Tristes tiempos los nuestros, en que
el individualismo exacerbado impera
como regla difundida y aceptada.
Vidas reducidas a minúsculas cajas,
– pequeñitas zonas de confortación.
Proyectos existenciales reducidos
a los intereses propios y
a los de la familia inmediata.
La superficialidad de las conversaciones que ocupan
las relaciones sociales y nuestro día a día
comprueba la miopía existencial que impera.
“Mi coche nuevo!
El seguro médico completo de mi familia”.
“Mi salario y mi renta.
El piso más amplio para donde
pienso cambiarme futuramente.”
“El programa de vacaciones de mi familia!
Quieres ver las fotos de mis hijos,
en Orlando, con Mickey y Pato Donald?”
“Mi iPad 2, de última generación!
No que el otro, que había comprado hace poco,
fuera malo, mas lanzaron este y tengo que ostentar.”
“Mi tiempo libre:
Gran Hermano, Supervivientes,
paseo en el shopping, fútbol y telenovela...”
Y viene la ola gigantesca a sacudir nuestras
convicciones superficiales, y dirigir los ojos de los que
quieren ver para las cosas que realmente importan.
Delante de las fuerzas imponderables de la existencia,
hasta el propio Fujiyama (que aparece al fondo
en el dibujo arriba) ve perdida su opulencia.
Era para ser un día mas de rutina y quehaceres,
como otro cualquier, no fuese la gran ola.
Un breve instante, y tantos planos,
proyectos y existencias arruinados.
Vivir es bailar en la cuerda oscilante de lo inesperado.
No conviene
depositar
nuestra
confianza
en los bienes
materiales,
en los días
y en las horas.
Todo lo solido
se desvanece
en el mar.
Los bienes materiales no resisten
a las tempestades e intemperies de la vida.
No conviene depositar en ellos nuestra confianza.
Impermanencia, – otro nombre para la vida terrena.
Impermanencia, – otro nombre para la vida terrena.
Barrios enteros barridos en un piscar de ojos.
Lista conteniendo los nombres de los miles de victimas.
Para los que partieron no habrá mas
otoños o primaveras, feriados o pruebas en la escuela,
mañanas de domingo o noches estrelladas.
La vida es como
una rosa que
nos inebria con
su perfume
y nos dilacera
con sus espinas.
Sabiduría es
empezar la
travesía por
el árido desierto
de la existencia,
rumo al oasis
verdeante de
la esencia...
Y de frente
para el mar,
absorta en
pensamientos,
ella pondera:...
“La vida
es demasiado
breve
para que
la hagamos
pequeña.”
“La vida
es demasiado
breve
para que
la hagamos
pequeña.”
Tema musical: ‘Kokou’, Hana Yori Dango
[email protected]
Descargar

La Ola - Espiritismo