Si al menos fuera una roca en la orilla,
cuando ruge el salvaje temporal,
si al menos fuera un suspiro en tu vida,
cuando te sientes mal…
Si al menos fuera montaña perdida,
que padece la horrible tempestad,
si al menos fuera un incauto rasguño,
en tu herida mortal…
Si al menos fuera nube que te cubre,
nube borrosa sobre el ancho mar,
si al menos fuera una ola, una entre tantas,
que azota sin piedad…
Si al menos yo fuera una gota de agua,
que salpicara tu rostro al llegar,
un triste suspiro, un rasguño, una ola,
sólo eso… ¡nada más!
(CXXXVII)
Descargar

Diapositiva 1