Tanto amó Dios al mundo, que le dio a su Hijo único
para que el mundo tenga vida eterna,
y no perezca ninguno de los que creen en Él.
En esta Navidad, y después de ella, se necesitan:
Personas-Ángeles
Que comuniquen las
grandes noticias de
cada día,
Personas-Pastores
Que, a pesar de que
no cuenten, y hasta
estén mal vistos por
las “personas de
bien”,
tengan las agallas
necesarias, superando
el conformismo, de
ponerse en camino,
pase lo que pase.
y no, los chismorreos
y las peroratas que,
en la mayoría de los
casos, se utilizan
para hablar mal de
los demás.
Personas-Estrellas
Que iluminen,
que estén siempre
presentes en las
encrucijadas de los
caminos, prestos y
dispuestos a dar
claridad y consuelo.
Personas-Bueyes
y Personas-Mulas
Que den calor,
que, aunque no
posean títulos o
riquezas,
que aunque a veces
puedan meter la pata
al hablar en público,
estén siempre en el
lugar exacto,
arropando,
alentando, dando
amor.
Personas-Pañales
Personas que limpien, que sanen,
Personas de las que hacen su trabajo
callado y poco visto, y que después se
retiran.
No te olvides de ellas, que celebran la
Navidad haciendo que todo esté
preparado para los demás.
Personas-Pesebres
Que estén siempre
dispuestas a ofrecer lo
mucho o lo poco que
tengan.
Que sus corazones
estén de par en par,
abiertos a cualquiera
que necesite entrar
en ellos.
Personas – Magos
Que se dejen contagiar
por la magia de Dios
y estén siempre
dispuestos a abrir sus
cofres,
y a ofrecer lo más
valioso que poseen:
amor a raudales.
¡Feliz Navidad,
en el espíritu de Belén!
Y que en el Año Nuevo
encuentres lo que necesitas
para sentir la plenitud de la Vida
Descargar

En esta Navidad - Mochila Pastoral