6º Mandamiento
La sexualidad en visión humano cristiana
“Dios creó al hombre a imagen suya…, hombre y
mujer los creó” Gen 1, 27
La sexualidad es invento y hechura de Dios
Creador. El administrador en el ejercicio de la
sexualidad es el hombre y la mujer.
Las diferencias y complementariedad física,
espiritual y sexual entre el hombre y la mujer
están orientadas a los fines del matrimonio y
al desarrollo de la vida familiar.
Sublimación. En la sublimación se cambia el
objetivo propio de la sexualidad por otro que
es impropio de esta. Ej.: el deseo innato en el
hombre y la mujer de formar una familia, lo
cambia por entregar todas sus fuerzas a
ejercer alguna actividad como la caridad y la
ayuda social a otra familia más extensa como
es la familia de las misiones…, etc.
“Muchos viven, según os dije tantas veces y
ahora os lo repito con lágrimas, como enemigos
de la cruz de Cristo, cuyo final es la perdición,
cuyo Dios es el vientre, y cuya gloria está en sus
vergüenzas, pues no piensan más que en los
goces y bienes de la tierra”.Fp 3, 18 - 20
El lograr, con la
ayuda de la gracia
de Dios, el dominio
de las pasiones para
obtener la pureza y
la castidad, requiere
un esfuerzo
continuo, que llena
de racionalidad y
virtud la lucha por
encauzar el apetito
sexual a los propios
fines, según la recta
razón y según el
evangelio.
Tentación a José por la esposa de su amo Putifar
La espiritualidad
de la Iglesia
propone medios
ascéticos para
llegar a conseguir
las difíciles
virtudes de la
castidad y la
pureza: la oración,
la huida de los
peligros, los
sacramentos…
¿No sabéis que
vuestro cuerpo es
templo del Espíritu
Santo? Él habita en
vosotros porque lo
habéis recibido de
Dios.
No os poseéis en
propiedad, porque
os han comprado a
un precio. Por
tanto, ¡glorificad a
Dios con vuestro
cuerpo!
1 Co 6, 19-20
DIOS
Descargar

Diapositiva 1 - Presentaciones del Catecismo