Lo que yo tengo no me pertenece.
Todo lo que soy y tengo me lo regaló Dios para
compartirlo.
Nadie se cruza conmigo por casualidad y
nadie entra en mi vida sin ningún motivo.
Hay mucho que dar y recibir.
Hay mucho que APRENDER
de las experiencias positivas y negativas.
Cuanto me acontece negativo y doloroso es
por una razón y para mi bien.
No debo
sufrir por
lo que me
ocurra.
Siempre debo aceptar y seguir mi camino en paz.
Tengo que evitar dar vueltas a las cosas, imaginar
otras, procurando no perder mi paz interior.
No siempre las personas me ofenden voluntariamente.
Muchas veces soy yo quien piensa mal.
¡Jamás debo sentirme ofendido por nadie!
Lo mejor es pensar siempre bien.
Que siempre se pueda decir de mí:
¡Es una buena persona!
Todo lo que haga debo hacerlo bien y
buscando el bien de los demás.
Yo tengo mucho poder:
puedo dar y recibir amor.
Sí, amar y dejarme amar.
¡SÉ BUENO!
(como las flores)
Intenta dar
siempre el
primer paso.
También tengo que perdonarme a mí.
Tengo que
ser una
bendición.
Dios me creó
para ser feliz y
hacer felices a
los demás.
Dios me creó para gozar y gozar con otros.
La ETERNIDAD está en mis manos.
Que todos a mi lado sientan la paz.
¡Vivo, amo, gozo!
Reparto alegrías a mi alrededor.
Me siento agraciado porque muchas
personas me quieren.
¡Gracias, Padre!
Descargar

Eternidade