Tresem.
José de Calasanz,
nace en Peralta
de la Sal, Huesca,
el 11 de septiembre
de 1557.
Era el menor de
ocho hermanos.
En Peralta,
la madre de José,
maestra del hijo,
maestrillo de sus
amiguillos,
le hacía recitar,
subido a una silla,
“los Milagros de
Nuestra Señora”.
Una historia
amanecía.
-¿Adónde vas?
-A matar al demonio
enemigo de Dios.
El puñal heroico
de la infancia
se le volvió cruz y
puntero de maestro...
Con diez años marchó al internado.
Estudió en las universidades de Lérida,
Valencia, Alcalá de Henares y Barcelona.
Estudió filosofía, leyes y teología.
En Valencia, ante las
insinuaciones de una
joven apuesta,
José que mantiene
la vocación al
sacerdocio,
ante María,
renueva su
compromiso y
vuelve a Peralta...
Muertos su madre y hermano; José, 22 años,
es el único varón, para salvar el apellido Calasanz.
El padre le asedia. José enfermo grave, promete
lealtad a su vocación sacerdotal si sana.
Los Calasanz retoñarían durante cuatrocientos
años, en miles y miles de niños y maestros...
En la capilla del castillo de Sanahuja,
Calasanz se ordenó sacerdote.
Era el día de navidad de 1583.
Ejerció su
sacerdocio
en Claverol,
Ortaneda,
Barbastro,
Tremp, Urgell,
Sort,...
y otros muchos
lugares de
la corona
de Aragón.
Calasanz ya era
el maestro sacerdote.
Quizá en Barcelona,
cuando fue
a doctorarse:
cosa de amores
y celos,
espadas y capas...
Puso paz entre
rivales enfrentados.
No digas que
fue un sueño.
“Le pareció que estaba
en Roma con un grupo
de niños... que andaban
ángeles por allí...
y que les enseñaba”.
No soñaba.
De sueños hacemos la
vida, y Calasanz
emprendió un viaje
que aún no ha
terminado...
“Soñemos otra vez”...
En Roma, al cruzar
una plaza,
vio un grupo de
muchachos que
vagaban haciendo mil
barbaridades...
Muchos niños de buen
ingenio se perdían.
Oyó en su interior que
le decían: “mira, mira”...
y entendió que Dios le
había reservado,
el encargo de educar.
Dio el paso:
la escuela sería
gratuita.
“En noviembre
de 1597, nació
en Santa Dorotea
de Roma,
la primera
escuela pública,
popular, gratuita
de Europa.”
Ludwig von Pastor.
“He encontrado la
manera definitiva
de servir a DIOS,
haciendo el bien
a los pequeños.
No lo dejaré por
nada del mundo”.
Son ya cientos
los niños,
se trasladan a
“Campo dei Fiori”.
Pese a la ayuda
de Clemente VIII,
los ahorros
se agotan.
Viven años,
de dura pobreza.
En 1606 obtienen
permiso para
pedir limosna.
El grupo de niños
se arremolina.
Jugaban a “espadas”
uno hiere el ojo
del rival.
El agresor espera
el castigo.
Calasanz cura la
herida...
“Quisiera que el castigo
fuera siempre con piedad
y paciencia...”
“Quería que el
maestro fuera dulce,
e hiciera estudiar
sin azotes”.
A las Escuelas Pías
acuden muchos alumnos.
En 1612 son ochocientos,
en 1614, mil quinientos,
en 1617, mil seiscientos...
y hay que colocar una
campaña, que se imponga
al alboroto infantil.
Por trepar a arreglarla,
Calasanz cae
y se rompe el fémur.
La cojera le acompañará
toda su vida.
Los maestros
acompañaban
a los niños
hasta sus
casas.
Recorrían la
ciudad.
La gente
admiraba la
labor y
sonreía.
El buen maestro, a
lomos de su borrico,
peregrinó a Frascati,
su segundo colegio.
Allí veneraba una
linda imagen,
la Virgen de las
Escuelas Pías.
El grupo de maestros
desemboca en Orden
Religiosa, dedicada
a la educación.
En 1621, Calasanz
redacta las
Constituciones
de la Orden.
“Educamos, gratis,
preferentemente a
los niños pobres.
La pobreza facilita
el encuentro entre
el maestro y
los alumnos”.
Si desde la más
tierna infancia
el niño es imbuido
con diligencia,
en la Piedad
y las Letras,
hay que esperar,
un feliz curso de
toda su vida. (1620)
Hago voto
de Pobreza,
Castidad, y
Obediencia
y de un
cuidado
especial
a la
educación
de los niños.
(7-mayo-1622)
Quinientos religiosos
enseñaban a
diez mil niños en
treinta y ocho
colegios... era un éxito.
“Enseñen con esmero,
sin hacer diferencias
entre los alumnos,
mostrando con todos
talante de padre,
enseñando con afecto.
Así los alumnos verán
que lo hacen
por su bien!”.
( Calasanz. 1625)
Todos acuden
En 1633 había ciento
quince solicitudes
de fundación.
Se atienden
cuarenta y cuatro.
La primera, fuera de
Italia, fue en Chequia.
“Tanto nos quiere la
gente; todos nos
envían sus hijos”...
”Todos”: católicos,
judíos, luteranos...
El papa Urbano VIII
nombra a Calasanz,
Superior General
vitalicio de la Orden.
Pedro Casani, teólogo,
calígrafo, predicador, fue
gran amigo de Calasanz.
El beato Pedro Casani,
murió en 1647.
Glicerio Landriani, se entregó a una vida
austera de servicio y pobreza.
”Creo que el Señor querrá servirse de mí para esta
empresa suya. Estos hijos de los pobres,
aquí se educan y conocen la doctrina”.
Glicerio murió a los treinta años 1618.
Calasanz le llamó:
”Religioso ejemplar y extraordinario”.
Alacchi estuvo en
España en 1638.
Fue el primer
intento de abrir
Escuelas Pías en la
tierra del fundador.
Se conservan ”tres
llaves” para la puerta
de Urgell (España),
traidas a Roma
por el Padre Alacchi.
La cizaña.
Mario Sozzi,
en Florencia,
denunció ante
la Inquisición,
a sus compañeros
escolapios, por ser
discípulos de Galileo,
al que acompañaron
en su vejez.
Calasanz a los ochenta y
cinco años, junto con
otros compañeros es
apresado por
el ”Santo Oficio”.
Le había calumniado
el Padre Mario.
Tras diez horas,
descubierta la mentira,
el Cardenal Cesarini,
en desagravio,
les hace volver a
casa en su carroza,
por el mismo camino
por el que vinieron.
Las calumnias
continúan.
Calasanz es depuesto
como superior y
sustituido por Mario.
Se burlan de él.
Le quitan la
correspondencia.
Prohiben que otros
escolapios le visiten.
Nunca se quejó.
No quiso defenderse.
”Dejemos hacer
a Dios”.
Calasanz visitó
al papa Inocencio X.
”Espero se arreglen
los problemas,
aunque no faltará
quien lo estropee”.
Pero el papa destruye
la Orden y las
escuelas,
y destituye a Calasanz.
”Dios me lo dio Dios
me lo quitó.
Sea bendito su
nombre”.
Calasanz el Job del
Nuevo Testamento.
El 2 de agosto
de 1848,
enfermo, incapaz
ya de celebrar
misa,
comulga entre sus
alumnos y se
despide.
José de Calasanz,
José de la Madre
de Dios,
a los 91 años,
el 25 - agosto - 1648,
entró en el gozo
de su Señor.
Desde allí sigue
protegiendo e
iluminando a la
Familia Escolapia
y a tantos educadores
que lo tienen como
guía y modelo.
25
agosto
25
agosto
EL 25 DE AGOSTO 2006
PÓRTICO DEL
450 ANIVERSARIO
DEL NACIMIENTO DE
NUESTRO SANTO PADRE
SAN JOSÉ DE CALASANZ
Peralta de la Sal 1557 -España
Roma 1648 -Italia
Descargar

Cal.Estampas.