Ser y hacer
Si desea una copia de la presentación en
PowerPoint visite:
www.escuelasabatica2000.org
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
En mi corazón he guardado
tus dichos, Para no pecar
contra ti.
Así que la fe es por el oír, y
el oír, por la palabra de Dios.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
El pecado produce muerte
El pecado es concebido
Nos atrae y seduce
Usa lo que deseamos
El diablo es el que tienta
Ser no
y hacer
Dios
tienta
Soportar la tentación
Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia,
recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede
salvar vuestras almas.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
En mi corazón he guardado
tus dichos, Para no pecar
contra ti.
Así que la fe es por el oír, y
el oír, por la palabra de Dios.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia,
recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede
salvar vuestras almas.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
En mi corazón he guardado
tus dichos, Para no pecar
contra ti.
Así que la fe es por el oír, y
el oír, por la palabra de Dios.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia,
recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede
salvar vuestras almas.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
El joven le dijo: Todo esto lo
he guardado desde mi
juventud. ¿Qué más me
falta?
Implantar la palabra de
Respondiendo
Pedro,
le
Dios en nuestro
corazón
dijo: Aunque
todosvida
se
Vivir una nueva
escandalicen
ti, yo
nunca
Hay que de
nacer
de nuevo
me
escandalizaré.
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
El joven le dijo: Todo esto lo
he guardado desde mi
juventud. ¿Qué más me
falta?
Respondiendo Pedro, le
dijo: Aunque todos se
escandalicen de ti, yo nunca
me escandalizaré.
Ser y hacer
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
El joven le dijo: Todo esto lo
he guardado desde mi
juventud. ¿Qué más me
falta?
Respondiendo Pedro, le
dijo: Aunque todos se
escandalicen de ti, yo nunca
me escandalizaré.
Ser y hacer
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
El joven le dijo: Todo esto lo
he guardado desde mi
juventud. ¿Qué más me
falta?
Respondiendo Pedro, le
dijo: Aunque todos se
escandalicen de ti, yo nunca
me escandalizaré.
Ser y hacer
Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y
dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
El joven le dijo: Todo esto lo
he guardado desde mi
juventud. ¿Qué más me
falta?
Respondiendo Pedro, le
dijo: Aunque todos se
escandalicen de ti, yo nunca
me escandalizaré.
Ser y hacer
Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y
dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
El joven le dijo: Todo esto lo
he guardado desde mi
juventud. ¿Qué más me
falta?
Respondiendo Pedro, le
dijo: Aunque todos se
escandalicen de ti, yo nunca
me escandalizaré.
Ser y hacer
Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y
dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
El joven le dijo: Todo esto lo
he guardado desde mi
juventud. ¿Qué más me
falta?
Respondiendo Pedro, le
dijo: Aunque todos se
escandalicen de ti, yo nunca
me escandalizaré.
Ser y hacer
Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y
dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.
Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas
posesiones.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
El joven le dijo: Todo esto lo
he guardado desde mi
juventud. ¿Qué más me
falta?
Respondiendo Pedro, le
dijo: Aunque todos se
escandalicen de ti, yo nunca
me escandalizaré.
Ser y hacer
Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y
dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.
Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas
posesiones.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
El joven le dijo: Todo esto lo
he guardado desde mi
juventud. ¿Qué más me
falta?
Respondiendo Pedro, le
dijo: Aunque todos se
escandalicen de ti, yo nunca
me escandalizaré.
Ser y hacer
Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y
dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.
Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas
posesiones.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
El joven le dijo: Todo esto lo
he guardado desde mi
juventud. ¿Qué más me
falta?
Respondiendo Pedro, le
dijo: Aunque todos se
escandalicen de ti, yo nunca
me escandalizaré.
Ser y hacer
Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y
dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.
Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas
posesiones.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
El joven le dijo: Todo esto lo
he guardado desde mi
juventud. ¿Qué más me
falta?
Respondiendo Pedro, le
dijo: Aunque todos se
escandalicen de ti, yo nunca
me escandalizaré.
Ser y hacer
Pedro estaba sentado fuera en el patio; y se le acercó una criada,
diciendo: Tú también estabas con Jesús el galileo.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
El joven le dijo: Todo esto lo
he guardado desde mi
juventud. ¿Qué más me
falta?
Respondiendo Pedro, le
dijo: Aunque todos se
escandalicen de ti, yo nunca
me escandalizaré.
Ser y hacer
Pedro estaba sentado fuera en el patio; y se le acercó una criada,
diciendo: Tú también estabas con Jesús el galileo.
Mas él negó delante de todos, diciendo: No sé lo que dices.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
El joven le dijo: Todo esto lo
he guardado desde mi
juventud. ¿Qué más me
falta?
Respondiendo Pedro, le
dijo: Aunque todos se
escandalicen de ti, yo nunca
me escandalizaré.
Ser y hacer
Pedro estaba sentado fuera en el patio; y se le acercó una criada,
diciendo: Tú también estabas con Jesús el galileo.
Mas él negó delante de todos, diciendo: No sé lo que dices.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
El joven le dijo: Todo esto lo
he guardado desde mi
juventud. ¿Qué más me
falta?
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Respondiendo
Pedro,
le
Dios en nuestro
corazón
dijo: Aunque
todosvida
se
Vivir una nueva
escandalicen
ti, yo
nunca
Hay que de
nacer
de nuevo
me
escandalizaré.
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Pedro estaba sentado fuera en el patio; y se le acercó una criada,
diciendo: Tú también estabas con Jesús el galileo.
Mas él negó delante de todos, diciendo: No sé lo que dices.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Pedro estaba sentado fuera en el patio; y se le acercó una criada,
diciendo: Tú también estabas con Jesús el galileo.
Mas él negó delante de todos, diciendo: No sé lo que dices.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
No se contenten sólo con
escuchar la palabra, pues así
se engañan ustedes mismos.
Llévenla a la práctica (NVI).
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Pero no basta con oír el mensaje; hay que
ponerlo en práctica, pues de lo contrario se
estarían engañando ustedes mismos (DHH).
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Porque si alguno es oidor de
la palabra pero no hacedor
de ella, éste es semejante al
hombre que considera en un
espejo su rostro natural.
Porque él se considera a sí
mismo, y se va, y luego
olvida cómo era.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
La ley de Jehová es perfecta,
que convierte el alma; El
testimonio de Jehová es fiel,
que hace sabio al sencillo.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
La ley de Jehová es perfecta,
que convierte el alma; El
testimonio de Jehová es fiel,
que hace sabio al sencillo.
Y andaré en libertad,
Porque busqué tus
mandamientos.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
La ley de Jehová es perfecta,
que convierte el alma; El
testimonio de Jehová es fiel,
que hace sabio al sencillo.
Y andaré en libertad,
Porque busqué tus
mandamientos.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
La ley de Jehová es perfecta,
que convierte el alma; El
testimonio de Jehová es fiel,
que hace sabio al sencillo.
Y andaré en libertad,
Porque busqué tus
mandamientos.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Y andaré en libertad,
Porque busqué tus
mandamientos.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Le respondieron: Linaje de
Abraham somos, y jamás
hemos sido esclavos de nadie.
¿Cómo dices tú: Seréis libres?
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Jesús les respondió: De
cierto, de cierto os digo, que
todo aquel que hace pecado,
esclavo es del pecado.
Le respondieron: Linaje de
Abraham somos, y jamás
hemos sido esclavos de nadie.
¿Cómo dices tú: Seréis libres?
Y andaré en libertad,
Porque busqué tus
mandamientos.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Jesús les respondió: De
cierto, de cierto os digo, que
todo aquel que hace pecado,
esclavo es del pecado.
Le respondieron: Linaje de
Abraham somos, y jamás
hemos sido esclavos de nadie.
¿Cómo dices tú: Seréis libres?
Y andaré en libertad,
Porque busqué tus
mandamientos.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Jesús les respondió: De
cierto, de cierto os digo, que
todo aquel que hace pecado,
esclavo es del pecado.
Le respondieron: Linaje de
Abraham somos, y jamás
hemos sido esclavos de nadie.
¿Cómo dices tú: Seréis libres?
Y andaré en libertad,
Porque busqué tus
mandamientos.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Jesús les respondió: De
cierto, de cierto os digo, que
todo aquel que hace pecado,
esclavo es del pecado.
Le respondieron: Linaje de
Abraham somos, y jamás
hemos sido esclavos de nadie.
¿Cómo dices tú: Seréis libres?
Y andaré en libertad,
Porque busqué tus
mandamientos.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Jesús les respondió: De
cierto, de cierto os digo, que
todo aquel que hace pecado,
esclavo es del pecado.
¿No sabéis que si os sometéis a alguien
como esclavos para obedecerle, sois
esclavos de aquel a quien obedecéis,
sea del pecado para muerte, o sea de la
obediencia para justicia?
Y andaré en libertad,
Porque busqué tus
mandamientos.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Jesús les respondió: De
cierto, de cierto os digo, que
todo aquel que hace pecado,
esclavo es del pecado.
¿No sabéis que si os sometéis a alguien
como esclavos para obedecerle, sois
esclavos de aquel a quien obedecéis,
sea del pecado para muerte, o sea de la
obediencia para justicia?
Y andaré en libertad,
Porque busqué tus
mandamientos.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Jesús les respondió: De
cierto, de cierto os digo, que
todo aquel que hace pecado,
esclavo es del pecado.
¿No sabéis que si os sometéis a alguien
como esclavos para obedecerle, sois
esclavos de aquel a quien obedecéis,
sea del pecado para muerte, o sea de la
obediencia para justicia?
Y andaré en libertad,
Porque busqué tus
mandamientos.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Jesús les respondió: De
cierto, de cierto os digo, que
todo aquel que hace pecado,
esclavo es del pecado.
¿No sabéis que si os sometéis a alguien
como esclavos para obedecerle, sois
esclavos de aquel a quien obedecéis,
sea del pecado para muerte, o sea de la
obediencia para justicia?
Y andaré en libertad,
Porque busqué tus
mandamientos.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Jesús les respondió: De
cierto, de cierto os digo, que
todo aquel que hace pecado,
esclavo es del pecado.
¿No sabéis que si os sometéis a alguien
como esclavos para obedecerle, sois
esclavos de aquel a quien obedecéis,
sea del pecado para muerte, o sea de la
obediencia para justicia?
Y andaré en libertad,
Porque busqué tus
mandamientos.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Jesús les respondió: De
cierto, de cierto os digo, que
todo aquel que hace pecado,
esclavo es del pecado.
¿No sabéis que si os sometéis a alguien
como esclavos para obedecerle, sois
esclavos de aquel a quien obedecéis,
sea del pecado para muerte, o sea de la
obediencia para justicia?
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Jesús les respondió: De
cierto, de cierto os digo, que
todo aquel que hace pecado,
esclavo es del pecado.
¿No sabéis que si os sometéis a alguien
como esclavos para obedecerle, sois
esclavos de aquel a quien obedecéis,
sea del pecado para muerte, o sea de la
obediencia para justicia?
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Jesús les respondió: De
cierto, de cierto os digo, que
todo aquel que hace pecado,
esclavo es del pecado.
¿No sabéis que si os sometéis a alguien
como esclavos para obedecerle, sois
esclavos de aquel a quien obedecéis,
sea del pecado para muerte, o sea de la
obediencia para justicia?
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Jesús les respondió: De
cierto, de cierto os digo, que
todo aquel que hace pecado,
esclavo es del pecado.
Porque la ley del Espíritu de vida en
Cristo Jesús me ha librado de la ley del
pecado y de la muerte.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Jesús les respondió: De
cierto, de cierto os digo, que
todo aquel que hace pecado,
esclavo es del pecado.
Porque la ley del Espíritu de vida en
Cristo Jesús me ha librado de la ley del
pecado y de la muerte.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Jesús les respondió: De
cierto, de cierto os digo, que
todo aquel que hace pecado,
esclavo es del pecado.
Porque la ley del Espíritu de vida en
Cristo Jesús me ha librado de la ley del
pecado y de la muerte.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Porque la ley del Espíritu de vida en
Cristo Jesús me ha librado de la ley del
pecado y de la muerte.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Porque la ley del Espíritu de vida en
Cristo Jesús me ha librado de la ley del
pecado y de la muerte.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Porque la ley del Espíritu de vida en
Cristo Jesús me ha librado de la ley del
pecado y de la muerte.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Porque la ley del Espíritu de vida en
Cristo Jesús me ha librado de la ley del
pecado y de la muerte.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Porque la ley del Espíritu de vida en
Cristo Jesús me ha librado de la ley del
pecado y de la muerte.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Porque la ley del Espíritu de vida en
Cristo Jesús me ha librado de la ley del
pecado y de la muerte.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Porque la ley del Espíritu de vida en
Cristo Jesús me ha librado de la ley del
pecado y de la muerte.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Porque la ley del Espíritu de vida en
Cristo Jesús me ha librado de la ley del
pecado y de la muerte.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Si alguno se cree religioso entre
vosotros, y no refrena su lengua, sino
que engaña su corazón, la religión del
tal es vana.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Si alguno se cree religioso entre
vosotros, y no refrena su lengua, sino
que engaña su corazón, la religión del
tal es vana.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Si alguno se cree religioso entre
vosotros, y no refrena su lengua, sino
que engaña su corazón, la religión del
tal es vana.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Si alguno se cree religioso entre
vosotros, y no refrena su lengua, sino
que engaña su corazón, la religión del
tal es vana.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Si alguno se cree religioso entre
vosotros, y no refrena su lengua, sino
que engaña su corazón, la religión del
tal es vana.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y
persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la
obra, éste será bienaventurado en lo que hace.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Si alguno se cree religioso entre
vosotros, y no refrena su lengua, sino
que engaña su corazón, la religión del
tal es vana.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta:
Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y
guardarse sin mancha del mundo.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Si alguno se cree religioso entre
vosotros, y no refrena su lengua, sino
que engaña su corazón, la religión del
tal es vana.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta:
Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y
guardarse sin mancha del mundo.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Si alguno se cree religioso entre
vosotros, y no refrena su lengua, sino
que engaña su corazón, la religión del
tal es vana.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta:
Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y
guardarse sin mancha del mundo.
Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solo oidores,
engañándoos a vosotros mismos.
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Si alguno se cree religioso entre
vosotros, y no refrena su lengua, sino
que engaña su corazón, la religión del
tal es vana.
Así que, si el Hijo os
libertare, seréis
verdaderamente libres.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta:
Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y
guardarse sin mancha del mundo.
Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas
promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la
naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el
mundo a causa de la concupiscencia
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Si alguno se cree religioso entre
vosotros, y no refrena su lengua, sino
que engaña su corazón, la religión del
tal es vana.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta:
Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y
guardarse sin mancha del mundo.
Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas
promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la
naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el
mundo a causa de la concupiscencia
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Si alguno se cree religioso entre
vosotros, y no refrena su lengua, sino
que engaña su corazón, la religión del
tal es vana.
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta:
Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y
guardarse sin mancha del mundo.
Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas
promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la
naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el
mundo a causa de la concupiscencia
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Si alguno se cree religioso entre
vosotros, y no refrena su lengua, sino
que engaña su corazón, la religión del
tal es vana.
Religión pura
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta:
Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y
guardarse sin mancha del mundo.
Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas
promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la
naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el
mundo a causa de la concupiscencia
Para que la justicia de la ley
se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a
la carne, sino conforme al
Espíritu.
Si alguno se cree religioso entre
vosotros, y no refrena su lengua, sino
que engaña su corazón, la religión del
tal es vana.
Religión pura
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta:
Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y
guardarse sin mancha del mundo.
Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas
promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la
naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el
mundo a causa de la concupiscencia
Entonces el Rey dirá a los de su derecha:
Venid, benditos de mi Padre, heredad el
reino preparado para vosotros desde la
fundación del mundo. Porque tuve
hambre, y me disteis de comer; tuve sed,
y me disteis de beber; fui forastero, y me
recogisteis; estuve desnudo, y me
cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la
cárcel, y vinisteis a mí.
Religión pura
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta:
Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y
guardarse sin mancha del mundo.
Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas
promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la
naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el
mundo a causa de la concupiscencia
Entonces el Rey dirá a los de su derecha:
Venid, benditos de mi Padre, heredad el
reino preparado para vosotros desde la
fundación del mundo. Porque tuve
hambre, y me disteis de comer; tuve sed,
y me disteis de beber; fui forastero, y me
recogisteis; estuve desnudo, y me
cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la
cárcel, y vinisteis a mí.
Religión pura
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta:
Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y
guardarse sin mancha del mundo.
Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas
promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la
naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el
mundo a causa de la concupiscencia
Entonces el Rey dirá a los de su derecha:
Venid, benditos de mi Padre, heredad el
reino preparado para vosotros desde la
fundación del mundo. Porque tuve
hambre, y me disteis de comer; tuve sed,
y me disteis de beber; fui forastero, y me
recogisteis; estuve desnudo, y me
cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la
cárcel, y vinisteis a mí.
Vida Eterna
Religión pura
Hacedores de la palabra
No nos engañemos
Implantar la palabra de
Dios en nuestro corazón
Vivir una nueva vida
Hay que nacer de nuevo
La dadiva de Dios es vida
Ser y hacer
La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta:
Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y
guardarse sin mancha del mundo.