1
NUESTRA ACTITUD
ESPERANDO LA SEGUNDA
VENIDA DE JESÚS
Santiago 5.7-12
Paciencia
2



La paciencia es la madre de la
ciencia
Tienes más paciencia que el
santo Job
La paciencia es uno de los
mejores caminos para alcanzar
nuestros propósitos.
Marie Curie
3
Una sociedad sin pausas
4
Satisfacciones inmediatas
5
Límites y gratificaciones
6
Paciencia/Inmediatez
7
Santiago 5:7-12
8

Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida
del Señor. Mirad cómo el labrador espera el
precioso fruto de la tierra, aguardando con
paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la
tardía. Tened también vosotros paciencia, y afirmad
vuestros corazones; porque la venida del Señor se
acerca. Hermanos, no os quejéis unos contra otros,
para que no seáis condenados; he aquí, el juez está
delante de la puerta.
Santiago 5:7-12
9

Hermanos míos, tomad como ejemplo de aflicción y
de paciencia a los profetas que hablaron en nombre
del Señor. He aquí, tenemos por bienaventurados a
los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job,
y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy
misericordioso y compasivo. Pero sobre todo,
hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la
tierra, ni por ningún otro juramento; sino que vuestro
sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en
condenación. (Stg 5:7-12 RV60)
Idea central
10

Ante la realidad de la
segunda venida de
Jesucristo, la fe viva y
verdadera se manifiesta en
una actitud de paciencia
ante las dificultades, en un
rechazo a la crítica y el
juicio contra mi hermano en
la fe y en la práctica de
una ética caracterizada
por la verdad.
Recordemos
11
Libro práctico
 Coherencia entre fe y
obras
 Conflictos internos entre
los grupos
 Una fe viva y
verdadera se manifiesta
en obras

Tomar decisiones y actuar
12
13
Paciencia
Ante la realidad de la segunda venida de Jesús,
la fe viva y verdadera se manifiesta en una
actitud de paciencia ante las dificultades.
Paciencia
14


Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del
Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de
la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la
lluvia temprana y la tardía. Tened también vosotros
paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida
del Señor se acerca. Santiago 5:7,8
Hermanos míos, tomad como ejemplo de aflicción y de
paciencia a los profetas que hablaron en nombre del Señor.
He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren.
Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del
Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo.
Santiago 7:10,11
Paciencia
15

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os
halléis en diversas pruebas, sabiendo que la
prueba de vuestra fe produce paciencia. (Stg 1:23 RV60)
Paciencia
16

Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la
venida del Señor.
se usa para describir a la persona que
sabe esperar, aguantar pero sin
resentimientos ni venganza hacia los
demás.
Paciente como el labrador
17
Los profetas y Job
18
¿Cómo vamos de paciencia?
19
Esto sabemos
20



Tenemos una relación directa con
Dios gracias a la obra de la Cruz,
tenemos una nueva identidad que
Dios nos ha dado por medio de Su
Espíritu Santo.
Sabemos que somos parte de una
nueva familia, que somos hijos e
hijas de Dios.
Sabemos que al final de los
tiempos, el Reino de Dios se
establecerá y con él un nuevo orden
de justicia y verdad.
Dónde está nuestro listón
21






¿Fiel a mis principios?
¿Actuamos con coherencia?
¿Rebajado las exigencias?
Límites menos claros
Menos retos y desafíos
Pérdida de identidad y
relevancia
22
Sin quejas ni juicios
Ante la realidad de la segunda venida de
Jesucristo, la fe viva y verdadera se
manifiesta en un rechazo a la crítica y el juicio
contra mi hermano en la fe.
Sin quejas ni juicios
23

Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para
que no seáis condenados; he aquí, el juez está
delante de la puerta. (Stg 5:9 RV60)
Coherencia
24

La práctica de la fe viva demanda una ética
congruente con lo que creemos y con lo que
esperamos
Jesús y el juicio al prójimo
25

No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque
con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con
la medida con que medís, os será medido. ¿Y por
qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano,
y no echas de ver la viga que está en tu propio
ojo? ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la
paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo?
¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo,
y entonces verás bien para sacar la paja del ojo
de tu hermano. (Mat 7:1-5 RV60)
Acusar al otro
26
En el principio...
27

Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el
huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se
escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los
árboles del huerto. Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le
dijo: ¿Dónde estás tú? Y él respondió: Oí tu voz en el
huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me
escondí. Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas
desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no
comieses? Y el hombre respondió: La mujer que me diste
por compañera me dio del árbol, y yo comí. Entonces
Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y
dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí. (Gén 3:813 RV60)
El juicio al otro
28

Por lo cual eres inexcusable,
oh hombre, quienquiera que
seas tú que juzgas; pues en
lo que juzgas a otro, te
condenas a ti mismo;
porque tú que juzgas haces
lo mismo. (Rom 2:1 RV60)
El juicio al otro
29

Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú
también, ¿por qué menosprecias a tu hermano?
Porque todos compareceremos ante el tribunal de
Cristo. Porque escrito está: “Vivo yo, dice el Señor,
que ante mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua
confesará a Dios”. De manera que cada uno de
nosotros dará a Dios cuenta de sí. Así que, ya no
nos juzguemos más los unos a los otros, sino más
bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al
hermano. (Rom 14:10-13 RV60)
El juicio al otro
30

Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta
que venga el Señor, el cual aclarará también lo
oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones
de los corazones; y entonces cada uno recibirá su
alabanza de Dios. (1Co 4:5 RV60)
El juicio y la queja
31

¿Qué sale de nuestra boca primero, la queja o la
satisfacción, el juicio o el reconocimiento, la crítica o
la alabanza?
32
Veracidad
Ante la realidad de la segunda venida de
Jesucristo, la fe viva y verdadera se
manifiesta en la práctica de una ética
caracterizada por la verdad.
Veracidad
33

Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por
el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro
juramento; sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no
sea no, para que no caigáis en condenación. (Stg
5:12 RV60)
Veracidad
34



Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea
pronto para oír, tardo para hablar, tardo para
airarse; (Stg 1:19 RV60)
Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena
su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del
tal es vana. (Stg 1:26 RV60)
Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que
murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura
de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley,
no eres hacedor de la ley, sino juez. (Stg 4:11 RV60)
Veracidad
35

Santiago está denunciando una práctica habitual
entre sus contemporáneos cristianos: el juramento.
El juramento en el A.T.
36


Cuando alguno hiciere voto a Jehová, o hiciere
juramento ligando su alma con obligación, no
quebrantará su palabra; hará conforme a todo lo
que salió de su boca. (Núm 30:2 RV60)
Y no juraréis falsamente por mi nombre,
profanando así el nombre de tu Dios. Yo Jehová.
(Lev 19:12 RV60)
Jurar en falso
37

Pedro estaba sentado fuera en el patio; y se le acercó una
criada, diciendo: Tú también estabas con Jesús el galileo.
Mas él negó delante de todos, diciendo: No sé lo que
dices. Saliendo él a la puerta, le vio otra, y dijo a los que
estaban allí: También éste estaba con Jesús el nazareno.
Pero él negó otra vez con juramento: No conozco al
hombre. Un poco después, acercándose los que por allí
estaban, dijeron a Pedro: Verdaderamente también tú eres
de ellos, porque aun tu manera de hablar te descubre.
Entonces él comenzó a maldecir, y a jurar: No conozco al
hombre. Y en seguida cantó el gallo. Entonces Pedro se
acordó de las palabras de Jesús, que le había dicho:
Antes que cante el gallo, me negarás tres veces. Y saliendo
fuera, lloró amargamente. (Mat 26:69-75 RV60)
Jesús y el juramento
38

Además habéis oído que fue dicho a los antiguos:
No perjurarás, sino cumplirás al Señor tus
juramentos. Pero yo os digo: No juréis en ninguna
manera; ni por el cielo, porque es el trono de
Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus
pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del
gran Rey. Ni por tu cabeza jurarás, porque no
puedes hacer blanco o negro un solo cabello. Pero
sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que
es más de esto, de mal procede. (Mat 5:33-37
RV60)
¿Por qué usamos el juramento?
39
Desconfianza
Veracidad
40
Nuestra experiencia
41


Gato escaldado, del agua
fría huye.
Reaccionamos en base a
nuestras experiencias
La verdad es la gran ausente
42
Veracidad
43

¿Somos conocidos por
nuestra veracidad y
transparencia en nuestro
trato, no tan solo en
medio de la comunidad
de fe, sino en nuestro
día a día, en el trabajo,
en la compra, con
nuestras amistades?
Veracidad
44

¿Asumimos nuestras responsabilidades y las
consecuencias de nuestros actos respondiendo con
la verdad por delante o quizá exponemos toda
una serie de justificaciones para intentar disimular
nuestros errores y librarnos de los problemas?
Nuestra realidad
45

Los límites entre lo que es verdadero y falso son
cada vez más tenues.
Cambio de Valores
46
Sólo para valientes
47
La opción de Jesús
48

Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os
persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros,
mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es
grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas
que fueron antes de vosotros. Vosotros sois la sal de la
tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será
salada? No sirve más para nada, sino para ser echada
fuera y hollada por los hombres. Vosotros sois la luz del
mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede
esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un
almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que
están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los
hombres, para que vean vuestras buenas obras, y
glorifiquen a vuestro Padre que están los cielos. (Mat 5:1116 RV60)
Un nuevo reto
49
Paciencia
 Aceptación
 Veracidad

Descargar

Diapositiva 1