MILLAU
(Francia)
El puente más alto del
mundo.
A 245 metros del suelo, pesa
400.000 toneladas, resiste vientos
de 210 kilómetros por hora y ha
costado casi 300 millones de euros.
La construcción del viaducto de
Millau, en el sudeste de Francia, es
una colosal obra de ingeniería que
incluso supera en altura a la célebre
Torre Eiffel.
Desafiando las leyes de la física,
salvando la dificultad orográfica del
valle del río Tarn, el puente prolonga
en 2.460 metros la autopista A-75
para descongestionar el tráfico y
acortar en más de 100 kilómetros la
ruta que conecta París con el
Mediterráneo.
Hasta siete países europeos,
entre ellos España, han
participado en su construcción
mientras que el diseño ha sido
obra del arquitecto británico
Sir Norman Foster.
Descargar

Diapositiva 1