● La alabanza contenida en este célebre himno expresa la intuición poéticoreligiosa del salmista, que contempla con ojos asombrados la obra de Dios
en la creación.
● Su pensamiento se concentra en el
hombre, realidad casi insignificante en
comparación con la majestad del cielo, y
objeto, al mismo tiempo, de una
inexplicable solicitud por parte del Creador
(v. 5).
● Ningún otro de los seres creados
recibió una dignidad semejante a la
de él (v. 6), y todas las cosas están
sometidas a su dominio (vs. 7-9).
1. CON ISRAEL
Este himno a la realeza de Yahveh debía cantarse, (en una fe), en una fiesta
nocturna, bajo el encanto de un cielo estrellado, y la transparencia de las noches sin
nubes del oriente. Este salmo es la traducción en canción y en oración de la
enseñanza o catecismo elemental de la religión de Israel, el Génesis: Un Dios
creador de todo, que confía todo al hombre y lo coloca en lo más alto: "Hagamos al
hombre a nuestra imagen y semejanza. .. Dominad la tierra y sometedla. . . Os doy
todo. .." (Génesis 1;2)
2. CON JESÚS
Para Jesús, la verdadera grandeza del hombre está en los pequeños, en aquellos que
aceptan recibir todo con sencillez. Y Jesús insistía en la necesidad de la humildad:
"Padre, te bendigo porque ocultaste estas cosas a los sabios y prudentes y las
revelaste a los pequeñitos" (Lucas 10,21).
3. CON NUESTRO TIEMPO
La grandeza del hombre. En el corazón, en el centro de este universo abrumador,
inmenso, está el "hombre", infinitamente más grande que este mundo... sí, ¡el hombre
es más grande y más importante que el sol! ¿Por qué? Porque ocupa constantemente
el pensamiento de Dios, responde el salmo:"¿Qué es el hombre para que de él te
acuerdes, el hijo de Adán (el terrícola) para que de él cuides?"
Señor, Dios nuestro,
¡que admirable es tu nombre
en toda la tierra!
Ensalzaste tu majestad
sobre los cielos.
De la boca de los niños
de pecho
has sacado una
alabanza contra tus
enemigos,
para reprimir al
adversario y al rebelde.
Cuando contemplo el cielo,
obra de tus dedos,
la luna y las estrellas que
has creado.
¿Qué es el hombre para que te
acuerdes de él,
el ser humano, para darle poder?
Lo hiciste poco inferior a los ángeles,
lo coronaste de gloria y dignidad,
le diste el mando sobre las obras de tus manos,
todo lo sometiste bajo sus pies.
Rebaños de ovejas y toros,
y hasta las bestias del campo,
las aves del cielo, los peces del mar,
todo lo sometiste bajo sus pies.
Señor, Dios nuestro,
¡que admirable es tu nombre
en toda la tierra!
«¡Señor, dueño nuestro, qué admirable es tu
nombre en toda la tierral».
La naturaleza recoge el frescor de tus dedos, la vida de tu aliento,
el temblor de la majestad de tu presencia, la serena alegría de tu
bendición de paz. Disfruto de una puesta de sol, porque es obra
exclusivamente tuya, y no hay mano humana que pueda retocarla; y,
como es exclusivamente tuya, me trae en imagen virgen el mensaje
directo de tu presencia. Y disfruto cuando en la oscuridad de la
noche que habla de intimidad te veo trazar sobre el cielo tu firma
de estrellas. ¿Entiendes ahora por qué me gusta mirar al cielo por
la noche para descifrar con fe y con amor el código secreto de tu
caligrafía celeste?
«Contemplo el cielo, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que
has creado, y me digo a mí mismo con alegre orgullo: «Señor, Dios
nuestro, ¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra!»
Oh Dios, admirable en tus obras, autor de prodigios; Tú has
extendido sobre nosotros el cielo, admirable obra de tus dedos, y
has desplegado tu acción en nuestra tierra para que tu majestad
sea exaltada sobre los cielos; permítenos contemplar la admirable
obra realizada en Cristo para que también nosotros te tributemos
la alabanza y la gloria que mereces por los siglos de los siglos.
Amén.
Descargar

SALMO 8 - Ciudad Redonda