Partimos de la base que la lengua
es un código de
comunicación compartido por todos
los hablantes de una misma
comunidad lingüística.
Es decir: todos los habitantes de
una comunidad lingüística cuentan
con los rudimentos necesarios para
poder comunicarse entre ellos.
Un español de Galicia puede comunicarse con
otro de Andalucía, porque los dos conocen el
mismo código.
Naturalmente si nos fijamos en cada uno de
estos hablantes, se aprecian diversidades.
No habla de la misma persona el andaluz que el
gallego, aunque ambos hablen español.
Tampoco utilizan de la misma manera ese
idioma las personas que viven en el medio
rural, que las que viven en una ciudad.
Ni siquiera dos personas que viven en la
misma casa hablan de la misma manera:
seguramente el abuelo utilice unas
variedades lingüísticas diferentes de las del padre,
y de las del nieto.
Pero, es más, incluso una misma persona habla
de manera muy diferente según en qué
contexto se encuentre: no es lo mismo hablar con
un amigo que con el director del colegio, o el
jefe de la oficina
La procedencia geográfica del hablante,
su origen social y la situación
comunicativa dan lugar a la aparición de
tres tipos de variedades lingüísticas.
Las primeras son las variedades
geográficas, también llamadas diatópicas.
Son
los dialectos. Estas son las más obvias, y
en las que todos pensamos cuando
hablamos de diferencias lingüísticas
Las segundas son las variedades sociales o
diastráticas. Son los llamados sociolectos, los
cuales identifican a los hablantes como
miembros de un determinado grupo social.
Aquí se incluyen los grupos cuya forma de
hablar identificamos con la lengua vulgar, o las
diferentes jergas juveniles, o la forma
de hablar de grupos sociales marginales, por
ejemplo.
De la misma manera,
son sociolectos las variedades cultas, las
utilizadas por doctores e
investigadores universitarios en sus
publicaciones, la jerga utilizada por los
médicos, o la que usan los abogados…
Las terceras son las variedades
funcionales o diafásicas. Son los llamados
registros lingüísticos. Estos registros
aparecen en función de las características
de la situación, o del contexto
comunicativo en el que se encuentra el
hablante.
FUNCIONES DEL LENGUAJE
Se denominan funciones del lenguaje
aquellas expresiones del mismo que
pueden trasmitir las actitudes del emisor
(del hablante, en la comunicación
oral y del escritor, en la comunicación
escrita) frente al proceso
comunicativo.
El lenguaje se usa para comunicar una
realidad (sea afirmativa, negativa o de
posibilidad), un deseo, una admiración, o
para preguntar o dar una orden.
Según sea como utilicemos las distintas
oraciones que expresan dichas
realidades, será la función que desempeñe
el lenguaje
El lenguaje tiene seis funciones:
1. Función Emotiva
2. Función Conativa
Función Referencial
4. Función Metalingüística
5. Función Fática
6. Función Poética
1 . Función emotiva:
El mensaje que emite el emisor hace
referencia a lo que siente, su yo íntimo,
predominando él, sobre todos los demás
factores que constituyen el proceso de
comunicación
Las formas lingüísticas en las que se
realiza esta función corresponden a
interjecciones y a las oraciones
exclamativas.
Ej: - ¡Ay! ¡Qué dolor de cabeza!
-¡Qué gusto de verte!
-¡Qué rico el postre!
Función Conativa
: El receptor predomina sobre los otros
factores de la comunicación, pues la
comunicación está centrada en la persona
del tú, de quien se espera la realización
de un acto o una respuesta.
Las formas lingüísticas en las que se
realiza preferentemente la función
conativa corresponden al vocativo y a las
oraciones imperativas e interrogativas.
Pedro, haga el favor de traer más café
- ¿Trajiste la carta?
- Andrés, cierra la ventana, por favor
Función referencial:
El acto de comunicación está centrado en
el contexto, o sea, en el tema o asunto del
que se está haciendo referencia. Se
utilizan
oraciones
declarativas
o
enunciativas, pudiendo ser afirmativas o
negativas.
Ej :
- El hombre es animal racional
- La fórmula del Ozono es O3
- No hace frío
- Las clases se suspenden hasta la
tercera hora
Función metalingüística:
Se centra en el código mismo de la
lengua.
Es
el
código el
factor
predominante.
Ej . - Pedrito no sabe muchas palabras y
le pregunta a su papá: ¿Qué significa la
palabra “canalla”?
- Ana se encuentra con una amiga y le
dice : Sara, ¿A qué operación quirúrgica
te refieres?
Función fática:
Consiste en iniciar, interrumpir, continuar o
finalizar la comunicación. Para este fin existen
Fórmulas de Saludo (Buenos días, ¡Hola!,
¿Cómo estas?, ¿Qué ´hubo?, etc),
Fórmulas de Despedida (Adiós, Hasta luego,
Nos vemos, Que lo pases bien ,etc.)
Fórmulas que se utilizan para Interrumpir
una conversación y luego continuarla
( Perdón....., Espere un momentito...,)
Función poética:
Se utiliza preferentemente en la literatura. El
acto de comunicación está centrado en el
mensaje mismo, en su disposición, en la
forma como éste se trasmite. Entre los recursos
expresivos utilizados están la rima, la
aliteración, etc.
Ej :
- “Bien vestido, bien recibido”
- “Casa Zabala, la que al vender, regala”
Descargar

Document