
El mito representado es el de Eneas
relatando a Dido sus aventuras, de P.N
Guérnin del siglo XVIII y se encuentra
en el Museo del Louvre en París.
Podemos ver una escena intima en el interior del palacio; a la
izquierda aparece Eneas, contando a Dido sus peripecias
desde su huída de Troya. Dido escucha embelesada las
palabras de su amado. Abraza a un niño, probablemente
Cupido bajo la figura de Ascanio, hijo del héroe. Tras ella
aparece una figura femenina, que pudiera ser una matrona, o
bien su hermana pequeña, llamanda Ana.
 En esta pintura se representa a Eneas que se sabe que
es él porque esta contándole sus peripecias a Dido y
lleva un penacho en la cabeza. Se representa a Dido
recostada sobre la cama escuchando atentamente las
historias de Eneas y suele aparecer casi siempre a su
lado, también a un niño que probablemente sea
Cúpido y Dido lo tiene abrazado, también aparece una
mujer escuchando atentamente que podría ser o su
matrona o bien su hermana pequeña, Ana.

El mito de Dido, hija de Muto, rey de Tiro, se remonta a las antiguas leyendas sobre las
migraciones fenicias en el Mediterránero. Virgilio se apropió de la tradición aportando
algunas variantes importantes y haciendo de la reina uno de los personajes más famosos y
caracterizados de su Eneida. A pesar de que entre la fecha de la caída de Troya y la de la
fundación de Cartago pasaron más de tres siglos, el poeta latino imaginó a Dido y Eneas
como contemporáneos y llevó a su héroe, tras abandonar Troya en llamas, arrastrado por
una tempestad a las costas africanas en las cercanias de Cartago. Dido acogió
benévolamente a Eneas, quien, durante un banquete en su honor, a petición de la reina
contó las peripecias que le habían sucedido desde la caída de Troya; narró la treta de los
griegos, el fin de Troya, su propia huida con un puñado de compatriotas y sus
vagabundeos en busca de un nuevo hogar. La reina, cuyo marido había muerto muchos
años antes asesinado por su hermano, se enamoró del héroe. Pero Eneas no puede
escapar al destino que los dioses le tienen reservado a él y a su descendencia. El principe
troyano, por invitación de mercurio, se ve obligado a retomar el viaje, a pesar del
profundo sentimiento que le une a Dido. Después de un afligido adiós en que le reina
intento en vano detener a su amado, el jefe troyano partió. Dido, desesperada, ordenó que
se encendiera una pira fúnebre sobre la que se mata con la espada de Eneas. En el cuado
de Guérin podemos ver una escena íntima en el interior del palacio; a la izquierda aparece
Eneas con el casco de penacho contando a Dido sus peripecias desde su huída de Troya.
Dido aparece recostada, escuchando enbelesada las palabras de su amado. Abraza a un
niño, probablemente Cúpido bajo la figura de Ascanio, hijo del héroe. Tras ella, aparece
una figura femenina, que bien pudiera ser una matrona, o bien su hermana pequeña Ana.
Descargar

Eneas relata a Dido sus aventuras.