ARQUIDIÓCESIS
DE MANIZALES
PROCESO
DE RENOVACIÓN
PASTORAL DE LA
PARROQUIA
DESDE LA NUEVA
EVANGELIZACIÓN
HOMBRES NUEVOS
PARA UN
MUNDO NUEVO
Como seres humanos y como creyentes
somos artesanos de nuestra propia vida
y de la vida de la sociedad.
La vida no se nos dio hecha,
sino que está por hacerse,
ella es, al mismo tiempo,
un don y una tarea.
La construimos por medio de
actos conscientes y libres
en medio de una cultura determinada.
Por nuestras obras manifestamos
quiénes somos
 El árbol se conoce por sus frutos.
 “Un árbol bueno no puede
producir frutos malos,
ni un árbol malo producir
frutos buenos” (Mt 7,18)
 “Los frutos de los apetitos
desordenados son…” (Gál 5,19-20)
 “En cambio, los frutos del Espíritu son…”
(Gál 5,22-26)
“Agere sequitur esse”
“El OBRAR se sigue del SER
 La coherencia es la virtud por la cual
somos capaces de realizar nuestros
actos conforme a nuestra identidad.
 El cristiano ha de buscar ser siempre
coherente con su fe.
 La fe es la adhesión viva a Cristo
Jesús, quien vino a darnos una nueva
identidad: ser hijos de Dios.
El Misterio Pascual es el centro
de la vida cristiana
PASCUA DE CRISTO
PASO
De la esclavitud
Del pecado
De las tinieblas
De la muerte
Del hombre viejo
a la LIBERTAD
a la GRACIA
a la LUZ
a la VIDA
al HOMBRE
NUEVO
En el bautismo vivimos el Misterio
Pascual en nuestras propias personas
“Fuimos con Él sepultados por el
bautismo en la muerte, a fin de que,
al igual que Cristo fue resucitado de
entre los muertos , por medio de la
gloria del Padre, así también
nosotros vivamos una vida nueva”
(Rom 6,4).
“Por tanto, el que está en Cristo es
una nueva creación; pasó lo viejo,
todo es ya nuevo” (2Cor 5,17).
Por el bautismo somos hechos
hombres nuevos en Cristo Jesús
“Nuestro hombre viejo
fue crucificado con Él,
a fin de que fuera destruido
este cuerpo de pecado y
cesáramos de ser esclavos
del pecado” (Rm 6,6-7).
“Su muerte fue un morir al pecado de una vez
para siempre, mas su vida es un vivir para Dios.
Así también ustedes, considérense muertos al
pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús”
(Rm 6,10-11)
El hombre nuevo es el que ha
renacido del Agua y del Espíritu
Esta es nuestra identidad:
ser mujeres y hombres nuevos.
“Lo nacido de la carne es carne;
lo nacido del Espíritu es espíritu.
No te asombres, pues, de que
te haya dicho:
‘Tienen que nacer de lo alto’”
(Jn 3,6-7)
El Espíritu Santo,
Señor y dador de vida
 Sólo Él puede producir la nueva creación,
la regeneración, la salvación y la Vida nueva
(cf. Jn 3,1-7). Por eso la Iglesia lo llama
el “Vivificador” o “Dador de Vida”.
 “Para entrar en contacto con Cristo es
necesario primeramente haber sido atraído
por el Espíritu Santo” (Cat. 683).
 El Espíritu Santo nos hace renacer como hijos
de Dios, según la imagen del Hijo: Jesucristo.
 El Espíritu Santo transforma nuestro corazón y
nos da vida eterna.
El hombre nuevo
tiene un corazón nuevo
Piensa de manera distinta
Siente de manera distinta
Actúa de manera distinta
“Y les daré un corazón nuevo y les infundiré un
espíritu nuevo, arrancaré de sus carnes el
corazón de piedra y les daré un corazón de carne.
Infundiré mi espíritu en ustedes y haré que
caminen según mis preceptos y que guarden y
cumplan mis mandatos”.
(Ez 36,26-27)
 El hombre viejo fue crucificado con Cristo
(Rom 6,6)
 El hombre nuevo se ha revestido de Cristo
(Gal 3,27)
 Es un hombre espiritual, no carnal (Rom 8,9)
 No sigue una conducta según la carne, sino
según el espíritu (Rom 8,4)
La ley nueva de los hombres nuevos
es el amor
“Como el Padre me amó,
yo también los he amado a ustedes;
permanezcan en mi amor” (Jn 15,9).
“Si me aman, guardarán
mis mandamientos” (Jn 14,15).
“Este es mi mandamiento:
que se amen unos a otros
como yo los he amado” (Jn 15,12).
“También deben lavarse los pies
unos a otros” (Jn 13,14-15).
El hombre nuevo
es ciudadano del Reino
“En verdad, en verdad, te digo:
El que no nazca del agua
y del Espíritu no puede entrar
en el Reino de Dios” (Jn 3,5)
El “Reino de Dios” es Dios mismo
reinando en el corazón de sus hijos.
Cristo Jesús hace presente
El Reino de Dios
 Para dárnoslo a entender, Jesús
utiliza las parábolas (Mt 13)
 Jesús mismo nos enseña a orar:
“Venga a nosotros tu Reino”
(Lc 11,1-4)
 Jesús nos dice que para recibir
el Reino se requiere
la conversión (Mc 1,15)
 Al final de los tiempos se establecerá
plenamente el Reino de Dios: “cielos nuevos
y tierra nueva” (Ap 19,6-9; 21,1-7).
El mundo será nuevo
cuando mujeres y hombres nuevos
construyan en él el Reino de Dios
El Reino de Dios comienza
en cada uno(a) de nosotros,
pues habiendo sido constituidos
en el Bautismo como hijos de Dios,
estamos llamados a dar frutos de
caridad (Cf. Jn 15,8)
Ese es el Reino: el mundo nuevo
donde Dios mismo reina, por la fe,
en los corazones de sus hijos.
La aceptación del Reino se realiza
por una adhesión de corazón
 Metanoia es la conversión sincera,
la adhesión vital al Señor y a su
programa de vida; adhesión al Reino,
al mundo nuevo, al nuevo estado
de cosas, a la nueva manera de ser
y de vivir juntos, que se inaugura
con el Evangelio (Cf. EN. 23)
 Pero la conversión no es sólo para
las personas, sino que se requiere también
la conversión pastoral de la Iglesia.
El Reino debe ser
anunciado
 La conversión pastoral comienza tomando
conciencia de que “la Iglesia existe
para evangelizar” (EN 14).
 “La Iglesia entera es misionera,
la obra de evangelización es, pues,
un deber fundamental del Pueblo
de Dios” (AG 25).
 El discípulo evangelizado,
evangeliza a su vez (EN 24).
 “Evangelizar es anunciar el Nombre, la doctrina,
la vida, las promesas, el Reino, el misterio de
Jesús de Nazaret, Hijo de Dios” (EN 22).
El Kerygma es el punto de partida
del anuncio del Reino
“A Jesús Nazareno, hombre
acreditado por Dios con milagros,
prodigios y señales que Dios hizo
por su medio entre ustedes... le
mataron clavándole en la Cruz por
mano de los impíos; a este, pues,
Dios le resucitó... Y exaltado a la
diestra de Dios, ha recibido del
Padre el Espíritu Santo prometido
y lo ha derramado sobre ustedes
como ahora lo ven y oyen”
(Hch 2,22-24.33).
Kerygma
 Es el cimiento que se pone de modo
permanente, y mantiene actual y viva
la relación personal con Dios.
 No es algo que se pone una vez
y se olvida. No sólo va primero,
sino que debe mantenerse firme.
Si el cimiento, aunque se
hubiese puesto primero,
se erosionara, después haría
peligrar todo el edificio.
El Kerygma es el punto de partida
del anuncio del Reino
• El kerygma es el cimiento de
todo y la puerta para todos, es el
nacimiento y la siembra, el inicio
de todo el proceso de conversión
personal.
• Después vendrá la edificación
plena, el crecimiento y la
maduración. El hombre nuevo no
debe quedarse como un recién
nacido, sino que debe madurar,
ser hombre adulto hasta la talla
de Cristo (Cf. Flp 2,6-11).
El Reino debe ser
testimoniado
 Cristo mismo da testimonio (Jn 8,18).
 Los Apóstoles son testigos de Cristo y de su
resurrección (Cf. Hch 10,40-43).
 El discípulo, fortalecido y enviado
por el Espíritu Santo es constituido
testigo del Evangelio del Reino
(Sacramento de la Confirmación).
 El testimonio apostólico es personal
y también comunitario:
- Dando sentido a la vida: Sal (Mt 5,13)
- Irradiando la presencia de Dios: Luz (Mt 5,14)
- Transformando el mundo: Fermento (Mt 13,33)
En la familia, comunidad de amor y
de vida, se hace presente el Reino
y se vive la Iglesia doméstica
Cultivo de virtudes domésticas:
“Como pueblo elegido de Dios, pueblo sacro
y amado, sea su uniforme:
la misericordia entrañable, la bondad,
la humildad, la dulzura, la comprensión.
Sobrellévense mutuamente
y perdónense cuando alguno
tenga quejas contra otro...
y, por encima de todo esto,
el amor, que es ceñidor
de la unidad consumada”
(Col 3,12-14)
La vida eclesial también debe
expresar la presencia del Reino
 “El Señor Jesús comenzó su
Iglesia con el anuncio de la
Buena Nueva, es decir, de la
llegada del Reino de Dios
prometido desde hacía siglos en
las Escrituras” (LG 5)
 La Iglesia es el Reino
“presente ya en misterio” (LG 3)
 La Iglesia es semilla y
promotora del establecimiento
del Reino. El Reino va más allá
de la Iglesia.
Pertenencia y participación
en la vida de la Iglesia
El Bautismo, que nos hace hijos de Dios, nos
introduce en la familia de Dios que es la Iglesia:
“misterio de comunión” con Cristo y con los
hermanos (LG 1).
Cuando nacemos de nuevo,
automáticamente pasamos
a formar parte de la Iglesia
Universal de Dios, pero
también necesitamos ser
miembros de una expresión
local de ese núcleo.
Pertenencia y participación
en la vida de la Iglesia
 Un cristiano sin Iglesia materna
es como un órgano sin un cuerpo,
una oveja sin rebaño o un niño
sin familia.
 Somos Iglesia, miembros del
Cuerpo de Cristo y del Pueblo nuevo
de Dios.
 La pertenencia a la Iglesia se vive en la
comunión de pequeñas comunidades de amor
fraterno, oración, de catequesis, solidaridad y
edificación espiritual.
Pertenencia y participación
en la vida de la Iglesia
 La “pequeña comunidad”
es la base de la vida parroquial,
diocesana y eclesial.
 La participación se da a través
de los ministerios, que son los
carismas puestos al servicio
del Pueblo de Dios y del mundo.
El hombre nuevo construye el Reino
en la vida social
 La evangelización de la cultura
es responsabilidad de los laicos.
 Evangelizar no es poner un
barniz superficial, sino llegar a las
mismas raíces de la cultura y de
las culturas del hombre, tomando
siempre como punto de partida la
persona, y teniendo siempre
presentes las relaciones de las
personas entre sí y con Dios
(Cf. EN. 20).
El hombre nuevo construye el Reino
en la vida social
Evangelizar no es sólo predicar el Evangelio,
sino alcanzar y transformar mediante su fuerza
los criterios de juicio,
valores determinantes,
puntos de interés,
líneas de pensamiento,
fuentes inspiradoras y
modelos de vida
de la humanidad
que están en contraste
con la Palabra de Dios
y con su plan de salvación” (ChL. 44).
El Evangelio lleva a establecer
la civilización del amor
 Atención prioritaria a los pobres y necesitados
 Rescate de la dignidad de la persona y del
valor de la vida humana
 Promoción de las personas y desarrollo social
de los pueblos
 Instauración de la justicia social y la cultura
de la paz
 Sensibilización a través de la educación y los
medios de comunicación social
La Eucaristía
es el Sacramento del Reino
- La asamblea de los bautizados,
convocada por el Espíritu Santo,
es iluminada y fortalecida por la Palabra
y el Cuerpo de Cristo en su caminar
por el mundo.
- La Eucaristía es:
• Memorial de la Pascua
• Anticipo del Banquete del Reino
• Envío que se hace
a los hombres nuevos
para construir un mundo nuevo.
Descargar

MINISTERIO DE COMUNIDADES