Mi cuerpo
¿Para qué sirven, abuelo,
mis dos manos y mis dedos?
Sirven para acariciar,
para amar a los demás,
para comer, trabajar,
decir hola y adiós.
¿Sirven para algo mis pies?
Para llevar tu cuerpo
al parque, a los caballitos
y montar en carrusel.
¿Para qué sirven mis ojos?
Para evitar los peligros,
para admirar los colores
y ensoñar despierto,
para ver las bellas flores,
para querer a los niños
y dar tu ternura a padres,
abuelos y mayores.
¿Y mi boca, abuelo?
Para hablar y besar,
para comer y beber,
para reir y llorar.
Feliz cumpleaños
Besos y abrazos
César
Murcia, 19 de abril de 2009
Descargar

Diapositiva 1