No podéis servir
a Dios
y al Dinero
Vivimos
en una sociedad
globalizada,
en la que el dinero
parece mandar
en todo y es
buscado
a cualquier precio.
Para mucha gente,
tener dinero
significa poder
y prestigio...
¿Cuál debe ser
la actitud cristiana
ante las riquezas?
En la 1ª Lectura,
Amós denuncia
a los ricos
comerciantes
de su tiempo,
que oprimían a los
campesinos
pobres en el
comercio y los
precios.
Ni respetaban
los "días santos"
para celebrar y
descansar.
El Profeta advierte
que Dios
no quedará
impasible
ante eso:
"No olvidará jamás vuestras acciones..." (Am 8, 4-7)
* Esa explotación no es un hecho solo del pasado.
Es una realidad que los pobres conocen bien también hoy.
La explotación y la ganancia desmedida
no son parte del plan de Dios...
En la 2ª Lectura,
Pablo invita
a elevar al cielo las
"manos puras",
en una oración
universal,
en favor de
todos los
hombres.
La oración
solo tiene sentido
si es expresión de
una vida
de comunión,
con Dios y
con los hermanos.
(1Tm 2,1-8)
En el Evangelio, Cristo invita a conseguir la verdadera
libertad, sirviendo a Dios y no al dinero. (Lc 16,1-13)
Lo ilustra con la Parábola del ADMINISTRADOR infiel,
que al ser despedido, reduce el valor de la deuda
de los que debían a su amo, para asegurarse futuros amigos.
A primera vista, podría dar la impresión de que Jesús
elogia la falta de honradez y la corrupción del administrador.
Escribe 50
Escribe 100
En aquella época, los administradores debían entregar
al empresario una determinada cantidad;
lo que consiguieran de más quedaba para ellos.
¿Qué hace el administrador?
Renunció a lo que le correspondía en los negocios.
Pensó que, en el futuro, más que dinero,
necesitaba amigos.
Por eso, renunció
al dinero,
para conquistar amigos.
* La “astucia"
del administrador
revela la creatividad,
que falta
a los “hijos de la luz".
Debemos también
usar esa “astucia"
para hacer siempre
actual el mensaje de
Cristo.
El administrador
deshonesto
La búsqueda desenfrenada del dinero continúa...
El dinero es un dios de mucha gente, que está dispuesta a todo
con tal de que haga crecer su cuenta bancaria.
- Para ganar más dinero, hay quien trabaja doce o quince
horas al día, con un horario de esclavos, y se olvida de Dios,
de la familia, de los amigos y hasta de su propia salud;
- por dinero, hay quien vende su dignidad,
y su conciencia y renuncia a los principios en que creía;
- por dinero, hay quien no tiene escrúpulos
en sacrificar la vida o el nombre de sus hermanos;
- por dinero, hay quien explota
a los obreros, no paga un
salario justo...
Tal vez nunca lleguemos
a estos casos extremos;
mas, ¿hasta dónde
seríamos capaces de ir,
por causa del dinero?
La adoración del "dios dinero"
no es el camino más seguro
para construir
valores duraderos,
que produzcan vida
y den felicidad.
* Jesús
no quiere
decir que el dinero...
sea una cosa despreciable e
inmoral, del que debamos huir
a toda costa.
El dinero es necesario para la
vida, mas no puede
convertirse en una obsesión,
una esclavitud, pues no nos
asegura la conquista de los
valores duraderos y de una
vida plena.
El dinero es
un "ídolo tirano",
que nos esclaviza
y nos hace insensibles
a Dios y a las necesidades de
los demás.
+ Jesús concluye con sentencias sobre el buen uso de las riquezas:
- "Nadie puede servir a DOS SEÑORES... a Dios y al Dinero..."
* Dios y el dinero representan mundos contradictorios...
A los discípulos se les propone hacer su elección
entre el mundo del DINERO (de egoísmo, explotación, injusticia...)
y el mundo del AMOR (de la entrega, del compartir, de la fraternidad...)
- Las riquezas no deben
ser obstáculo para la
Salvación,
sino un medio para hacer
amigos “en las moradas
eternas."
Un instrumento
de Comunión entre
las personas, de amistad,
de igualdad...
No servir al dinero, sino
servirnos de él para servir
a Dios y a los hermanos...
- Honradez en los grandes
y pequeños negocios,
porque quien es de fiar
en lo poco, es de fiar en lo
importante; quien es poco
fiel en lo poco, tampoco es
de fiar en lo mucho.
Quien no es fiel en las riquezas terrenas (en lo poco),
tampoco es fiel en las riquezas eternas (en lo mucho).
¿Cuál es nuestra actitud ante los bienes terrenos?
Solo Dios es el dueño de todo lo que existe... Nosotros somos
solamente administradores... En cualquier momento, Cristo podrá
decirnos:“¡Da cuenta de tu administración!"
- ¿Cómo estamos administrando?
¿Ya aseguramos nuestra morada eterna?
P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS - 22.09.2013
MI DOMINGO
Con la Palabra de Dios
Meditada por: P. Antonio Geraldo Dalla Costa CS
Ilustración: Nelso Geraldo Ferronatto
Traducción: P. José Luis Uranga, CMF
Música: Não é possível servir a dois
senhores
L.: D.R.
M: Jocy Rodrigues e Ney Brasil
Busca la dirección: http://www.buscandonovasaguas.com