Si desea una copia de la presentación en
PowerPoint visite:
www.escuelasabatica2000.org
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Vivir con Jesús en la vida diaria
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que
el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador
de los que le buscan.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que
el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador
de los que le buscan.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que
el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador
de los que le buscan.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Dijo Jesús a sus discípulos:
Imposible es que no vengan
tropiezos; mas ¡ay de aquel
por quien vienen!
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que
el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador
de los que le buscan.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Dijo Jesús a sus discípulos:
Imposible es que no vengan
tropiezos; mas ¡ay de aquel
por quien vienen!
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que
el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador
de los que le buscan.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Dijo Jesús a sus discípulos:
Imposible es que no vengan
tropiezos; mas ¡ay de aquel
por quien vienen!
Mejor le fuera que se le
atase al cuello una piedra
de molino y se le arrojase
al mar, que hacer tropezar
a uno de estos pequeñitos.
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que
el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador
de los que le buscan.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Dijo Jesús a sus discípulos:
Imposible es que no vengan
tropiezos; mas ¡ay de aquel
por quien vienen!
Mejor le fuera que se le
atase al cuello una piedra
de molino y se le arrojase
al mar, que hacer tropezar
a uno de estos pequeñitos.
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que
el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador
de los que le buscan.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Dijo Jesús a sus discípulos:
Imposible es que no vengan
tropiezos; mas ¡ay de aquel
por quien vienen!
Mejor le fuera que se le
atase al cuello una piedra
de molino y se le arrojase
al mar, que hacer tropezar
a uno de estos pequeñitos.
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que
el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador
de los que le buscan.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Dijo Jesús a sus discípulos:
Imposible es que no vengan
tropiezos; mas ¡ay de aquel
por quien vienen!
Mejor le fuera que se le
atase al cuello una piedra
de molino y se le arrojase
al mar, que hacer tropezar
a uno de estos pequeñitos.
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que
el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador
de los que le buscan.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Dijo Jesús a sus discípulos:
Imposible es que no vengan
tropiezos; mas ¡ay de aquel
por quien vienen!
Mejor le fuera que se le
atase al cuello una piedra
de molino y se le arrojase
al mar, que hacer tropezar
a uno de estos pequeñitos.
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un
pecador que se arrepiente.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Dijo Jesús a sus discípulos:
Imposible es que no vengan
tropiezos; mas ¡ay de aquel
por quien vienen!
Mejor le fuera que se le
atase al cuello una piedra
de molino y se le arrojase
al mar, que hacer tropezar
a uno de estos pequeñitos.
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un
pecador que se arrepiente.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Dijo Jesús a sus discípulos:
Imposible es que no vengan
tropiezos; mas ¡ay de aquel
por quien vienen!
Mirad por vosotros mismos. Si tu
hermano pecare contra ti, repréndele;
y si se arrepintiere, perdónale. Y si
siete veces al día pecare contra ti, y
siete veces al día volviere a ti,
diciendo: Me arrepiento; perdónale.
Mejor le fuera que se le
atase al cuello una piedra
de molino y se le arrojase
al mar, que hacer tropezar
a uno de estos pequeñitos.
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un
pecador que se arrepiente.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Dijo Jesús a sus discípulos:
Imposible es que no vengan
tropiezos; mas ¡ay de aquel
por quien vienen!
Mirad por vosotros mismos. Si tu
hermano pecare contra ti, repréndele;
y si se arrepintiere, perdónale. Y si
siete veces al día pecare contra ti, y
siete veces al día volviere a ti,
diciendo: Me arrepiento; perdónale.
Mejor le fuera que se le
atase al cuello una piedra
de molino y se le arrojase
al mar, que hacer tropezar
a uno de estos pequeñitos.
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un
pecador que se arrepiente.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Dijo Jesús a sus discípulos:
Imposible es que no vengan
tropiezos; mas ¡ay de aquel
por quien vienen!
Mirad por vosotros mismos. Si tu
hermano pecare contra ti, repréndele;
y si se arrepintiere, perdónale. Y si
siete veces al día pecare contra ti, y
siete veces al día volviere a ti,
diciendo: Me arrepiento; perdónale.
Mejor le fuera que se le
atase al cuello una piedra
de molino y se le arrojase
al mar, que hacer tropezar
a uno de estos pequeñitos.
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un
pecador que se arrepiente.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Dijo Jesús a sus discípulos:
Imposible es que no vengan
tropiezos; mas ¡ay de aquel
por quien vienen!
Mirad por vosotros mismos. Si tu
hermano pecare contra ti, repréndele;
y si se arrepintiere, perdónale. Y si
siete veces al día pecare contra ti, y
siete veces al día volviere a ti,
diciendo: Me arrepiento; perdónale.
Mejor le fuera que se le
atase al cuello una piedra
de molino y se le arrojase
al mar, que hacer tropezar
a uno de estos pequeñitos.
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un
pecador que se arrepiente.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Dijo Jesús a sus discípulos:
Imposible es que no vengan
tropiezos; mas ¡ay de aquel
por quien vienen!
Mirad por vosotros mismos. Si tu
hermano pecare contra ti, repréndele;
y si se arrepintiere, perdónale. Y si
siete veces al día pecare contra ti, y
siete veces al día volviere a ti,
diciendo: Me arrepiento; perdónale.
Mejor le fuera que se le
atase al cuello una piedra
de molino y se le arrojase
al mar, que hacer tropezar
a uno de estos pequeñitos.
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la
llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que
entraban se lo impedisteis.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Dijo Jesús a sus discípulos:
Imposible es que no vengan
tropiezos; mas ¡ay de aquel
por quien vienen!
Mirad por vosotros mismos. Si tu
hermano pecare contra ti, repréndele;
y si se arrepintiere, perdónale. Y si
siete veces al día pecare contra ti, y
siete veces al día volviere a ti,
diciendo: Me arrepiento; perdónale.
Mejor le fuera que se le
atase al cuello una piedra
de molino y se le arrojase
al mar, que hacer tropezar
a uno de estos pequeñitos.
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la
llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que
entraban se lo impedisteis.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Dijo Jesús a sus discípulos:
Imposible es que no vengan
tropiezos; mas ¡ay de aquel
por quien vienen!
Mirad por vosotros mismos. Si tu
hermano pecare contra ti, repréndele;
y si se arrepintiere, perdónale. Y si
siete veces al día pecare contra ti, y
siete veces al día volviere a ti,
diciendo: Me arrepiento; perdónale.
Mejor le fuera que se le
atase al cuello una piedra
de molino y se le arrojase
al mar, que hacer tropezar
a uno de estos pequeñitos.
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la
llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que
entraban se lo impedisteis.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Dijo Jesús a sus discípulos:
Imposible es que no vengan
tropiezos; mas ¡ay de aquel
por quien vienen!
Mirad por vosotros mismos. Si tu
hermano pecare contra ti, repréndele;
y si se arrepintiere, perdónale. Y si
siete veces al día pecare contra ti, y
siete veces al día volviere a ti,
diciendo: Me arrepiento; perdónale.
Mejor le fuera que se le
atase al cuello una piedra
de molino y se le arrojase
al mar, que hacer tropezar
a uno de estos pequeñitos.
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la
llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que
entraban se lo impedisteis.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Dijo Jesús a sus discípulos:
Imposible es que no vengan
tropiezos; mas ¡ay de aquel
por quien vienen!
Mirad por vosotros mismos. Si tu
hermano pecare contra ti, repréndele;
y si se arrepintiere, perdónale. Y si
siete veces al día pecare contra ti, y
siete veces al día volviere a ti,
diciendo: Me arrepiento; perdónale.
Mejor le fuera que se le
atase al cuello una piedra
de molino y se le arrojase
al mar, que hacer tropezar
a uno de estos pequeñitos.
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la
llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que
entraban se lo impedisteis.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
¡Ay de vosotros, fariseos!
que amáis las primeras sillas
en las sinagogas, y las
salutaciones en las plazas.
Y él dijo: ¡Ay de vosotros también,
intérpretes de la ley! porque cargáis
a los hombres con cargas que no
pueden llevar, pero vosotros ni aun
con un dedo las tocáis.
Mas ¡ay de vosotros,
fariseos! que diezmáis la
menta, y la ruda, y toda
hortaliza, y pasáis por alto
la justicia y el amor de
Dios. Esto os era necesario
hacer, sin dejar aquello.
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la
llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que
entraban se lo impedisteis.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
¡Ay de vosotros, fariseos!
que amáis las primeras sillas
en las sinagogas, y las
salutaciones en las plazas.
Y él dijo: ¡Ay de vosotros también,
intérpretes de la ley! porque cargáis
a los hombres con cargas que no
pueden llevar, pero vosotros ni aun
con un dedo las tocáis.
Mas ¡ay de vosotros,
fariseos! que diezmáis la
menta, y la ruda, y toda
hortaliza, y pasáis por alto
la justicia y el amor de
Dios. Esto os era necesario
hacer, sin dejar aquello.
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la
llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que
entraban se lo impedisteis.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
¡Ay de vosotros, fariseos!
que amáis las primeras sillas
en las sinagogas, y las
salutaciones en las plazas.
Y él dijo: ¡Ay de vosotros también,
intérpretes de la ley! porque cargáis
a los hombres con cargas que no
pueden llevar, pero vosotros ni aun
con un dedo las tocáis.
Mas ¡ay de vosotros,
fariseos! que diezmáis la
menta, y la ruda, y toda
hortaliza, y pasáis por alto
la justicia y el amor de
Dios. Esto os era necesario
hacer, sin dejar aquello.
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la
llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que
entraban se lo impedisteis.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
¡Ay de vosotros, fariseos!
que amáis las primeras sillas
en las sinagogas, y las
salutaciones en las plazas.
Y él dijo: ¡Ay de vosotros también,
intérpretes de la ley! porque cargáis
a los hombres con cargas que no
pueden llevar, pero vosotros ni aun
con un dedo las tocáis.
Mas ¡ay de vosotros,
fariseos! que diezmáis la
menta, y la ruda, y toda
hortaliza, y pasáis por alto
la justicia y el amor de
Dios. Esto os era necesario
hacer, sin dejar aquello.
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la
llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que
entraban se lo impedisteis.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
¡Ay de vosotros, fariseos!
que amáis las primeras sillas
en las sinagogas, y las
salutaciones en las plazas.
Y él dijo: ¡Ay de vosotros también,
intérpretes de la ley! porque cargáis
a los hombres con cargas que no
pueden llevar, pero vosotros ni aun
con un dedo las tocáis.
Mas ¡ay de vosotros,
fariseos! que diezmáis la
menta, y la ruda, y toda
hortaliza, y pasáis por alto
la justicia y el amor de
Dios. Esto os era necesario
hacer, sin dejar aquello.
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la
llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que
entraban se lo impedisteis.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Mas ¡ay de vosotros,
fariseos! que diezmáis la
menta, y la ruda, y toda
hortaliza, y pasáis por alto
la justicia y el amor de
Dios. Esto os era necesario
hacer, sin dejar aquello.
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide
Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y
humillarte ante tu Dios.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Mas ¡ay de vosotros,
fariseos! que diezmáis la
menta, y la ruda, y toda
hortaliza, y pasáis por alto
la justicia y el amor de
Dios. Esto os era necesario
hacer, sin dejar aquello.
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide
Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y
humillarte ante tu Dios.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Mas ¡ay de vosotros,
fariseos! que diezmáis la
menta, y la ruda, y toda
hortaliza, y pasáis por alto
la justicia y el amor de
Dios. Esto os era necesario
hacer, sin dejar aquello.
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide
Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y
humillarte ante tu Dios.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Diciendo a gran voz: Temed
a Dios, y dadle gloria,
porque la hora de su juicio
ha llegado; y adorad a aquel
que hizo el cielo y la tierra,
el mar y las fuentes de las
aguas.
Mas ¡ay de vosotros,
fariseos! que diezmáis la
menta, y la ruda, y toda
hortaliza, y pasáis por alto
la justicia y el amor de
Dios. Esto os era necesario
hacer, sin dejar aquello.
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide
Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y
humillarte ante tu Dios.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Diciendo a gran voz: Temed
a Dios, y dadle gloria,
porque la hora de su juicio
ha llegado; y adorad a aquel
que hizo el cielo y la tierra,
el mar y las fuentes de las
aguas.
Mas ¡ay de vosotros,
fariseos! que diezmáis la
menta, y la ruda, y toda
hortaliza, y pasáis por alto
la justicia y el amor de
Dios. Esto os era necesario
hacer, sin dejar aquello.
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide
Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y
humillarte ante tu Dios.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Diciendo a gran voz: Temed
a Dios, y dadle gloria,
porque la hora de su juicio
ha llegado; y adorad a aquel
que hizo el cielo y la tierra,
el mar y las fuentes de las
aguas.
Mas ¡ay de vosotros,
fariseos! que diezmáis la
menta, y la ruda, y toda
hortaliza, y pasáis por alto
la justicia y el amor de
Dios. Esto os era necesario
hacer, sin dejar aquello.
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide
Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y
humillarte ante tu Dios.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Diciendo a gran voz: Temed
a Dios, y dadle gloria,
porque la hora de su juicio
ha llegado; y adorad a aquel
que hizo el cielo y la tierra,
el mar y las fuentes de las
aguas.
Mas ¡ay de vosotros,
fariseos! que diezmáis la
menta, y la ruda, y toda
hortaliza, y pasáis por alto
la justicia y el amor de
Dios. Esto os era necesario
hacer, sin dejar aquello.
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide
Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y
humillarte ante tu Dios.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Diciendo a gran voz: Temed
a Dios, y dadle gloria,
porque la hora de su juicio
ha llegado; y adorad a aquel
que hizo el cielo y la tierra,
el mar y las fuentes de las
aguas.
Mas ¡ay de vosotros,
fariseos! que diezmáis la
menta, y la ruda, y toda
hortaliza, y pasáis por alto
la justicia y el amor de
Dios. Esto os era necesario
hacer, sin dejar aquello.
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide
Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y
humillarte ante tu Dios.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Diciendo a gran voz: Temed
a Dios, y dadle gloria,
porque la hora de su juicio
ha llegado; y adorad a aquel
que hizo el cielo y la tierra,
el mar y las fuentes de las
aguas.
Mas ¡ay de vosotros,
fariseos! que diezmáis la
menta, y la ruda, y toda
hortaliza, y pasáis por alto
la justicia y el amor de
Dios. Esto os era necesario
hacer, sin dejar aquello.
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide
Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y
humillarte ante tu Dios.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Diciendo a gran voz: Temed
a Dios, y dadle gloria,
porque la hora de su juicio
ha llegado; y adorad a aquel
que hizo el cielo y la tierra,
el mar y las fuentes de las
aguas.
El fin de todo el discurso
oído es este: Teme a Dios,
y guarda sus
mandamientos; porque
esto es el todo del hombre.
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Diciendo a gran voz: Temed
a Dios, y dadle gloria,
porque la hora de su juicio
ha llegado; y adorad a aquel
que hizo el cielo y la tierra,
el mar y las fuentes de las
aguas.
El fin de todo el discurso
oído es este: Teme a Dios,
y guarda sus
mandamientos; porque
esto es el todo del hombre.
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Diciendo a gran voz: Temed
a Dios, y dadle gloria,
porque la hora de su juicio
ha llegado; y adorad a aquel
que hizo el cielo y la tierra,
el mar y las fuentes de las
aguas.
El fin de todo el discurso
oído es este: Teme a Dios,
y guarda sus
mandamientos; porque
esto es el todo del hombre.
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Diciendo a gran voz: Temed
a Dios, y dadle gloria,
porque la hora de su juicio
ha llegado; y adorad a aquel
que hizo el cielo y la tierra,
el mar y las fuentes de las
aguas.
El fin de todo el discurso
oído es este: Teme a Dios,
y guarda sus
mandamientos; porque
esto es el todo del hombre.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
También les refirió una
parábola, Diciendo: La heredad
de un hombre rico había
producido mucho. Y él pensaba
dentro de sí, diciendo: ¿Qué
haré, porque no tengo dónde
guardar mis frutos? Y dijo: Esto
haré: derribaré mis graneros, y
los edificaré mayores, y allí
guardaré todos mis frutos y mis
bienes.
El fin de todo el discurso
oído es este: Teme a Dios,
y guarda sus
mandamientos; porque
esto es el todo del hombre.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
También les refirió una
parábola, Diciendo: La heredad
de un hombre rico había
producido mucho. Y él pensaba
dentro de sí, diciendo: ¿Qué
haré, porque no tengo dónde
guardar mis frutos? Y dijo: Esto
haré: derribaré mis graneros, y
los edificaré mayores, y allí
guardaré todos mis frutos y mis
bienes.
El fin de todo el discurso
oído es este: Teme a Dios,
y guarda sus
mandamientos; porque
esto es el todo del hombre.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
También les refirió una
parábola, Diciendo: La heredad
de un hombre rico había
producido mucho. Y él pensaba
dentro de sí, diciendo: ¿Qué
haré, porque no tengo dónde
guardar mis frutos? Y dijo: Esto
haré: derribaré mis graneros, y
los edificaré mayores, y allí
guardaré todos mis frutos y mis
bienes.
El fin de todo el discurso
oído es este: Teme a Dios,
y guarda sus
mandamientos; porque
esto es el todo del hombre.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
También les refirió una
parábola, Diciendo: La heredad
de un hombre rico había
producido mucho. Y él pensaba
dentro de sí, diciendo: ¿Qué
haré, porque no tengo dónde
guardar mis frutos? Y dijo: Esto
haré: derribaré mis graneros, y
los edificaré mayores, y allí
guardaré todos mis frutos y mis
bienes.
El fin de todo el discurso
oído es este: Teme a Dios,
y guarda sus
mandamientos; porque
esto es el todo del hombre.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para
muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le
dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has
provisto, ¿de quién será?
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
También les refirió una
parábola, Diciendo: La heredad
de un hombre rico había
producido mucho. Y él pensaba
dentro de sí, diciendo: ¿Qué
haré, porque no tengo dónde
guardar mis frutos? Y dijo: Esto
haré: derribaré mis graneros, y
los edificaré mayores, y allí
guardaré todos mis frutos y mis
bienes.
El fin de todo el discurso
oído es este: Teme a Dios,
y guarda sus
mandamientos; porque
esto es el todo del hombre.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para
muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le
dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has
provisto, ¿de quién será?
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
También les refirió una
parábola, Diciendo: La heredad
de un hombre rico había
producido mucho. Y él pensaba
dentro de sí, diciendo: ¿Qué
haré, porque no tengo dónde
guardar mis frutos? Y dijo: Esto
haré: derribaré mis graneros, y
los edificaré mayores, y allí
guardaré todos mis frutos y mis
bienes.
El fin de todo el discurso
oído es este: Teme a Dios,
y guarda sus
mandamientos; porque
esto es el todo del hombre.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para
muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le
dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has
provisto, ¿de quién será?
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
También les refirió una
parábola, Diciendo: La heredad
de un hombre rico había
producido mucho. Y él pensaba
dentro de sí, diciendo: ¿Qué
haré, porque no tengo dónde
guardar mis frutos? Y dijo: Esto
haré: derribaré mis graneros, y
los edificaré mayores, y allí
guardaré todos mis frutos y mis
bienes.
El fin de todo el discurso
oído es este: Teme a Dios,
y guarda sus
mandamientos; porque
esto es el todo del hombre.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para
muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le
dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has
provisto, ¿de quién será?
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
También les refirió una
parábola, Diciendo: La heredad
de un hombre rico había
producido mucho. Y él pensaba
dentro de sí, diciendo: ¿Qué
haré, porque no tengo dónde
guardar mis frutos? Y dijo: Esto
haré: derribaré mis graneros, y
los edificaré mayores, y allí
guardaré todos mis frutos y mis
bienes.
El fin de todo el discurso
oído es este: Teme a Dios,
y guarda sus
mandamientos; porque
esto es el todo del hombre.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para
muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le
dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has
provisto, ¿de quién será?
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Y vosotros sed semejantes
a hombres que aguardan a
que su señor regrese de
las bodas, para que cuando
llegue y llame, le abran en
seguida.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para
muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le
dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has
provisto, ¿de quién será?
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Y vosotros sed semejantes
a hombres que aguardan a
que su señor regrese de
las bodas, para que cuando
llegue y llame, le abran en
seguida.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para
muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le
dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has
provisto, ¿de quién será?
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Y vosotros sed semejantes
a hombres que aguardan a
que su señor regrese de
las bodas, para que cuando
llegue y llame, le abran en
seguida.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para
muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le
dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has
provisto, ¿de quién será?
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Bienaventurados aquellos
siervos a los cuales su señor,
cuando venga, halle velando;
de cierto os digo que se
ceñirá, y hará que se sienten
a la mesa, y vendrá a
servirles.
Y vosotros sed semejantes
a hombres que aguardan a
que su señor regrese de
las bodas, para que cuando
llegue y llame, le abran en
seguida.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para
muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le
dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has
provisto, ¿de quién será?
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Bienaventurados aquellos
siervos a los cuales su señor,
cuando venga, halle velando;
de cierto os digo que se
ceñirá, y hará que se sienten
a la mesa, y vendrá a
servirles.
Y vosotros sed semejantes
a hombres que aguardan a
que su señor regrese de
las bodas, para que cuando
llegue y llame, le abran en
seguida.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para
muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le
dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has
provisto, ¿de quién será?
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Bienaventurados aquellos
siervos a los cuales su señor,
cuando venga, halle velando;
de cierto os digo que se
ceñirá, y hará que se sienten
a la mesa, y vendrá a
servirles.
Y vosotros sed semejantes
a hombres que aguardan a
que su señor regrese de
las bodas, para que cuando
llegue y llame, le abran en
seguida.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para
muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le
dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has
provisto, ¿de quién será?
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Bienaventurados aquellos
siervos a los cuales su señor,
cuando venga, halle velando;
de cierto os digo que se
ceñirá, y hará que se sienten
a la mesa, y vendrá a
servirles.
Y vosotros sed semejantes
a hombres que aguardan a
que su señor regrese de
las bodas, para que cuando
llegue y llame, le abran en
seguida.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para
muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le
dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has
provisto, ¿de quién será?
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Bienaventurados aquellos
siervos a los cuales su señor,
cuando venga, halle velando;
de cierto os digo que se
ceñirá, y hará que se sienten
a la mesa, y vendrá a
servirles.
Y vosotros sed semejantes
a hombres que aguardan a
que su señor regrese de
las bodas, para que cuando
llegue y llame, le abran en
seguida.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para
muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le
dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has
provisto, ¿de quién será?
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Bienaventurados aquellos
siervos a los cuales su señor,
cuando venga, halle velando;
de cierto os digo que se
ceñirá, y hará que se sienten
a la mesa, y vendrá a
servirles.
Y vosotros sed semejantes
a hombres que aguardan a
que su señor regrese de
las bodas, para que cuando
llegue y llame, le abran en
seguida.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para
muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le
dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has
provisto, ¿de quién será?
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Bienaventurados aquellos
siervos a los cuales su señor,
cuando venga, halle velando;
de cierto os digo que se
ceñirá, y hará que se sienten
a la mesa, y vendrá a
servirles.
Y vosotros sed semejantes
a hombres que aguardan a
que su señor regrese de
las bodas, para que cuando
llegue y llame, le abran en
seguida.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que
no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Bienaventurados aquellos
siervos a los cuales su señor,
cuando venga, halle velando;
de cierto os digo que se
ceñirá, y hará que se sienten
a la mesa, y vendrá a
servirles.
Y vosotros sed semejantes
a hombres que aguardan a
que su señor regrese de
las bodas, para que cuando
llegue y llame, le abran en
seguida.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que
no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Bienaventurados aquellos
siervos a los cuales su señor,
cuando venga, halle velando;
de cierto os digo que se
ceñirá, y hará que se sienten
a la mesa, y vendrá a
servirles.
Y vosotros sed semejantes
a hombres que aguardan a
que su señor regrese de
las bodas, para que cuando
llegue y llame, le abran en
seguida.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que
no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Bienaventurados aquellos
siervos a los cuales su señor,
cuando venga, halle velando;
de cierto os digo que se
ceñirá, y hará que se sienten
a la mesa, y vendrá a
servirles.
Y vosotros sed semejantes
a hombres que aguardan a
que su señor regrese de
las bodas, para que cuando
llegue y llame, le abran en
seguida.
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que
no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.
Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.
Bienaventurados aquellos
siervos a los cuales su señor,
cuando venga, halle velando;
de cierto os digo que se
ceñirá, y hará que se sienten
a la mesa, y vendrá a
servirles.
Y vosotros sed semejantes
a hombres que aguardan a
que su señor regrese de
las bodas, para que cuando
llegue y llame, le abran en
seguida.
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que
no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que
no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que
no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que
no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que
no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Y dijo a los que estaban presentes:
Quitadle la mina, y dadla al que
tiene las diez minas.
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que
no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Y dijo a los que estaban presentes:
Quitadle la mina, y dadla al que
tiene las diez minas.
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que
no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Y dijo a los que estaban presentes:
Quitadle la mina, y dadla al que
tiene las diez minas.
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que
no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Y dijo a los que estaban presentes:
Quitadle la mina, y dadla al que
tiene las diez minas.
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que
no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Y dijo a los que estaban presentes:
Quitadle la mina, y dadla al que
tiene las diez minas.
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que
no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Y dijo a los que estaban presentes:
Quitadle la mina, y dadla al que
tiene las diez minas.
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que
no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,
y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados
bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre
vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,
y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados
bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre
vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,
y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados
bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre
vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,
y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados
bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre
vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,
y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados
bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre
vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,
y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados
bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre
vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.
Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,
y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados
bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre
vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.
Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que
sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre
vosotros como el que sirve.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,
y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados
bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre
vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.
Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que
sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre
vosotros como el que sirve.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,
y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados
bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre
vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.
Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que
sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre
vosotros como el que sirve.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,
y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados
bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre
vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.
Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que
sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre
vosotros como el que sirve.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,
y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados
bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre
vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.
Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que
sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre
vosotros como el que sirve.
El le dijo: Está bien, buen
siervo; por cuanto en lo poco
has sido fiel, tendrás
autoridad sobre diez
ciudades.
Ser lideres servidores
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,
y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados
bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre
vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.
Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que
sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre
vosotros como el que sirve.
Como el Hijo del Hombre no
vino para ser servido, sino
para servir, y para dar su vida
en rescate por muchos.
Ser lideres servidores
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,
y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados
bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre
vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.
Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que
sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre
vosotros como el que sirve.
Como el Hijo del Hombre no
vino para ser servido, sino
para servir, y para dar su vida
en rescate por muchos.
Ser lideres servidores
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,
y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados
bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre
vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.
Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que
sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre
vosotros como el que sirve.
Como el Hijo del Hombre no
vino para ser servido, sino
para servir, y para dar su vida
en rescate por muchos.
Ser lideres servidores
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,
y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados
bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre
vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.
Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que
sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre
vosotros como el que sirve.
Como el Hijo del Hombre no
vino para ser servido, sino
para servir, y para dar su vida
en rescate por muchos.
Ser lideres servidores
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,
y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados
bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre
vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.
Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que
sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre
vosotros como el que sirve.
Como el Hijo del Hombre no
vino para ser servido, sino
para servir, y para dar su vida
en rescate por muchos.
Ser lideres servidores
Ser testigos fructíferos
Estar preparados y vigilantes
Adorar al Dios Verdadero
Vivir una religión auténtica
No ser piedras de tropiezo
Pedir que nuestra fe crezca
Vivir con Jesús en la vida diaria
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas,
y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados
bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre
vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.
Descargar

Document