YETTA GOODMAN
Asumimos que el aprendizaje de la lectura y
de la escritura son actividades que tiene lugar
en la escuela y que son enseñadas por los
maestros. Se ha ocultado lo que los niños
hacen antes de aprender a escribir en la
escuela, ignorándolo o, despreciándolo.
Por ejemplo: tiramos a la basura hojas llenas
de garabatos, exploraciones sobre la forma de
las letras y las funciones de escritura, al lavar
paredes, mesas y pisos, muchos de los
intentos iniciales de la escritura.
El desarrollo de la escritura en los niños
pequeños ocurre en un contexto
sociocultural y esto debemos tenerlo en
cuenta cuando investigamos cómo el
niño contribuye personalmente al
aprendizaje.
1. PRINCIPIOS FUNCIONALES. La significación que tenga la
escritura en su vida diaria tendrá consecuencias en el
desarrollo de los principios funcionales. Las funciones
específicas dependerán de la necesidad de un lenguaje
escrito.
2. PRINCIPIOS LINGÜÍSTICOS. Se desarrollan cuando el
niño resuelve el problema de la forma en que el
lenguaje escrito esta organizado para compartir
significados en la cultura.
3. PRINCIPIOS RELACIONALES. Se desarrollan a medida
que el niño resuelve el problema de cómo el lenguaje
escrito llega a ser significativo.
Los principios funcionales crecen y se desarrollan cuando el
niño usa la escritura y ve la escritura que otros usan en la vida
diaria y observa el significado de los “eventos de
lectoescritura.
Evento de
lectoescritura
Experiencia
de lectura
o escritura
Los niños a muy temprana edad (2-3 años) usan
sus nombres para identificar sus dibujos y sus
posesiones.
En los hogares en que los niños se les estimula
o se les permite escribir cartas o notas,
desarrollan la idea de que el lenguaje escrito
puede usarse para decir algo de su vida
cotidiana a miembros de la familia o a amigos
que viven lejos.
Los niños descubren que el lenguaje escrito es
usado cuando la comunicación cara a cara no es
posible.
Algunos niños (4 años) comienzan a representar su imaginación en
el lenguaje escrito. Pueden ser historias de experiencias reales o
imaginarias.
Con frecuencia esas historias se acompañan de dibujos. Muy pronto
en el desarrollo de esta función, el lenguaje escrito puede quedar
cubierto por los dibujos.
O bien el lenguaje escrito puede haber tomado la forma de
garabatos o de series de letras que no son aún comunicativas para el
adulto.
Los niños dibujan, escriben y hablan yendo
y viniendo entre una variedad
de sistemas de símbolos.
Los niños comienzan antes de la escuela a marcar sus
propios dibujos con el fin de explicarlos o de representar
de alguna manera en lenguaje escrito lo que han
representado en sus dibujos.
Otras escrituras heurísticas se desarrollan a medida que
el niño adquiere información específica sobre la
escritura y para explicar a los otros.
Los niños aprenden que el lenguaje escrito puede ser utilizado para no
olvidar algo.
Los niños deben comprender cómo se usa la escritura en un contexto
particular y aprender a seguir desarrollando la función como participantes
de los “eventos de lectura y escritura” en esos contextos.
El segundo grupo de principios es de naturaleza lingüística.
Los niños llegan a darse cuenta que el lenguaje escrito se
organiza de una manera convencional. Aprenden que el
lenguaje escrito toma ciertas formas.
No hay sistema ortográfico en el lenguaje oral, de modo
que este aspecto del lenguaje escrito es un sistema
totalmente nuevo que el niño comienza a entender.
El lenguaje escrito tiene reglas sintácticas semánticas
y pragmáticas que en algunos casos pueden
ser similares al lenguaje oral pero en
otros casos son diferentes.
La ortografía se refiere generalmente a las letras
con que se escribe una palabra.
Éstos incluyen todas las formas de la presentación
visual del sistema de escritura como totalidad.
Los niños que crecen en otras formas de sistemas de
escritura garabatean de manera diferente y escriben
en la dirección convencional de esa cultura. Lo que es
importante de comprender es que los garabatos y las
primeras series de letras son los primeros estadios del
desarrollo de la formación ortográfica.
La direccionalidad es otro principio ortográfico
que los niños exploran y desarrollan.
La evidencia preliminar acerca del desarrollo de
la direccionalidad sugiere que las explicaciones
sobre las inversiones de dirección en la escritura
de los niños, pueden ser entendidas explorando
los principios estéticos y lingüísticos y pueden
no deberse a ningún problema de disfunción
cerebral como algunos han supuesto.
La puntuación es otra convención que los niños
empiezan a desarrollar conforme van
escribiendo.
El aprendizaje de los principios sintácticos
dependerá, una vez más, de las funciones de
la escritura en la que participan los niños.
Así como los niños aprenden la forma en que
el lenguaje escrito se parece o difiere
sintácticamente del lenguaje oral, también
aprenden si el significado está representado
en el lenguaje escrito de la misma manera en
lo que está en el lenguaje oral.
El lenguaje es un sistema de símbolos.
Las propiedades del objeto mismo son las que
proporcionan la manera de nombrarlo. Los
niños usan el mismo concepto al empezar a
descubrir que el lenguaje escrito puede estar
directamente relacionado con el objeto o con el
significado de la cosa que se escribe.
Los niños empiezan a dar pruebas tempranas de
tener idea de que ciertos modos organizados.
Las consonantes iniciales y finales en el idioma
inglés parecen ser controladas tempranamente por
muchos niños pequeños.
La relación entre la ortografía y el sistema
fonológico en los niños de edad preescolar ha sido
bien documentada.
Read (1975) piensa que el niño primero conoce el
nombre de la letra y lo relaciona con el sonido.
Los niños también desarrollan relaciones entre la
percepción visual de la ortografía y lo que están
escribiendo.
Los niños también desarrollan el principio de que los
límites en el lenguaje oral y en el lenguaje escrito
raramente son isomórficos.
Los niños desarrollan sus principios sobre la lengua
escrita y también deben desarrollar la noción de
que en algunos contextos algunos principios son
más significativos que otros.
El uso del sistema fonológico en la ortografía del
inglés tiene que ir hacia la toma en consideración
de las pautas de rasgos ortográficos mas que en
confiar en la fonología o en la percepción visual,
por separado.
Descargar

Diapositiva 1