SEMBLANZA DEL COMPARTIR
Texto:
José Fernández MORATIEL O.P.
Dibujos: Jean-François Kieffer
Patrick Royer
Comparte el hombre habitado por un corazón pobre
El pobre no se tiene ni a sí mismo. Por eso
“se despojó de sí mismo”
En el fondo del corazón pobre hay una luz que se
ilumina, una sabiduría que le orienta: todo es don,
“Todo es gracia” de la bondad de Dios.
El compartir lleva consigo: solidaridad;
el hermano es parte de nuestro ser, de nuestra vida;
le pertenecemos. Dios nos entrega a los hermanos.
Nadie acepta tanto como el pobre.
Acepta hasta su vacío.
El pobre sabe dar. Con sencillez.
Sin humillar. Da como el que sirve.
Da como si fuese un empleado de los más pobres.
Compartir: saber dejarse ayudar.
Compartir: aceptar el reproche.
Compartir: amar la diferencia, la diversidad.
Ir superando el temor,
el silencio ante los que disienten.
Saber perder, a favor de un proyecto común.
No imponer. Buscar el consenso.
Saber ser cuerpo. Miembros
SEMBLANZA DEL COMPARTIR
José Fernández MORATIEL O.P.
Escuela del silencio
www.dominicos.org/manresa/silencio
Descargar

SEMBLANZA DEL COMPARTIR - Dominicos