La Alegría cristiana
Por favor no utilices el ratón
La alegría
Y la tristeza
Se alternan en su
existencia
La persona crece en alegría y felicidad en la medida en que
comparte las alegrías y los gozos de nuestro mundo…
La persona crece en alegría y felicidad en la medida en que
comparte las alegrías y los gozos de nuestro mundo…
Se alternan en su
existencia
Junto con sus luchas y sufrimientos.
La verdadera alegría nace
del amor mutuo.
La verdadera alegría nace
del amor mutuo.
Así lo confirma
la experiencia.
Únicamente aquel que ha vivido la experiencia de ser
amado siente cómo brota la alegría de su interior.
Dios creó al hombre para
la alegría y la felicidad
La sociedad tecnológica ha logrado multiplicar
las ocasiones de placer.
Pero encuentra muy difícil
engendrar la alegría
Es preciso ser realista:
no existe la dicha perfecta en
nuestro mundo.
Únicamente quien aprenda a vivir desde la finitud
se abrirá a la fuente del gozo sin ocaso.
Nada más ajeno a la verdadera alegría
que la evasión y el repliegue sobre
uno mismo.
“El Hijo del hombre ha
venido a buscar y salvar lo
que estaba perdido”
Lc 19,1-10
“ Os he hablado de esto, para que encontréis la paz en mi.
En el mundo tendréis luchas, pero tened valor:
yo he vencido al mundo”
Jn 16,33
Texto: Antonio Bravo
(Meditaciones sobre la alegría cristiana)
Música: Enrique Granados - Goyescas
http://www.granosdemaiz.com
Descargar

Diapositiva 1