Escuchando “Oh Llave de David” de Arvo Pärt,
agradezcamos a Jesús que nos haya abierto la puerta del cielo
Ahora todo el mundo
es la nueva Jerusalén
Todas las imágenes son de las tres IGLESIAS de la cima de la ASCENSIÓN
Iglesia evangélica
(1907)del Hospital
“Victoria Augusta”
No clic
Antiguo edículo de la
Ascensión (s.IV) que los
musulmanes convirtieron
en mezquita cubriéndolo
con un techo (1200)
(mirad la foto)
Iglesia ortodoxa rusa
(1870) con un alto
campanario
LA DESPEDIDA: Cuando Él sube a la diestra del Padre, viene la hora del relevo
Mc 16,15-20 En aquel
tiempo, se apareció Jesús a
los Once y les dijo: "Id al
mundo entero y proclamad el
Evangelio a toda la creación.
Cielo de Jerusalén
Roca desde donde se cree que Jesús subió (edículo)
No clic
Si creemos
en la
fuerza del
evangelio,
no nos
podemos
quedar
quietos
Llevemos dondequiera la LLAMA de esta FE
El que crea y se bautice
se salvará; el que se
resista a creer será
condenado.
Comunidad ortodoxa
Los que creen en
Jesús, con Él
devienen
salvadores
La Fe, después de trabajar
nuestro corazón,
da frutos inesperados
de obras buenas
A los que crean, les acompañarán estos
signos: echarán demonios en mi
nombre, hablarán lenguas nuevas,
cogerán serpientes en sus manos y, si
beben un veneno mortal, no les hará
daño. Impondrán las manos a los
enfermos, y quedarán sanos."
Los que creen,
del altar
reciben
fuerza para
realizar
milagros de
amor
Iglesia
evangélica
Inconscientemente irradian la luz
propia de los que son buenos
Después de hablarles,
el Señor Jesús subió
al cielo y se sentó a la
derecha de Dios.
Ahora el cielo está
dentro de nosotros
”Oh belleza tan antigua
y tan nueva, que tarde
te he amado!
Yo te buscaba a fuera,
y Tú estabas DENTRO”
(S. Agustín)
No clic
Iglesia ortodoxa
Ellos se fueron a pregonar el
Evangelio por todas partes,
y
el
Señor
cooperaba
confirmando la palabra con las
señales que los acompañaban.
Tenemos Su tarea
en nuestras manos
Él nos ayuda
aunque no lo
notemos, sólo con
una condición:
amar mucho a
Dios y al mundo
No clic
Iglesia evangélica
Jesús, Señor, Tú que
permaneces siempre vivo
intercediendo por el mundo
(He 7,25) ayúdanos a
convertir la tierra en
un cielo para TODOS.
Monjas de St. Benet de Montserrat
www.benedictinescat.com/montserrat
Descargar

evangelio