Imaginarios urbanos: viejas y nuevas ritualizaciones
Antropo-Semiótica de la muerte
José Enrique Finol
Laboratorio de Investigaciones Semióticas y Antropológicas (LISA)
Departamento de Ciencias Humanas Facultad Experimental de Ciencias
Universidad del Zulia
Web: www.joseenriquefinol.com Correo E: [email protected]
Imaginarios urbanos: viejas y nuevas ritualizaciones
Antropo-Semiótica de la muerte
“De la Melanesia a Madagascar, de Nigeria a
Colombia, cada pueblo teme, alimenta, utiliza a sus
difuntos; mantiene trato con ellos; les atribuye un
papel positivo en la vida, los soportan como
parásitos, los acogen como huéspedes más o menos
deseables, les confieren necesidades, intenciones,
poderes”
(Paul Valéry, Prefacio al libro
Creencias sobre los muertos, de James Frazer).
José Enrique Finol. Noviembre 2010.
Imaginarios urbanos: viejas y nuevas ritualizaciones
Antropo-Semiótica de la muerte
El fenómeno de la muerte, los rituales asociados con ella,
los mitos y las creencias que lo rodean son extensos,
complejos y en permanente cambio. Aquí nos limitaremos
a dos experiencias de investigación que nos parecen
relevantes en los estudios sobre la muerte en Venezuela:
1. El ritual de visita a los cementerios
2. Los monumentos funerarios conocidos como capillitas
Nuestras investigaciones han estado marcadas por un
punto de vista Antropo-Semiótico: se intenta ver los
fenómenos antropológicos con una metodología semiótica
que intenta analizar no sólo qué significa un fenómeno
sino también cómo ese fenómeno significa lo que
creemos que significa.
Imaginarios urbanos: viejas y nuevas ritualizaciones
Antropo-Semiótica de la muerte
La muerte como fenómeno cultural
La muerte es un fenómeno que sobrepasa lo
meramente biológico para convertirse en un proceso
cultural de enormes implicaciones religiosas, filosóficas,
antropológicas, sociológicas y semióticas, entre muchas
otras áreas.
Cuando hemos investigado el ritual de visita a los
cementerios hemos encontrado que con él se intenta
“negar la muerte porque de esa manera se afirma la vida
y, afirmando la vida, se toma el control sobre la
circunstancia adversa, sobre el azar y la nada” (Finol y
Fernández, 1997:217).
José Enrique Finol. Noviembre 2010.
Imaginarios urbanos: viejas y nuevas ritualizaciones
Antropo-Semiótica de la muerte
Las diferentes sociedades han desarrollado diversas
concepciones sobre la muerte. Ariés resume lo que él
denomina el modelo predominante en la concepción
occidental de la muerte:
1. La muerte se asume como un acontecimiento social y
no individual.
2. La muerte ha sido ritualizada para hacerla formar parte
de lo cultural.
3. La muerte es un tránsito, no un fin definitivo.
4. La muerte se asocia con lo malo: el sufrimiento, el
dolor, la mala suerte, etc.
José Enrique Finol. Noviembre 2010.
Imaginarios urbanos: viejas y nuevas ritualizaciones
Antropo-Semiótica de la muerte
1. El cementerio: viejas ritualizaciones
En un trabajo conjunto con Karelys Fernández
estudiamos el ritual de la visita al cementerio y los
imaginarios que los usuarios tienen de ese lugar, de la
muerte y de los muertos. Como espacio, el cementerio,
que a menudo, por razones sanitarias, se construía fuera
de la ciudad, está hoy dentro de ella.
El crecimiento urbano ha incorporado los camposantos y
los ha hecho parte de sus avenidas y de su arquitectura, a
pesar de que están siempre separados por cercas altas y
fuertes, a diferencia de lo que hoy ocurre con las plazas
que están integradas a la ciudad. Nuestro trabajo se hizo
sobre cementerios urbanos como el Corazón de Jesús
(1940) y el San José (1925), también conocido como El
Redondo.
José Enrique Finol. Noviembre 2010.
Imaginarios urbanos: viejas y nuevas ritualizaciones
Antropo-Semiótica de la muerte
Si bien el cementerio en Maracaibo no es propiamente un
emblema (Silva), puesto que no “representa a una ciudad”, se
trata, sin duda, de un espacio privilegiado, en el sentido de que
en él descansa una densa articulación semiótica que se expresa
en la estabilidad (Lotman, 2002:91) y la calidad de unificación,
condensación y polarización (Turner, 1969:52) de sus símbolos.
Las entrevistas a los usuarios que visitaban a sus difuntos
reflejan algunas recurrencias en la interpretación del espacio del
cementerio y en los imaginarios asociados con ellos. Entre las
más destacadas están:
- El cementerio es interpretado como un “lugar de reposo” y “un
lugar para la memoria y el recuerdo”, pero también,
paradójicamente, como un lugar para la comunicación entre
vivos y muertos. Nuestra investigación revela que el 30% de los
entrevistados señala que la actividad que más cumplen en el
cementerio es “conversar con el difunto”, lo que también revela,
de paso, que los difuntos no están “totalmente muertos”.
José Enrique Finol. Noviembre 2010.
Imaginarios urbanos: viejas y nuevas ritualizaciones
Antropo-Semiótica de la muerte
- La tumba es semióticamente asimilada con la casa y,
además, como la casa, debe estar limpia. En efecto, un
altísimo porcentaje de los entrevistados señala que
siempre que visitan el cementerio limpian las tumbas.
Investigaciones realizadas en otros países, como las de
Villa Posse, en Colombia (1993:91), y las de Vovelle y
Bertrand, en Francia (1983:102), confirman esa
identificación que el imaginario social establece entre
tumba y casa.
- Los muertos tienen un carácter activo en lugar de
pasivo, pues pueden comunicarse con sus deudos; más
aún, tienen capacidad de influir sobre la vida de los vivos.
Cuando se les preguntó a los entrevistados que decían
conversar con los muertos cuáles eran los temas de
conversación uno de los más recurrentes era “pedirles
que intercedan por los que estamos todavía vivos”.
José Enrique Finol. Noviembre2010.
Imaginarios urbanos: viejas y nuevas ritualizaciones
Antropo-Semiótica de la muerte
Los datos anteriores confirman la creencia y el
imaginario social según el cual es la mujer, en general,
quien se ocupa de los muertos, pero parecen contradecir
lo que el imaginario, en opinión de los investigadores, nos
dice: que se visita sobre todo a los muertos de sexo
masculino.
- También es importante destacar que el imaginario que se crea
alrededor de los muertos a menudo excluye o evita ese término. Casi
ninguno de los entrevistados utiliza la palabra “muerto”, al menos en
forma de sustantivo, para referirse a los seres queridos que han
fallecido. Según nuestra hipótesis, el uso de ese sustantivo acarrearía
un sentido definitivo que los familiares parecen querer evitar cuando se
trata de sus seres queridos. Ese sentido de muerte definitiva sería
contrario al imaginario social, donde se otorga a los difuntos una
capacidad activa y poder para intervenir y modificar el decurso de la
vida, en particular la de sus familiares más cercanos.
José Enrique Finol. Noviembre 2010.
Imaginarios urbanos: viejas y nuevas ritualizaciones
Antropo-Semiótica de la muerte
La capacidad de los muertos para influir en el decurso de
los acontecimientos se expresa, a menudo, en dos
situaciones particulares:
a) Situaciones donde el azar y la contingencia impiden
o dificultan el control de resultados esperados o buscados.
Así, por ejemplo, se invoca el espíritu de un vendedor de
billetes de lotería para obtener datos sobre eventuales
números ganadores.
b) Se parte de la profesión que ejercía el muerto para
pedirle ayuda para resolver una contingencia relacionada con
la misma, como se evidencia en Venezuela con el ánima del
Dr. José Gregorio Hernández, a quien se invoca a menudo
para curar enfermedades, invocación que se basa en su
condición de médico.
Imaginarios urbanos: viejas y nuevas ritualizaciones
Antropo-Semiótica de la muerte
- La muerte se asocia fuertemente con la vida. Por
paradójico que esto parezca, los entrevistados siempre
imaginan a sus muertos como capaces de comunicarse
con ellos, de alegrarse o entristecerse por las noticias que
reciben de sus familiares e, incluso, de proporcionarles
paz y tranquilidad, como puede observarse en los
siguientes testimonios:
- “Estando aquí me siento bien”
- “Es un alivio”
- “Sentirse uno bien en visitarle la tumba”
- “… me siento feliz de irla a visitar”
- “… siente uno satisfacción con el hecho de visitarlo”
- “Hallo consuelo visitándolos (a sus padres). Cuando me
siento triste visito la tumba y me siento mejor”.
José Enrique Finol. Noviembre 2010.
Imaginarios urbanos: viejas y nuevas ritualizaciones
Antropo-Semiótica de la muerte
Así mismo, la muerte es a menudo presentada como
un descanso. De allí la recurrente expresión: “Ya
descansó”, casi siempre emitida cuando la muerte se
produce después de un largo sufrimiento.
La muerte tiene, en el imaginario de los deudos, un
marcado carácter femenino que incluso se evidencia en
el género que la palabra tiene en varias lenguas latinas,
pero que se confirma sobre todo en los siguientes hechos
obtenidos en la investigación:
a) El 78.64% de las personas que visitaban los
cementerios en el momento de realizar las encuestas
eran mujeres.
b) El 76.65% de los difuntos que eran visitados eran de
sexo femenino, un predominio válido por igual tanto en los
nexos de consanguinidad como en los de afinidad.
José Enrique Finol. Noviembre 2010.
Descargar

Antroposemiótica de la muerte - Dr. José Enrique Finol Dr. Jose