Jesús estorba
Marcos 8:28-34
28 Cuando llegó a la otra orilla, a la
tierra de los gadarenos, vinieron a
su encuentro dos endemoniados
que salían de los sepulcros, feroces
en gran manera, tanto que nadie
podía pasar por aquel camino.
29 Y clamaron diciendo: ¿Qué
tienes con nosotros, Jesús, Hijo de
Dios? ¿Has venido acá para
atormentarnos antes de tiempo?
30 Estaba paciendo lejos de ellos un
hato de muchos cerdos.
31 Y los demonios le rogaron
diciendo: Si nos echas fuera,
permítenos ir a aquel hato de cerdos.
32 Él les dijo: Id. Y ellos salieron, y se
fueron a aquel hato de cerdos; y he
aquí, todo el hato de cerdos se
precipitó en el mar por un
despeñadero, y perecieron en las
aguas.
33 Y los que los apacentaban
huyeron, y viniendo a la
ciudad, contaron todas las
cosas, y lo que había pasado
con los endemoniados.
34 Y toda la ciudad salió al
encuentro de Jesús; y cuando
le vieron, le rogaron que se
fuera de sus contornos.
Jesús estorba
Marcos 8:28-34
Todos somos influenciados por
nuestro medio ambiente.
Nos moldea... es necesario una lectura crítica
Dos endemoniados
que están sufriendo
la cultura en la que
están viviendo.
Gadara: Ciudad Judía
Criando cerdos
¡Extraño!
1.
Rescatar la dignidad
del ser humano (v.28-29)
28 Cuando llegó a la otra orilla, a la
tierra de los gadarenos, vinieron a
su encuentro dos endemoniados
que salían de los sepulcros, feroces
en gran manera, tanto que nadie
podía pasar por aquel camino.
29 Y clamaron diciendo: ¿Qué
tienes con nosotros, Jesús, Hijo de
Dios? ¿Has venido acá para
atormentarnos antes de tiempo?
dos seres
humanos
poseídos
por demonios
La vida de los seres
humanos, podría ser
gastada, perdida…
¡y para nadie era
tan importante!
Una sociedad que no da valor a un ser humano
es una sociedad que facilita la acción del
demonio sobre ella.
Rescatar el valor y la dignidad de este ser
humano como un ser creado a imagen y
semejanza de Dios es el desafío de la iglesia.
2.
Hostigamos a las fuerzas
del mal (v.30-32)
30 Estaba paciendo lejos de ellos un
hato de muchos cerdos.
31 Y los demonios le rogaron
diciendo: Si nos echas fuera,
permítenos ir a aquel hato de cerdos.
32 Él les dijo: Id. Y ellos salieron, y se
fueron a aquel hato de cerdos; y he
aquí, todo el hato de cerdos se
precipitó en el mar por un
despeñadero, y perecieron en las
aguas.
La presencia de JESÚS
causó conmoción. No
sólo su personalidad, su
carisma y sus milagros
cautivaban a la gente.
Las fuerzas del mal
le tienen miedo a Jesús.
Aunque claramente
son más fuertes
que nosotros.
Jesús causó conmoción por
Su santidad. No hay oscuridad
que pueda resistirse a la
maravillosa luz de la santidad.
La luz incomoda y hasta
llega a hostigar!
Esta sociedad está
acostumbrada a la
oscuridad y no sabe que
necesita de luz.
3.
Importunar la indiferencia
del sistema (v.33-34)
33 Y los que los apacentaban
huyeron, y viniendo a la
ciudad, contaron todas las
cosas, y lo que había pasado
con los endemoniados.
34 Y toda la ciudad salió al
encuentro de Jesús; y cuando
le vieron, le rogaron que se
fuera de sus contornos.
Cuando perdieron
a los cerdos la
ciudad entera se
revolucionó!
Jesús estaba importunando
la indiferencia que ese
sistema tenía a los seres
humanos. JESÚS estorba.
Para este sistema nosotros somos
desechables! Porque en definitiva
¿qué es lo que les está dando lucro a ellos?
Esta región estaba ciega de tanta indiferencia. Se
habían convertido en una sociedad tan insensible
que ya no se gozaban con los que se gozan.
Conclusión.
No los desechó completamente.
¡Antes de irse les dejó un
misionero!
“Y el hombre de quien habían salido los demonios le
rogaba que le dejase estar con él; pero Jesús le
despidió, diciendo: Vuélvete a tu casa, y cuenta cuán
grandes cosas ha hecho Dios contigo. Y él se fue,
publicando por toda la ciudad cuán grandes cosas había
hecho Jesús con él. (Lucas 8:38, 39)
Aplicación.
¿Dónde te ubicas tú
en esta historia?
1. La gente de la ciudad
2. Los endemoniados
RESUMEN
1. Rescatamos
la dignidad del ser humano
2. Hostigamos
a las fuerzas del mal
3. Importunamos
la indiferencia del sistema
Descargar

Jesús estorba - Iglesia Presbiteriana de Valparaiso