ALVAR AALTO
“Existe un motivo último en la arquitectura,
siempre asomándose, y es la idea de
crear un paraíso. ... Cada edificio, cada
obra arquitectónica es un símbolo
aspirando a demostrar que quisimos
construir un paraíso en la tierra para los
mortales comunes."
“Solo hay dos cosas en el arte:
la humanidad o la falta de ella.
La simple forma, algún detalle en sí,
no crea humanidad ..."
“... la belleza real no es una
concepción de la forma que puede
ser enseñada, es el resultado de la
armonía entre varios factores
intrínsecos en lo mínimo
descuidando lo social."
Aalto nació en Kuortane, Finlandia, el 3 de febrero de 1898. Entre 1922 y 1933 hizo, con Eric
Brygman como socio, sus primeras comisiones importantes como el edificio del Diario Turum
Sanomatiturku, la Biblioteca Municipal de Vipuru (1927-35, destruida en 1943) y el Sanatorio
para Tuberculosos de Paimio (1929-33). Este último proyecto, para el cual además diseñó los
muebles y accesorios, se basaba en las necesidades de los enfermos, desde el sol que debían
tomar, hasta su tranquilidad y entretenimiento por ello es considerado como una de las obras
maestras del arquitecto y diseñador.
En 1933, Aalto se estableció en Helsinki y durante la siguiente década se le empezó a reconocer
como uno de los más importantes arquitectos del mundo. Sus principales obras fueron el
Pabellón Finlandés para la Feria Mundial de París (1937), la Villa Mairea (1938-39) –para la cual
realizó la decoración interior y diseñó varios muebles-- y el Pabellón Finlandés para la Feria
Mundial de Nueva York (1939-40).
Durante su carrera, Aalto realizó los más diversos tipos de edificios, que abarcan desde fábricas,
museos, teatros, hasta casas habitacionales particulares, adquiriendo una maestría técnica y
práctica que se refleja en cada uno de ellos.
SUS OBRAS
A lo largo de toda su obra, Aalto conservó esa voluntad de renovación, espontaneidad y libertad que
dieron a sus diseños un toque personal, original y característico. Si bien su obra es brillante y
espectacular, no está concebida para impresionar o sorprender. Su preocupación principal fue
siempre la concepción de una unidad armónica, funcional y estética; sin embargo, la necesidad
de funcionalismo tan característica de la vida moderna, no se manifiesta en el arquitecto
finlandés con un racionalismo frío, impersonal y geométrico, sino a través de líneas suaves y
ondulantes, en el empleo de aluminio, cobre y maderas de ricas y diversas texturas y
tonalidades, en fachadas articuladas, en muros recubiertos que atenúan la severidad de líneas
y ángulos en la búsqueda de fuentes de luz, accesorios y mobiliario que humanizan, dan
calidez y amabilidad al ambiente.
Villa Mairea
IGLESIA DE LAS
TRES CRUCES
Se le considera como uno de los grandes maestros de la arquitectura y del diseño funcional
moderno. Despojó la arquitectura de su época de las frías e impersonales formas
geométricas que la caracterizaban, para enriquecerla y suavizarla con nuevos
materiales de construcción – como la madera tradicional de su país - y con líneas más
flexibles y rítmicas. En sus proyectos arquitectónicos, Aalto siempre tomó en cuenta las
particularidades del terreno y del paisaje, la función social que deberían cumplir sus
construcciones así como las necesidades económicas, técnicas y humanas de los que
iban a trabajar, a vivir o utilizar cualquiera de sus diseños. Por eso, cada una de sus
obras es un todo armónico, un organismo dinámico dentro del cual supo crear un
espacio funcional y estético.
Descargar

ALVAR ALTO