Día 25
“Dios ha constituido a María como esperanza
de los pecadores porque después de haber
creado la tierra hizo Dios dos lumbreras: la
lumbrera mayor, esto es, el sol, para que
presidiese al día y la lumbrera menor, es a
saber, la luna, para presidir la noche. El sol
figura de Jesucristo, y la luna figura de María,
que ilumina a los pecadores, que viven en la
noche del pecado.”
San Alfonso María de Ligorio
Dispongámonos con fe a iniciar
este día de novena como
preparación a la fiesta de la
Virgen del Perpetuo Socorro,
Detengamos un momento en
nuestro caminar diario;
recemos, oremos
y pidamos su socorro:
!Oh Madre de Amor
Ven en mi Socorro!
Oh María, Madre de Jesús y nuestra
madre del Perpetuo Socorro, voy a
mirarte fijamente durante nueve días
para descubrir en tu imagen los
símbolos más sobresalientes, las
lecciones más llamativas, las misteriosas
insinuaciones que tu inspirado pintor
pretendió trasladar a su obra. Y no sólo
las que voy a leer en estas páginas, sino
también las que tu misma, maestra
admirable, vas a enseñarme sobre tu
Hijo y sobre nuestro Dios, que es padre
y madre de amor.
Ayúdanos a seguir fielmente a tu Hijo
Jesucristo. Despierta en mi
entendimiento y en mi corazón la fe, la
esperanza y el amor con que tu misma
quieres que te mire y te invoque, para
avivar una confianza ilimitada en tu
socorro. Amén
DÍA SEPTIMO
La estrella en la frente
En tu frente, Madre bondadosa, observamos una
estrella, que nos recuerda la estrella que guió a los reyes
de oriente hacia Belén para adorar al Niño Jesús. Tú eres
como la estrella de Belén; tú nos guías a Jesús y nos
indicas dónde lo podemos encontrar: en su palabra, en la
eucaristía, en el silencio de la oración, en los hermanos,
especialmente en los más pobres y necesitados.
Después de la resurrección de tu Hijo tú estabas con los
primeros creyentes, vigilantes en la oración. Y por eso, en
la mañana de Pentecostés, cuando el Espíritu Santo lanzó
el programa de la evangelización de todo el mundo, tú
estabas allí, en medio de los apóstoles, acompañando los
primeros pasos de la Iglesia misionera.
Oh María, estrella de la evangelización, ayúdanos a
cumplir nuestra misión de los discípulos de tu Hijo.
Bendice los esfuerzos de todos los que proclaman el
evangelio.
R/: Ven en mi socorro, ¡oh Madre de bondad!
• ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro,
cuyo solo nombre inspira
confianza! /R
• En el momento peligroso de la
tentación, para que yo resista. /R
• Cuando haya tenido la desgracia
de pecar, para que me arrepienta
y me vuelva a levantar. /R
• Si algún vicio me tiene
encadenado, para que pueda
romperlo. /R
• Para que escuchando la Palabra
de Dios obre de acuerdo con
ella. /R
• Para que viva todos mis días
como seguidor de Jesucristo. /R
• Para que haga de mi vida un
servicio a Dios y al prójimo. /R
• En todas las pruebas y trabajos
de la vida. /R
• Contra mi inconstancia y para
que persevere hasta el fin. /R
• ¡Oh Madre mía, hasta mi último
suspiro! /R
Todos: Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas
eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi
esperanza, mi amor, mi madre, mi refugio y mi vida. Amén
Todos:
Inmaculada virgen y madre mía, María Santísima,
tú eres la madre de nuestro Señor Jesucristo,
y con él eres la esperanza y el refugio de los pecadores.
A ti recurro, aunque indigno siervo tuyo, para venerarte
y darte gracias, porque me has protegido de todo mal.
Te amo, señora amabilísima y prometo servirte siempre
y esforzarme para que sean muchos los que también te amen.
A ti confío, después de Jesucristo, mi esperanza y mi salvación;
acéptame como hijo, oh madre de misericordia.
Y ya que tu intercesión ante Jesús es poderosa, no permitas
que caiga en tentación y líbrame siempre del mal.
Madre, enséñame a amar a tu Hijo
y alcánzame la gracia de una buena muerte.
Que pueda vivir amando a Dios y a mis hermanos
hasta el final de mis días.
No me faltes con tu socorro hasta que no me veas
en la feliz plenitud del cielo, para cantar las maravillas
que Dios ha hecho en ti y llamarte bienaventurada
por toda la eternidad.
Amén. Así lo espero. Así sea.
Descargar

NOVENA DEL PERPETUO SOCORRO