Este coche, conocido como "WOB-L1", no es un juguete y está
listo para ser lanzado al mercado el año que viene. El prototipo
fue presentado en la reunión de accionistas de Volkswagen como
el coche más económico del mundo.
Su diseño aerodinámico resultó esencial para obtener el
resultado deseado. El coche mide 3,47 metros de largo, 1,25
de ancho y poco más de 1 de alto. Su peso es de 290 Kg.
Está fabricado completamente de fibra de carbono y no está
pintado para ahorrar peso.
Un portón superior
con bisagras
laterales da acceso
al interior donde
hay dos asientos
dispuestos en
tándem. Tras el
asiento posterior
hay un maletero de
80 litros.
La seguridad no se ha visto comprometida. Es muy resistente
al impacto y la protección anti-vuelco es comparable a la de los
coches de carreras de los que ha copiado muchas características.
Está propulsado por un motor diesel de un solo cilindro,
situado delante del eje trasero, que le proporciona una potencia
de 8,5 CV a 4.000 rpm.
Este motor le permite desarrollar una velocidad máxima de 100
Km/h. Dispone de cambio automático.
Su depósito de gasoil, con una capacidad de 7 litros, le proporciona
una autonomía de 700 Km.
El consumo, a una velocidad media de 75 Km/h, es de 0,98 litros
por 100 Km.
Pero lo más llamativo es que dicen que se pondrá a la venta en
los Estados Unidos al precio de 600 dólares. ¿Será verdad?
Descargar

Diapositiva 1