A los educadores
Dios pone su sabiduría y su poder en
manos del que de sí mismo desconfía
Encontraréis a Cristo en el
corazón de los niños
Sed aljibes que se llenan por el
estudio y la oración de ciencia y
virtud, para después
repartir
Estad alegres, porque
sólo agrada a Dios aquel
que da con alegría.
Seamos agradecidos a tantos
favores,
...demos gracias a Dios que no
abandona nunca a los que en Él
confían
Adelante, siempre adelante.
Dios proveerá
Enseñad más con el ejemplo que
con las palabras...
La enseñanza que se funda en el
buen ejemplo hace un efecto
maravilloso.
Alimentad a los alumnos con sanas
lecciones y provechosos consejos,
infiltrándolos el aroma de la virtud y
honradez.
Basta con que escuchéis con
caridad e interés
Más se consigue con el cariño y la
dulzura que con la dureza y el rigor, aún
cuando a veces se deban de emplear
estos si los demás medios no alcanza,
pero siempre con moderación y
prudencia.
Para alcanzar buenos fines, es
menester poner buenos
principios.
Llamados por nuestra vocación a
santificar a los niños, trabajemos con
celo en tan difícil misión.
“Haz lo que haces, hazlo bien y
hazlo por Dios”
Formad el corazón de los niños
según el modelo santo de la criatura
más perfecta que salió de las
manos del Creador: la Virgen María.
Arranquemos con prudencia y tino las
malas hierbas que son las pasiones y
pueden poner en peligro la vida
Ten cuidado de no enjuiciar a nadie,
sólo Dios conoce lo recóndito del
alma.
Desde el Cielo cuido
de vosotros
Descargar

PALABRAS