BIBL 1414
Primavera 2013
Daniel E. Lopez
Sesión #1
Profetas
BIENVENIDOS AL CURSO
 Es un Curso de HISTORIA
 900 A.C hasta 430 A.C.
 Es un Curso de BIBLIA
 Mas de la mitad del material del Antiguo Testamento.
 Es un Curso de GEOGRAFIA
 Palestina, Oriente Medio, Egipto, etc.
 Es un Curso de SOCIO-POLITICA
 Civilizaciones como Asiria, Babilonia, Persia, etc.
 Es un Curso de TEOLOGIA
 Conexión con el N.T. y con escatología.
 Es un Curso de LITERATURA
 Objetivo es entender el genero literario y argumento de cada
libro
LA IMPORTANCIA DE LA PROFECÍA BIBLICA
 27% de la Biblia fue profética cuando fue escrita.
 La Biblia es el único libro de religión que contiene
profecías legítimas y detalladas acerca de eventos
futuros, muchas veces cientos de años en el futuro.
 Toda profecía no concerniente a la escatología, ha
sido cumplida literalmente.
 Profecía cumplida es la apologética (defensa) de Dios
acerca de Si mismo, y la prueba más contundente del
origen divino de la Biblia.
Isaías 46:9-10:
9 Acordaos
de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy
Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, 10 que anuncio lo por
venir desde el principio, y desde la antig:uedad lo que aún no era hecho; que
digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero;
MODOS FALSOS DE PROFECIA
1. El “trance” - Dios como que “hipnotiza” al profeta, quien
profetiza sin entender lo que está diciendo (Saul: 1 Samuel 10:511)
2. El “megáfono” – el profeta es un simple repetidor de lo que Dios
quiere que diga, tampoco sin entender las ramificaciones totales
de lo dicho ( Caifás: John 11:49-51)
3. El “rehén” – Dios “fuerza” al profeta a decir cosas contrarias a la
intención o voluntad del profeta (Balaam)
4. El “impostor” – El profeta falso sabe que está profetizando algo
contrario a la voluntad de Dios (varios falsos profetas en el A.T. y
N.T.)
EL OFICIO
PROFETICO
ORIGEN DEL OFICIO PROFETICO
Deuteronomio 18:9-22
9 Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprenderás a hacer según las
abominaciones de aquellas naciones. 10 No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o
a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero,
11 ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. 12 Porque es
abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas
abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti. 13 Perfecto serás
delante de Jehová tu Dios. 14 Porque estas naciones que vas a heredar, a agoreros y a
adivinos oyen; mas a ti no te ha permitido esto Jehová tu Dios. 15 Profeta de en medio de
ti, de tus hermanos, como yo, te levantará Jehová tu Dios; a él oiréis; 16 conforme a todo
lo que pediste a Jehová tu Dios en Horeb el día de la asamblea, diciendo: No vuelva yo a
oír la voz de Jehová mi Dios, ni vea yo más este gran fuego, para que no muera. 17 Y
Jehová me dijo: Han hablado bien en lo que han dicho. 18 Profeta les levantaré de en
medio de sus hermanos, como tú; y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo
lo que yo le mandare. 19 Mas a cualquiera que no oyere mis palabras que él hablare en mi
nombre, yo le pediré cuenta. 20 El profeta que tuviere la presunción de hablar palabra en
mi nombre, a quien yo no le haya mandado hablar, o que hablare en nombre de dioses
ajenos, el tal profeta morirá. 21 Y si dijeres en tu corazón: ¿Cómo conoceremos la palabra
que Jehová no ha hablado?; 22 si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se
cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con
presunción la habló el tal profeta; no tengas temor de él.
LA EXPECTATIVA DEL “PROFETA” EN EL N.T.
JUAN 1:19 Este es el testimonio de Juan, cuando los judíos
enviaron de Jerusalén sacerdotes y levitas para que le
preguntasen: ¿Tú, quién eres? 20 Confesó, y no negó, sino
confesó: Yo no soy el Cristo. 21 Y le preguntaron: ¿Qué pues?
¿Eres tú Elías? Dijo: No soy. ¿Eres tú el profeta? Y respondió:
No. 22 Le dijeron: ¿Pues quién eres? para que demos respuesta
a los que nos enviaron. ¿Qué dices de ti mism? 23 Dijo: Yo soy la
voz de uno que clama en el desierto: Enderezad el camino del
Señor, como dijo el profeta Isaías. 24 Y los que habían sido
enviados eran de los fariseos. 25 Y le preguntaron, y le dijeron:
¿Por qué, pues, bautizas, si tú no eres el Cristo, ni Elías, ni el
profeta? 26 Juan les respondió diciendo: Yo bautizo con agua;
mas en medio de vosotros está uno a quien vosotros no conocéis.
27 Este es el que viene después de mí, el que es antes de mí, del
cual yo no soy digno de desatar la correa del calzado.
LA EXPECTATIVA DEL “PROFETA” EN EL N.T.
MATEO 11: 1 Cuando Jesús terminó de dar instrucciones a sus doce
discípulos, se fue de allí a enseñar y a predicar en las ciudades de ellos. 2 Y al
oír Juan, en la cárcel, los hechos de Cristo, le envió dos de sus discípulos, 3
para preguntarle: ¿Eres tú aquel que había de venir, o esperaremos a otro? 4
Respondiend Jesús, les dijo: Id, y haced saber a Juan las cosas que oís y veis.
5 Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen,
los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio; 6 y
bienaventurado es el que no halle tropiezo en mí. 7 Mientras ellos se iban,
comenzó Jesús a decir de Juan a la gente: ¿Qué salisteis a ver al desierto?
¿Una caña sacudida por el viento? 8 ¿O qué salisteis a ver? ¿A un hombre
cubierto de vestiduras delicadas? He aquí, los que llevan vestiduras delicadas,
en las casas de los reyes están. 9 Pero ¿qué salisteis a ver? ¿A un profeta? Sí,
os digo, y más que profeta. 10 Porque éste es de quien está escrito: He aquí,
yo envío mi mensajero delante de tu faz, El cual preparará tu camino delante
de ti. 11 De cierto os digo: Entre los que nacen de mujer no se ha levantado
otro mayor que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de los cielos,
mayor es que él. 12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de
los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan. 13 Porque todos los
profetas y la ley profetizaron hasta Juan. 14 Y si queréis recibirlo, él es aquel
Elías que había de venir. 15 El que tiene oídos para oír, oiga.
LA EXPECTATIVA DEL “PROFETA” EN EL N.T.
Juan 1:45 Felipe halló a Natanael, y le dijo: Hemos hallado a aquel de quien
escribió Moisés en la ley, así como los profetas: a Jesús, el hijo de José, de
Nazaret.
Juan 6:14 Aquellos hombres entonces, viendo la señal que Jesús había
hecho, dijeron: Este verdaderamente es el profeta que había de venir al
mundo.
Juan 7:40 Entonces algunos de la multitud, oyendo estas palabras, decían:
Verdaderamente éste es el profeta.
Lucas 24:27 Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los
profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían.
Hechos 3:22 Porque Moisés dijo a los padres: El Señor vuestro Dios os
levantará profeta de entre vuestros hermanos, como a mí; a él oiréis en
todas las cosas que os hable; y toda alma que no oiga a aquel profeta, será
desarraigada del pueblo. Y todos los profetas desde Samuel en adelante,
cuantos han hablado, también han anunciado estos días.
Hechos 7:37 Este Moisés es el que dijo a los hijos de Israel: Profeta os
levantará el Señor vuestro Dios de entre vuestros hermanos, como a mí; a
él oiréis.
CLASIFICACION DE PROFETAS
 DE ACUERDO AL MODO DE TRANSMISION
 Pre-Clásicos: no escriben sus profecías - Aarón, Moisés,
Samuel, Natán, Elías, Eliseo, Gad, Hanani, etc.
 Clásicos: Escriben sus profecías - Los 17 libros proféticos
 DE ACUERDO A SU AUDIENCIA
 A Israel: Amós, Oseas
 A Judá: varios
 A otros pueblos: Abdías, Jonás, Nahum, etc.
 DE ACUERDO A LA CRONOLOGIA (con el exilio)
 Pre-exílicos (11): Abdías, Joel, Jonás, Amós, Oseas, Isaías,
Miqueas, Nahum, Habacuc, Jeremías, Sofonías.
 Exílicos (2): Daniel y Ezequiel
 Post-exílicos (3): Hageo, Zacarías y Malaquías
CLASIFICACION DE PROFETAS
 DE ACUERDO AL VOLUMEN DE MATERIAL
Clasificación de la Septuaginta:
 Profetas Mayores: Isaías, Jeremías, Ezequiel, Daniel
 Profetas Menores: Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás,
Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías,
Malaquías
Clasificación del Texto Masorético:
 Profetas Mayores: Isaías, Jeremías, Ezequiel
 Profetas Menores: Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás,
Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías,
Malaquías
 Daniel es parte de los Escritos
LA FUNCION DEL PROFETA
 EXHORTACION (2/3 de su actividad)
 Volver a una correcta relación con Jehová.
 Funcionan como la conciencia colectiva de Israel
 PREDICCION (1/3 de su actividad)
 Hablan del futuro inmediato (Jonás, Nahum)
 Hablan del castigo de Dios sobre la nación (exilio)
 Hablan del “Dia de Jehová”.
 Hablan del futuro Mesías
 Hablan del futuro Reino que les espera
 NO HABLAN DE LA IGLESIA!!
La función de profetas y sacerdotes en
el Antiguo Testamento
Dios
Dios
Profeta
Sacerdote
Pueblo
Pueblo
TERMINOS BIBLICOS PARA “PROFETA”
1.
Prophetes profh,thj “Vocero”

2.
Nabi’ aybin" “Profeta”

3.
Uno que es dado entendimeinto sobre el pasado, presente y
futuro
Hozeh hz<xo “Visionario”

5.
Uno enviado por Dios para revelar su Palabra
Ro’eh ha,ro “Vidente”

4.
Alguien que habla en nombre de otro
Alguien que es dado un mensaje en visión
Ish Ha-elohim ~yhil{a/h'

vyai “Hombre de Dios”
Representante personal de Dios
“TESTS” DE AUTENTICIDAD DE PROFETAS
Los “tests” de un profeta legítimo:
(Deut 13:1-5, 18:20-22; 2 Pedro 2:1-22; Judas 5-16)
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
Hablaba sólo en nombre de Jehová
100% de confiabilidad
Carácter moral intachable
No podía contradecir previa revelación
Hablaba por inspiración, no adivinación
Autenticado con milagros y señales
Un llamado específico, claro
Evidencias de un falso profeta:
1.
2.
3.
Deseo de ganancia personal – Núm. 22-24
Deseo de proclamar lo que sus empleadores deseaban oír
Adoraban a otros dioses
EL LLAMADO DE UN PROFETA: ISAIAS
Isaías 6:1-13
1 En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime,
y sus faldas llenaban el templo. 2 Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis
alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban. 3 Y el
uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la
tierra está llena de su gloria. 4 Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz
del que clamaba, y la casa se llenó de humo. 5 Entonces dije: !!Ay de mí! que soy
muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que
tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos. 6 Y voló hacia
mí uno de los serafines, teniendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar
con unas tenazas; 7 y tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí que esto tocó tus
labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado.
8 Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?
Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí. 9 Y dijo: Anda, y di a este pueblo: Oíd
bien, y no entendáis; ved por cierto, mas no comprendáis. 10 Engruesa el corazón de
este pueblo, y agrava sus oídos, y ciega sus ojos, para que no vea con sus ojos, ni oiga
con sus oídos, ni su corazón entienda, ni se convierta, y haya para él sanidad.
11 Y yo dije: ¿Hasta cuándo, Señor? Y respondió él: Hasta que las ciudades estén
asoladas y sin morador, y no haya hombre en las casas, y la tierra esté hecha un
desierto; 12 hasta que Jehová haya echado lejos a los hombres, y multiplicado los
lugares abandonados en medio de la tierra. 13 Y si quedare aún en ella la décima parte,
ésta volverá a ser destruida; pero como el roble y la encina, que al ser cortados aún
queda el tronco, así será el tronco, la simiente santa.
EL LLAMADO DE UN PROFETA: JEREMIAS
Jeremías 1:1-10
1 Las palabras de Jeremías hijo de Hilcías, de los sacerdotes que estuvieron en
Anatot, en tierra de Benjamín. 2 Palabra de Jehová que le vino en los días de
Josías hijo de Amón, rey de Judá, en el año decimotercero de su reinado.
3 Le vino también en días de Joacim hijo de Josías, rey de Judá, hasta el fin del
año undécimo de Sedequías hijo de Josías, rey de Judá, hasta la cautividad de
Jerusalén en el mes quinto.
4 Vino, pues, palabra de Jehová a mí, diciendo:
5 Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te
santifiqué, te di por profeta a las naciones.
6 Y yo dije: !!Ah! !!ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño.
7 Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás
tú, y dirás todo lo que te mande.
8 No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová.
9 Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he
puesto mis palabras en tu boca.
10 Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para
arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para
plantar.
EL LLAMADO DE UN PROFETA: EZEQUIEL
Ezequiel 2:1-3:2
1 Me dijo: Hijo de hombre, ponte sobre tus pies, y hablaré contigo. 2 Y luego que me
habló, entró el Espíritu en mí y me afirmó sobre mis pies, y oí al que me hablaba.
3 Y me dijo: Hijo de hombre, yo te envío a los hijos de Israel, a gentes rebeldes que se
rebelaron contra mí; ellos y sus padres se han rebelado contra mí hasta este mismo
día. 4 Yo, pues, te envío a hijos de duro rostro y de empedernido corazón; y les dirás:
Así ha dicho Jehová el Señor.
5 Acaso ellos escuchen; pero si no escucharen, porque son una casa rebelde, siempre
conocerán que hubo profeta entre ellos.
6 Y tú, hijo de hombre, no les temas, ni tengas miedo de sus palabras, aunque te
hallas entre zarzas y espinos, y moras con escorpiones; no tengas miedo de sus
palabras, ni temas delante de ellos, porque son casa rebelde.
7 Les hablarás, pues, mis palabras, escuchen o dejen de escuchar; porque son muy
rebeldes.
8 Mas tú, hijo de hombre, oye lo que yo te hablo; no seas rebelde como la casa
rebelde; abre tu boca, y come lo que yo te doy.
9 Y miré, y he aquí una mano extendida hacia mí, y en ella había un rollo de libro.
10 Y lo extendió delante de mí, y estaba escrito por delante y por detrás; y había
escritas en él endechas y lamentaciones y ayes.
3:1 Me dijo: Hijo de hombre, come lo que hallas; come este rollo, y ve y habla a la casa
de Israel. 2 Y abrí mi boca, y me hizo comer aquel rollo.
EL LLAMADO DE UN PROFETA: JONAS
Jonás 1:1-3
1 Vino palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitai, diciendo: 2
Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra
ella; porque ha subido su maldad delante de mí.
3 Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a
Tarsis, y descendió a Jope, y halló una nave que partía para
Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a
Tarsis, lejos de la presencia de Jehová.
MODOS DE PRESENTACION DEL MENSAJE
PROFETICO
Oral
Escrito
Audio-Visual
(Símbolo viviente)
EL MENSAJE DE
LOS PROFETAS Y
LOS PACTOS
PACTO ABRAHAMICO
Tierra
Simiente
PACTO
PALESTINO
PACTO
DAVIDICO
Bendición
PACTO
NUEVO
LOS TRES COMPONENTES
DEL PACTO ABRAHAMICO
Pacto con
Abraham
El
Mesías
La
Nación
Las
Naciones
Pacto
Pacto Nuevo
Palestino Davídico Pacto
PACTO CON ABRAHAM – GENESIS 12
1
Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela,
y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. 2 Y haré de ti una
nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás
bendición. 3 Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te
maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la
tierra. 4 Y se fue Abram, como Jehová le dijo; y Lot fue con él. Y era
Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán. 5
Tomó, pues, Abram a Sarai su mujer, y a Lot hijo de su hermano, y
todos sus bienes que habían ganado y las personas que habían
adquirido en Harán, y salieron para ir a tierra de Canaán; y a tierra de
Canaán llegaron. 6 Y pasó Abram por aquella tierra hasta el lugar de
Siquem, hasta el encino de More; y el cananeo estaba entonces en la
tierra. 7 Y apareció Jehová a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré
esta tierra. Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido. 8
Luego se pasó de allí a un monte al oriente de Bet-el, y plantó su
tienda, teniendo a Bet-el al occidente y Hai al oriente; y edificó allí altar
a Jehová, e invocó el nombre de Jehová. 9 Y Abram partió de allí,
caminando y yendo hacia el Neguev.
PACTO CON ABRAHAM – GENESIS 13
14 Y
Jehová dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: Alza
ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte
y el sur, y al oriente y al occidente.
15 Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia
para siempre. 16 Y haré tu descendencia como el polvo de la
tierra; que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu
descendencia será contada. 17 Levántate, ve por la tierra a lo
largo de ella y a su ancho; porque a ti la daré.
18 Abram, pues, removiendo su tienda, vino y moró en el encinar
de Mamre, que está en Hebrón, y edificó allí altar a Jehová.
PACTO CON ABRAHAM – GENESIS 15
Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión,
diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será
sobremanera grande. 2 Y respondió Abram: Señor Jehová, ¿qué me
darás, siendo así que ando sin hijo, y el mayordomo de mi casa es ese
damasceno Eliezer? 3 Dijo también Abram: Mira que no me has dado
prole, y he aquí que será mi heredero un esclavo nacido en mi casa. 4
Luego vino a él palabra de Jehová, diciendo: No te heredará éste, sino
un hijo tuyo será el que te heredará. 5 Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira
ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo:
Así será tu descendencia. 6 Y creyó a Jehová, y le fue contado por
justicia. 7 Y le dijo: Yo soy Jehová, que te saqué de Ur de los caldeos,
para darte a heredar esta tierra. 8 Y él respondió: Señor Jehová, ¿en
qué conoceré que la he de heredar? 9 Y le dijo: Tráeme una becerra de
tres años, y una cabra de tres años, y un carnero de tres años, una
tórtola también, y un palomino. 10 Y tomó él todo esto, y los partió por
la mitad, y puso cada mitad una enfrente de la otra; mas no partió las
aves. 11 Y descendían aves de rapiña sobre los cuerpos muertos, y
Abram las ahuyentaba. jebuseos.
PACTO CON ABRAHAM – GENESIS 15
12 Mas
a la caída del sol sobrecogió el sueño a Abram, y he aquí que
el temor de una grande oscuridad cayó sobre él. 13 Entonces Jehová
dijo a Abram: Ten por cierto que tu descendencia morará en tierra
ajena, y será esclava allí, y será oprimida cuatrocientos años. 14 Mas
también a la nación a la cual servirán, juzgaré yo; y después de esto
saldrán con gran riqueza. 15 Y tú vendrás a tus padres en paz, y serás
sepultado en buena vejez. 16 Y en la cuarta generación volverán acá;
porque aún no ha llegado a su colmo la maldad del amorreo hasta
aquí. 17 Y sucedió que puesto el sol, y ya oscurecido, se veía un horno
humeando, y una antorcha de fuego que pasaba por entre los
animales divididos. 18 En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram,
diciendo: A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto
hasta el río grande, el río Eufrates; 19 la tierra de los ceneos, los
cenezeos, los cadmoneos, 20 los heteos, los ferezeos, los refaítas,
21 los amorreos, los cananeos, los gergeseos y los jebuseos.
PACTO CON ABRAHAM – GENESIS 17
Era Abram de edad de noventa y nueve años, cuando le apareció Jehová y le
dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto.
2 Y pondré mi pacto entre mí y ti, y te multiplicaré en gran manera. 3 Entonces
Abram se postró sobre su rostro, y Dios habló con él, diciendo: 4 He aquí mi
pacto es contigo, y serás padre de muchedumbre de gentes. 5 Y no se llamará
más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he
puesto por padre de muchedumbre de gentes. 6 Y te multiplicaré en gran
manera, y haré naciones de ti, y reyes saldrán de ti. 7 Y estableceré mi pacto
entre mí y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto
perpetuo, para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti.
8 Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra en que moras, toda
la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos. 9 Dijo de
nuevo Dios a Abraham: En cuanto a ti, guardarás mi pacto, tú y tu
descendencia después de ti por sus generaciones. 10 Este es mi pacto, que
guardaréis entre mí y vosotros y tu descendencia después de ti: Será
circuncidado todo varón de entre vosotros. 11 Circuncidaréis, pues, la carne de
vuestro prepucio, y será por señal del pacto entre mí y vosotros.
PACTO CON ABRAHAM – GENESIS 22
9Y
cuando llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un
altar, y compuso la leña, y ató a Isaac su hijo, y lo puso en el altar sobre la
leña. 10 Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su
hijo. 11 Entonces el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, y dijo:
Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme aquí. 12 Y dijo: No extiendas tu
mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a
Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único. 13 Entonces alzó Abraham
sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un zarzal por
sus cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero, y lo ofreció en holocausto en
lugar de su hijo. 14 Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, Jehová
proveerá. Por tanto se dice hoy: En el monte de Jehová será provisto. 15 Y
llamó el ángel de Jehová a Abraham por segunda vez desde el cielo, 16 y dijo:
Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no
me has rehusado tu hijo, tu único hijo; 17 de cierto te bendeciré, y multiplicaré
tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la
orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos. 18 En
tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto
obedeciste a mi voz.
EL PACTO PALESTINO - DEUTERONOMIO 28
1Acontecerá
que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y
poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu
Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. 2 Y vendrán sobre ti todas estas
bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios. 3 Bendito serás tú en
la ciudad, y bendito tú en el campo. 4 Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra,
el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. 5 Benditas
serán tu canasta y tu artesa de amasar. 6 Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu
salir. 7 Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino
saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti. 8 Jehová te enviará su
bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te
bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da. 9 Te confirmará Jehová por pueblo
santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu
Dios, y anduvieres en sus caminos. 10 Y verán todos los pueblos de la tierra que el
nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán. 11 Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu
tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar. 12 Te abrirá Jehová
su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir
toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado. 13
Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás
debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy,
para que los guardes y cumplas, 14 y si no te apartares de todas las palabras que yo te
mando hoy, ni a diestra ni a siniestra, para ir tras dioses ajenos y servirles.
EL PACTO PALESTINO - DEUTERONOMIO 28
15 Pero acontecerá, si
no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir
todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti
todas estas maldiciones, y te alcanzarán. 16 Maldito serás tú en la ciudad, y maldito
en el campo. 17 Maldita tu canasta, y tu artesa de amasar. 18 Maldito el fruto de tu
vientre, el fruto de tu tierra, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas.
19 Maldito serás en tu entrar, y maldito en tu salir. 20 Y Jehová enviará contra ti la
maldición, quebranto y asombro en todo cuanto pusieres mano e hicieres, hasta que
seas destruido, y perezcas pronto a causa de la maldad de tus obras por las cuales
me habrás dejado. 21 Jehová traerá sobre ti mortandad, hasta que te consuma de la
tierra a la cual entras para tomar posesión de ella. 22 Jehová te herirá de tisis, de
fiebre, de inflamación y de ardor, con sequía, con calamidad repentina y con añublo;
y te perseguirán hasta que perezcas. 23 Y los cielos que están sobre tu cabeza serán
de bronce, y la tierra que está debajo de ti, de hierro. 24 Dará Jehová por lluvia a tu
tierra polvo y ceniza; de los cielos descenderán sobre ti hasta que perezcas.
25 Jehová te entregará derrotado delante de tus enemigos; por un camino saldrás
contra ellos, y por siete caminos huirás delante de ellos; y serás vejado por todos los
reinos de la tierra. 26 Y tus cadáveres servirán de comida a toda ave del cielo y fiera
de la tierra, y no habrá quien las espante. 27 Jehová te herirá con la úlcera de Egipto,
con tumores, con sarna, y con comezón de que no puedas ser curado. 28 Jehová te
herirá con locura, ceguera y turbación de espíritu;
EL PACTO PALESTINO - DEUTERONOMIO 28
29 y palparás a
mediodía como palpa el ciego en la oscuridad, y no serás prosperado
en tus caminos; y no serás sino oprimido y robado todos los días, y no habrá quien te
salve. 30 Te desposarás con mujer, y otro varón dormirá con ella; edificarás casa, y no
habitarás en ella; plantarás viña, y no la disfrutarás. 31 Tu buey será matado delante
de tus ojos, y tú no comerás de él; tu asno será arrebatado de delante de ti, y no te
será devuelto; tus ovejas serán dadas a tus enemigos, y no tendrás quien te las
rescate. 32 Tus hijos y tus hijas serán entregados a otro pueblo, y tus ojos lo verán, y
desfallecerán por ellos todo el día; y no habrá fuerza en tu mano. 33 El fruto de tu
tierra y de todo tu trabajo comerá pueblo que no conociste; y no serás sino oprimido
y quebrantado todos los días. 34 Y enloquecerás a causa de lo que verás con tus ojos.
35 Te herirá Jehová con maligna pústula en las rodillas y en las piernas, desde la
planta de tu pie hasta tu coronilla, sin que puedas ser curado. 36 Jehová te llevará a ti,
y al rey que hubieres puesto sobre ti, a nación que no conociste ni tú ni tus padres; y
allá servirás a dioses ajenos, al palo y a la piedra. 37 Y serás motivo de horror, y
servirás de refrán y de burla a todos los pueblos a los cuales te llevará Jehová. 38
Sacarás mucha semilla al campo, y recogerás poco, porque la langosta lo consumirá.
39 Plantarás viñas y labrarás, pero no beberás vino, ni recogerás uvas, porque el
gusano se las comerá. 40 Tendrás olivos en todo tu territorio, mas no te ungirás con el
aceite, porque tu aceituna se caerá. 41 Hijos e hijas engendrarás, y no serán para ti,
porque irán en cautiverio.
EL PACTO PALESTINO - DEUTERONOMIO 28
42 Toda
tu arboleda y el fruto de tu tierra serán consumidos por la langosta. 43 El
extranjero que estará en medio de ti se elevará sobre ti muy alto, y tú descenderás
muy abajo. 44 El te prestará a ti, y tú no le prestarás a él; él será por cabeza, y tú serás
por cola. 45 Y vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te perseguirán, y te
alcanzarán hasta que perezcas; por cuanto no habrás atendido a la voz de Jehová tu
Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos, que él te mandó; 46 y serán en
ti por señal y por maravilla, y en tu descendencia para siempre. 47 Por cuanto no
serviste a Jehová tu Dios con alegría y con gozo de corazón, por la abundancia de
todas las cosas, 48 servirás, por tanto, a tus enemigos que enviare Jehová contra ti,
con hambre y con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas; y él pondrá
yugo de hierro sobre tu cuello, hasta destruirte. 49 Jehová traerá contra ti una nación
de lejos, del extremo de la tierra, que vuele como águila, nación cuya lengua no
entiendas; 50 gente fiera de rostro, que no tendrá respeto al anciano, ni perdonará al
niño; 51 y comerá el fruto de tu bestia y el fruto de tu tierra, hasta que perezcas; y no
te dejará grano, ni mosto, ni aceite, ni la cría de tus vacas, ni los rebaños de tus
ovejas, hasta destruirte. 52 Pondrá sitio a todas tus ciudades, hasta que caigan tus
muros altos y fortificados en que tú confías, en toda tu tierra; sitiará, pues, todas tus
ciudades y toda la tierra que Jehová tu Dios te hubiere dado. 53 Y comerás el fruto de
tu vientre, la carne de tus hijos y de tus hijas que Jehová tu Dios te dio, en el sitio y
en el apuro con que te angustiará tu enemigo
EL PACTO PALESTINO - DEUTERONOMIO 28
54
El hombre tierno en medio de ti, y el muy delicado, mirará con malos ojos a su
hermano, y a la mujer de su seno, y al resto de sus hijos que le quedaren; 55 para no
dar a alguno de ellos de la carne de sus hijos, que él comiere, por no haberle
quedado nada, en el asedio y en el apuro con que tu enemigo te oprimirá en todas
tus ciudades. 56 La tierna y la delicada entre vosotros, que nunca la planta de su pie
intentaría sentar sobre la tierra, de pura delicadeza y ternura, mirará con malos ojos
al marido de su seno, a su hijo, a su hija, 57 al recién nacido que sale de entre sus pies,
y a sus hijos que diere a luz; pues los comerá ocultamente, por la carencia de todo,
en el asedio y en el apuro con que tu enemigo te oprimirá en tus ciudades. 58 Si no
cuidares de poner por obra todas las palabras de esta ley que están escritas en este
libro, temiendo este nombre glorioso y temible: JEHOVÁ TU DIOS, 59 entonces
Jehová aumentará maravillosamente tus plagas y las plagas de tu descendencia,
plagas grandes y permanentes, y enfermedades malignas y duraderas; 60 y traerá
sobre ti todos los males de Egipto, delante de los cuales temiste, y no te dejarán. 61
Asimismo toda enfermedad y toda plaga que no está escrita en el libro de esta ley,
Jehová la enviará sobre ti, hasta que seas destruido. 62 Y quedaréis pocos en número,
en lugar de haber sido como las estrellas del cielo en multitud, por cuanto no
obedecisteis a la voz de Jehová tu Dios. 63 Así como Jehová se gozaba en haceros
bien y en multiplicaros, así se gozará Jehová en arruinaros y en destruiros; y seréis
arrancados de sobre la tierra a la cual entráis para tomar posesión de ella.
EL PACTO PALESTINO - DEUTERONOMIO 28
64 Y Jehová te
esparcirá por todos los pueblos, desde un extremo de la tierra hasta el
otro extremo; y allí servirás a dioses ajenos que no conociste tú ni tus padres, al leño
y a la piedra. 65 Y ni aun entre estas naciones descansarás, ni la planta de tu pie
tendrá reposo; pues allí te dará Jehová corazón temeroso, y desfallecimiento de
ojos, y tristeza de alma; 66 y tendrás tu vida como algo que pende delante de ti, y
estarás temeroso de noche y de día, y no tendrás seguridad de tu vida.
EL PACTO PALESTINO - DEUTERONOMIO 30
1Sucederá
que cuando hubieren venido sobre ti todas estas cosas, la
bendición y la maldición que he puesto delante de ti, y te arrepintieres
en medio de todas las naciones adonde te hubiere arrojado Jehová tu
Dios, 2 y te convirtieres a Jehová tu Dios, y obedecieres a su voz
conforme a todo lo que yo te mando hoy, tú y tus hijos, con todo tu
corazón y con toda tu alma, 3 entonces Jehová hará volver a tus
cautivos, y tendrá misericordia de ti, y volverá a recogerte de entre
todos los pueblos adonde te hubiere esparcido Jehová tu Dios. 4 Aun
cuando tus desterrados estuvieren en las partes más lejanas que hay
debajo del cielo, de allí te recogerá Jehová tu Dios, y de allá te tomará;
5 y te hará volver Jehová tu Dios a la tierra que heredaron tus padres,
y será tuya; y te hará bien, y te multiplicará más que a tus padres.
6 Y circuncidará Jehová tu Dios tu corazón, y el corazón de tu
descendencia, para que ames a Jehová tu Dios con todo tu corazón y
con toda tu alma, a fin de que vivas. 7 Y pondrá Jehová tu Dios todas
estas maldiciones sobre tus enemigos, y sobre tus aborrecedores que
te persiguieron. 8 Y tú volverás, y oirás la voz de Jehová, y pondrás por
obra todos sus mandamientos que yo te ordeno hoy.
EL PACTO PALESTINO - DEUTERONOMIO 30
9Y
te hará Jehová tu Dios abundar en toda obra de tus manos, en el
fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra,
para bien; porque Jehová volverá a gozarse sobre ti para bien, de la
manera que se gozó sobre tus padres, 10 cuando obedecieres a la voz
de Jehová tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos
escritos en este libro de la ley; cuando te convirtieres a Jehová tu Dios
con todo tu corazón y con toda tu alma. 11 Porque este mandamiento
que yo te ordeno hoy no es demasiado difícil para ti, ni está lejos. 12
No está en el cielo, para que digas: ¿Quién subirá por nosotros al
cielo, y nos lo traerá y nos lo hará oír para que lo cumplamos? 13 Ni
está al otro lado del mar, para que digas: ¿Quién pasará por nosotros
el mar, para que nos lo traiga y nos lo haga oír, a fin de que lo
cumplamos? 14 Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en
tu corazón, para que la cumplas. 15 Mira, yo he puesto delante de ti
hoy la vida y el bien, la muerte y el mal;
EL PACTO PALESTINO - DEUTERONOMIO 30
16 porque
yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en
sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus
decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te
bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella.
17 Mas si tu corazón se apartare y no oyeres, y te dejares extraviar, y
te inclinares a dioses ajenos y les sirvieres, 18 yo os protesto hoy que
de cierto pereceréis; no prolongaréis vuestros días sobre la tierra
adonde vais, pasando el Jordán, para entrar en posesión de ella. 19 A
los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he
puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge,
pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; 20 amando a
Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es
vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la
tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que les
había de dar.
EL PACTO DAVIDICO – 2 SAMUEL 7
8 Ahora,
pues, dirás así a mi siervo David: Así ha dicho Jehová de los
ejércitos: Yo te tomé del redil, de detrás de las ovejas, para que fueses
príncipe sobre mi pueblo, sobre Israel; 9 y he estado contigo en todo cuanto
has andado, y delante de ti he destruido a todos tus enemigos, y te he dado
nombre grande, como el nombre de los grandes que hay en la tierra.
10 Además, yo fijaré lugar a mi pueblo Israel y lo plantaré, para que habite en
su lugar y nunca más sea removido, ni los inicuos le aflijan más, como al
principio, 11 desde el día en que puse jueces sobre mi pueblo Israel; y a ti te
daré descanso de todos tus enemigos. Asimismo Jehová te hace saber que él
te hará casa. 12 Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres,
yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus
entrañas, y afirmaré su reino. 13 El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré
para siempre el trono de su reino. 14 Yo le seré a él padre, y él me será a mí
hijo. Y si él hiciere mal, yo le castigaré con vara de hombres, y con azotes de
hijos de hombres; 15 pero mi misericordia no se apartará de él como la aparté
de Saúl, al cual quité de delante de ti. 16 Y será afirmada tu casa y tu reino
para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente.
EL NUEVO PACTO – JEREMIAS 31
27 He
aquí vienen días, dice Jehová, en que sembraré la casa de Israel y la
casa de Judá de simiente de hombre y de simiente de animal.
28 Y así como tuve cuidado de ellos para arrancar y derribar, y trastornar y
perder y afligir, tendré cuidado de ellos para edificar y plantar, dice Jehová.
29 En aquellos días no dirán más: Los padres comieron las uvas agrias y los
dientes de los hijos tienen la dentera, 30 sino que cada cual morirá por su
propia maldad; los dientes de todo hombre que comiere las uvas agrias,
tendrán la dentera. 31 He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales
haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.
32 No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para
sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui
yo un marido para ellos, dice Jehová. 33 Pero este es el pacto que haré con la
casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su
mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me
serán por pueblo. 34 Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su
hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el
más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la
maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.
Descargar

LOS LIBROS DE REYES