
ni a descalificar los criterios mundanos.
 Ofrece un itinerario positivo,
centrado en la adhesión a Él:
“El que quiera venirse conmigo,
que se niegue a sí mismo,
que cargue con su cruz
y me siga”.
Tres condiciones para la amistad con el Maestro.
“Negarse a sí mismo”
La abnegación no tiene hoy buena fama.
Al prójimo se le invita a «dar a su cuerpo alegría».
Sin embargo, sólo quien se niega a sí mismo
logra fortalecer su voluntad
y alcanzar las metas verdaderas.
“Cargar con la cruz”
El cristiano se niega a sí mismo
para hacer suya la suerte de Jesús.
La cruz no es sólo un adorno, significa las opciones
y el estilo del Maestro.
Resume su camino y el nuestro.
“Seguir al Señor”
La negación y la cruz
sólo tienen sentido para
el que ha decidido
seguir al Señor.
El seguimiento es la clave
de la vocación cristiana.
Lo fue para los primeros
discípulos de Jesús
y lo será siempre
para los que crean en Él.
Señor Jesús,
que nuestras
opiniones y decisiones
se formen a la luz
de tu palabra. Amén.
Texto: José Román Flecha Andrés
PALABRA DEL SEÑOR –Salamanca
Presentación: Antonia Castro Panero
Música: Canto a la vida
Descargar

Diapositiva 1