El pobre Edmundo
Érase una vez una bruja que se llamaba Ángela. Era una bruja muy
malvada y muy fea. Vivía en una casita en el fondo del bosque.
Como Tiffany, la hermana de la bruja, vivía en un castillo y era
muy hermosa, Ángela tenía celos de ella.
Un día Ángela hizo una pócima mágica que podía convertir a un
ser humano en un dragón.
El fin de semana había una gran fiesta en el castillo y había
mucha gente.
Este día la bruja vertió la pócima mágica en el mojito de la
princesa.
Tiffany bebió de su copa y ...
... se desmayó en los brazos de su hermano Emmerich.
La transportó a la cama y buscó al médico que se llamaba Dr.
Lobo (el médico en que las señoras confían).
Emmerich y el médico estaban en la habitación de Tiffany. De
repente la princesa se convirtió en un dragón y...
... se comió a los dos.
El dragón atravesó la pared del castillo y ....
... se escondió en el bosque donde se puso a llorar porque no sabía
como volverse otra vez un ser humano.
El día siguiente volvió al castillo para contarle a la gente
que ella era Tiffany. Pero todos tenían miedo de ella.
El gato Edmundo vio la corona de la princesa en la cabeza
del dragón.
Pensó que el dragón se había comido a la princesa. El dragón
volvió otra vez al bosque y Edmundo lo persiguió.
Eckbert, el dueño del gato, persiguió a su gato. Vio la
corona en la cabeza del dragón y también el lazo de la
princesa Tiffany. Se dio cuenta de la transformación.
Por eso trató de convertir a Tiffany otra vez en una persona
pero él no lo logró.
Eckbert fue a la casa de la bruja Ángela para interrogarla y
la vio mientras botaba los restos de la pócima mágica.
El mago sacó su espada, amenazó a la bruja y exigió que
convirtiera al dragón en la princesa.
Ángela dijo que necesitaba a Edmundo para preparar una
nueva pócima mágica. Eckbert estuvo de acuerdo y
Edmundo murió en la olla.
Eckbert le dio la pócima mágica al dragón...
... que se convirtió en Tiffany. Y colerín colerado, este cuento
se ha acabado.
Descargar

El pobre Edmundo - Georg von Peuerbach Gymnasium, Linz