Ciclo del Agua
La cantidad total de
agua en la Tierra (en
sus tres fases: sólida,
líquida y gaseosa) no
cambia, se ha
mantenido constante
desde la aparición de
la humanidad.
Ciclo del Agua
• El total del agua en la Tierra se distribuye en tres reservorios
principales: los océanos, los continentes y la atmósfera, entre los
cuales, a través de la evaporación, precipitación y escorrentía
(escurrimiento) existe una circulación continua, mantenida por la
energía radiante del sol y por la fuerza de la gravedad.
Ciclo del Agua: se define como la secuencia de fenómenos (evaporación,
transpiración, condensación, escorrentía, etc.) por medio de los cuales el agua pasa,
en la forma de vapor, de la superficie terrestre a la atmósfera y regresa en forma
líquida y sólida.
Ciclo del Agua
• El ciclo inicia con la evaporación del agua, principalmente de
los océanos (también de lagos, ríos, glaciares, etc.). La
energía solar es la fuente de energía térmica necesaria para el
paso del agua desde las fases líquida y sólida a la fase de
vapor.
Ciclo del Agua
• El vapor de agua pesa menos que el aire, por lo tanto se eleva
en la atmósfera, formando las nubes, las cuales son
arrastradas por el viento hacia los continentes.
Ciclo del Agua
• El vapor de agua se condensa en las partes altas de la atmósfera, debido a
las bajas temperaturas, formando diminutas gotas de agua, las cuales se
precipitan a tierra dando origen a la lluvia. En condiciones específicas se
produce la niebla, el rocío, la nieve, el granizo, y otros fenómenos
atmosféricos relacionados con el agua.
Ciclo del Agua
• Una parte del agua que se precipita se evapora y vuelve a la
atmósfera; otra se filtra en el suelo y forma los mantos acuíferos y
otra más escurre (escorrentía) por la superficie y da origen a los
ríos, arroyos, etc., por medio de los cuales el agua vuelve a los
océanos donde se reanuda el ciclo.
Ciclo del Agua
Descargar

El Ciclo del Agua