CAPITULO XXXIV
EL SR. VICENTE EN LA
POLÍTICA: LA FRONDA
JOSÉ MARIA ROMAN, SV (I Biografía), BAC 1981, pp. 515-531
UNA REVOLUCIÓN SIN PRECEDENTES
En 1648 todo hacía pensar que la “pesadilla” para Francia había concluido. No era así.
Justamente entonces surgió una inesperada complicación interior: «la guerra civil», o
mejor dicho, una serie de guerras civiles conocidas con el nombre de la Fronda.
Collet,
biógrafo
de
Vicente,
hace
a
MAZARINO el principal
culpable de la Fronda:
“Un italiano que se
encontraba al frente de
los asuntos de Estado y
que por su astucia se
había
hecho
indispensable a una reina
desconocedora de su
propio talento, fue en
parte el motivo y en
parte el pretexto de una
revolución
sin
precedentes.
Sin
embargo,
las
cosas
fueron
mucho
más
complicadas.
LA FRONDA se encuadra en un clima general de rebeliones y revoluciones europeas, que afectaron casi
simultáneamente a
QUÉ ES LA FRONDA
LA FRONDA tomó su
nombre de las hondas
con que los golfillos
(=rufianes) de París
reñían sus batallas
callejeras
y
se
enfrentaban a los
corchetes
(=
contrarios, etractores).
En conclusión: nada
pudo ya cerrar el paso
al advenimiento del
absolutismo
monárquico.
En 1648 todo hacía pensar que la “pesadilla” para Francia había concluido. No era así.
Justamente entonces surgió una inesperada complicación interior: «la guerra civil», o
mejor dicho, una serie de guerras civiles conocidas con el nombre de la Fronda.
RESULTADOS
CAUSAS
 La guerra exterior, que
imponía cargas mayores de
impuestos, amenazando en
convertir a una «monarquía
tradicional» en una
dictadura.
 La recesión económica, la
adversa meteorología y las
recurrentes epidemias,
agravando la situación de la
población empobrecida.
•Burgueses y príncipes
defendían
un
política
tradicional y rechazaban
las
innovaciones
políticas desfavorables.
LA FRONDA
 Un estado de inquietud
permanente, traducido en revueltas
campesinas cada vez más
frecuentes. Entre 1623 y 1648 no
podemos descartar ningún año en
las que aparecieron constantes
sublevaciones campesinas.
POLÍTICA
La política de Mazarino,
continuadora de la de Richelieu
subordinaba toda la grandeza del
Estado, como una marcha hacia la
monarquía absoluta. La burguesía
parlamentaria y los príncipes veían
en esto una violación permanente
de las normas por las que se había
gobernado contra sus intereses y
su influencia social.
El Parlamento de París, y otros parlamentos
provinciales justificaron su rebelión instaurando
las bases para un programa revolucionario: un
movimiento de las minorías en relación al poder
real desde el ideal feudal de vasallaje voluntario,
en el que cada hombre libre elige su propio señor.
Y no la «sumisión» ciega al Estado. Este
movimiento parlamentario estaba secundado por
el pueblo.
La rebelión no cortó la sociedad francesa
horizontal, sino verticalmente. Hubo nobles
frondistas y antifrondistas; bandos a favor de
Mazarino y otros bandos en contra. Por eso
podemos decir, que la FRONDA NO FUE UNA
LUCHA DE CLASES, y la mayoría de los
habitantes del reino permaneció fiel al rey y al
Estado.
Su grito de guerra fue: ¡Viva el rey y muera el
mal gobierno!.
ETAPAS: La Fronda puede dividirse en 2 etapas
Guerra
de los
30 Años
Guerra
Fría
Inglaterra (Carlos I)
Holanda (Guillermo II)
Suecia (Reina Cristiana)
La Fonda
Parlamentaria
(1648-1653)
LA FRONDA DE LOS
PRÍNCIPES ( 16511653)
España (Revueltas de
Portugal, Cataluña y
Nápoles)
Ucrania (Jmelnitski)
Francisco Nicolás
Cada uno tuvo caracteres propios y desenlaces muy diferentes. LA FRONDA fue la expresión de una sociedad y un
Estado en profunda crisis.
CRÓNICA DE LOS SUCESOS
La Fronda parlamentaria (1648-1649)
La fronda parlamentaria: Empezó en
1648, cuando Mazarino es detenido por
dos consejeros populares: Broussel y
Blancmesnil. Su petición: Hacer valer el
poder del Parlamento. Sin embargo, los
detenidos fueron los consejeros del
parlamento, lo que ocasionó que el
pueblo se lanzara a las calles de París. El
representante de este movimiento: el
arzobispo coadjutor, Juan Francisco
Pablo de Gondi. Consecuencias: Las
calles de París se llenaron de barricadas y
la familia real se retiró a Saint Germain.
Pero la «efervescencia popular» no cesó,
y el descontento contra Mazarino fue en
aumento y la situación de la familia real
se hizo insostenible. La corte real tuvo
que huir de nuevo a Saint German y se
confió la capital de París a Condé. La
resistencia se reorganizó…y al cabo de 2
meses
los
parisienses
pidieron
negociaciones, quedando acentadaas en
la «concordia de Rueil. La fronda
parlamentaria había terminado.
Las intrigas contra Mazarino continuaron
CRÓNICA DE LOS SUCESOS
La Fronda de los príncipes (1651-1653)
La fronda de los príncipes. Los años 1649
y 1650 fue una maraña de telarañas de
alianzas hechas y deshechas. Mazarino y
Condé se enemistaron. Gondi entabló
relación con los dos. El pueblo era sólo un
instrumento y una comparsa. Los tres
protagonistas: Mazarino, Condé y Gondi
y el Parlamento, acabaron por aliarse
contra Mazarino. Mazarino ordinó la
detención de Condé, y así estalló la
segunda Fronda.
El Parlamento consiguió de la reina la puesta en
libertad de los príncipes y el destierro de Mazarino.
Mazarino siguió dirigiendo a distancia el corazón y
el gobierno de Ana de Austria. El rey, Luis XIV
alcanzaba la mayoría de edad.
La guerra civil ardía en todo el paí, complicada con
la guerra exterior.
Condé, se alía con los españoles. Lo que provocó
disidencias en su bando.
Mazarino, ante el creciente descontento popular
contra Condé, regresó a Francia con un ejército
mercenario de 7.000 hombres. El horror volvió a
Paris.
El odio del pueblo aumentó contra Mazarino, su
ministro.
Dentro de la capital, la situación empeoró: escases
de alimentos, hambre, pillaje y una multitud
enloquecida…asaltando el ayuntamiento y con
deseo de linchar a los aliados de Mazarino.
El rey Luis XIV prometió una amnistía a condición
de que los jefes frondistas abandonaran París.
Cumplidas estas exigencias reales, los monarcas
hacían su entrada triunfal en medio de las
aclamaciones de la población hasta entonces
rebeldes. La fronda había concluido.
“HAY QUE SEGUIR CON LAS LIMOSNAS”
Vicente y sus dos casas de San
Lázaro y Bons Enfants sufrieron las
consecuencias de este movimiento
revolucionario:
 La casa fue ocupada. 600
soldados ocuparon las instalaciones
de San Lázaro durante 3 días,
llevándose las reservas de trigo,
buscaron en ella tesoros imaginarios,
echaron
fuego
a
la
leña…
EL P. Lambert se quejó ante el
Parlamento, pero ya era demasiado
tarde. Vicente estaba ausente en
estos desmanes.
 Vicente pidió un préstamo para
que las limosnas y la caridad
continuara: la necesidad de San
Lázaro era grande, y no menos era la
del pueblo. La comunidad se vio
obligada a comer pan de centeno y,
al terminarse, continuó con el de
avena.
“HEMOS PASADO MÁS MIEDO QUE OTRA COSA”
La SEGUNDA FRONDA provocó dolores de
cabeza a Vicente:

Los centinelas le obligaron a bajar de su
carroza entre gritos, golpes y amenazas

La batalla tocó a las puertas de San
Lázaro: “Tuvimos ayer un poco de jaleo
por estos barrios”.

8 Soldado, por iniciativa persona,
saquearon el seminario de San Carlos.
Se llevaron dinero, entraron a las
habitaciones, forzaron cofres y armarios
y se llevaron lo que se les antojaba. Pero
2 hombres de la guardia real les
obligaron abandonar el botín. Por
órdenes de Vicente la casa fue
resguardada por un destacamento de
hombres armados, pero en adelante no
se volvió a repetir el incidente.

Las pérdidas materiales de San Lázaro
fueron muy graves: no se podían cobrar
impuestos; las pérdidas en las cosechas
eran totales…Sin embargo, mucha
gente lo pasaba peor: los pobres que no
saben adónde ir ni qué hacer, que están
sufriendo, que cada día son más: ése es
mi peso y mi dolor.
“ECHENSE AL MAR Y SE CALMARÁ LA TEMPESTAD”
Las guerras movieron a Vicente a hacer algo: Ahí se
encuentra la única razón de ser de lo que a veces se
llama la acción política de Vicente de Paúl. Su
preocupación exclusiva era mitigar los sufrimientos
de los pobres.

La corte había huido de París (a Saint
Germain).

Vicente emprendió el mismo camino como
embajador de ambos bandos. ¿Para qué?
Pedir la retirada a Mazarino como condición
para la pacificación. Acompañado por un
hermano, abandonó de madrugada su casa
de San Lázaro y se dirigió a Saint Germain.
El viaje fue rico en incidentes: Al pasar por
Clichy, los buenos campesinos querían
lincharlo. El hermano Ducourneau…se echó
a temblar de miedo. Pero Vicente fue
reconocido y les dejaron proseguir su
camino.

En Neuilly…le aconsejaron que no cruzara
el río, estaba crecido. Pero, Vicente, como
buen jinete, lo atravesó sin peligro. En ese
transcurso fue comprendiendo lo delicado
de su misión. Cuando se le abrieron las
puertas de la cámara real, entró dispuesto a
todo. Habló con la reina (Ana de Austria),
con Mazarino…. La conversación con el
cardenal fue larga. Vicente echó mano de
sus mejores dotes de persuasión…Pero no
consiguió nada: “Nunca me ha dado buen
resultado un discurso áspero; para conmover
los espíritus es necesario no herir los
corazones”, dijo, refiriéndose al tono que
había empleado en su entrevista con la
reina.
“PARTÍ CON UN REBAÑO DE 240 OVEJAS”
Fracasada su misión en la corte, Vicente hizo
nuevos planes. Por el momento no podía
regresar a Paris, por lo que aprovechó para
visitar las casas de la CM:
 En dicho viaje recordó con nostalgia sus
tiempos de pastor. Ayudó a reunir las 240
ovejas extraviadas (dispensadas por el
ajetreo de la guerra). A 70 años no había
olvidado el oficio, por los caminos, llenos de
nieve las fue guiando desde lo alto de su
caballo, como en otros tiempos.
 Continuo hacia Le Mans, Angers, Rennes,
Saint Méen, Nantes y Lucon: En dicho viaje
lleg{o a caerse al río y estuvo a punto de
ahogarse a no ser por un misionero que lo
rescato; estuvo a punto de caerse a un
molino; un frondista casi le da un tiro …
 Los magistrados de la ciudad obligaron a
Vicente a cambiar sus planes de viaje…En
eso, se sintió enfermo. Todo el mundo se
alarmó. De san Lázaro enviaron a un
enfermero, el hermano Alejandro Veronne,
que sabía mejor que nadie cómo cuidarle.
Luisa de Marillac le escribió llena de
preocupación. La duquesa de Aiguillon le
mandó su carroza que le había regalado para
ser trasladado…Por fin regresó a Paris, pero
mandó devolver la carroza. No le duró
mucho el gusto, pues se la regresaron con
órdenes más estrictas. El la llamaba siempre:
“su ignominia”.
“ LE HABLÉ AYER A LA REINA”
Fracasada su misión en la corte,
Vicente hizo nuevos planes. Por el
momento no podía regresar a Paris,
por lo que aprovechó para visitar las
casas de la CM:
Durante la segunda Fronda, la de los
príncipes, la intervención de Vicente
a favor de la paz fue más activa, aún
que en la primera. Su amistad con
personajes de todos los bandos y la
singularidad de su posición como
hombre puramente religioso, sin
intereses ni ambiciones políticas, le
señalaban como mediador entre
unos y otros.
Las lagunas en la documentación no
nos permiten reconstruir todos los
pasos de las negociaciones, pero los
textos que se conservan nos
permiten adivinar las grandes líneas
de sus gestiones:
Vicente es informante de Mazarino: Se
entrevista con Ana de Austria, con el duque de
Orleáns, con Condé, …En sustancia: el rey pedía
la plena sumisión de París y el reconocimiento
por los príncipes de la recta actuación del
cardenal.
Vicente seguía manteniendo contactos con
todos los beligerantes.
Vicente pide al papa que medie en la contienda.
“NO TIENE IMPORTANCIA QUE REGRESÉIS ANTES O DESPUÉS”
La Fronda, sin embargo, se aproximaba a su
desenlace. Dos días después de la carta de
Vicente al papa. Luis XIV invitaba a Mazarino
a retirarse de su reino. Vicente escribe a
Mazarino, que no entre juntamente con la
reina y el rey, sino que espere su turno.
Mazarino se retiró temporalmente y los reyes
volvieron sin él a Paris. Vicente presenció la
entrada triunfal de sus Majestades. Vicente
había sido, en alguna medida, artífice de
aquel final feliz
Poco antes de la entrada de los reyes, Vicente
dejó de formar parte del Consejo de
Conciencia. Tal interpretación obedece al
prejuicio de ver a Vicente como adversario
constante de Mazarino, pero no correspondía
a la realidad. Lo más probable es que Vicente
había entrado en el Consejo en función de su
cargo de confesor de la reina. Declarada la
mayoría de edad del rey, el oficio
correspondía al confesor de éste. En efecto,
fueron los jesuitas. Éstos ocuparon el lugar
de éste. Por otra parte, a sus setenta y dos
años, Vicente, aunque todavía lúcido y
enérgico, era un anciano cuyo relevo se
imponía a los ojos de las generaciones más
jóvenes. Mazarino, ya afianzado de nuevo en
el poder, no necesitaba los favores de
Vicente.
Repasando todas las actuaciones de
Vicente en el resbaladizo terreno de
la política, se impone la conclusión
que ninguna de ellas obedeció a
motivaciones partidistas. Su único
partido fue, en todo momento, “el
partido de Dios y el partido de la
caridad”. En sentido estricto, nunca
fue un político.
Descargar

CAPITULO XXXiv