Algunas personas
consideran el
cielo como una
fantasía para
niños.
¿Qué dice
la Biblia?
Existe más de un cielo
“Conozco a un hombre
en Cristo, que hace
catorce años -si en el
cuerpo, no lo sé; si
fuera del cuerpo, no lo
sé; Dios lo sabe- fue
arrebatado hasta el
tercer cielo.”
(2 Corintios 12: 2)
Si hay un tercer cielo,
debe haber
un segundo y un
primero.
¿Cuáles son los otros
dos y cuál es el
tercero?
El primer cielo es el
cielo atmosférico
“Dios llamó a la bóveda
Cielos. Y fue la tarde y
fue la mañana del
segundo día.”
(Génesis 1: 8)
Las estrellas y los planetas
están en el segundo cielo.
“Cuando contemplo tus
cielos, obra de tus dedos,
la luna y las estrellas que
tú has formado.”
(Salmo 8: 3)
Dios habita en el tercer cielo.
“que fue arrebatado al
paraíso, donde escuchó cosas
inefables que al hombre no le
es permitido expresar.”
(2 Corintios 12: 4)
“Vosotros, pues, orad así:
Padre nuestro que estás en
los cielos: Santificado sea tu
nombre.”
(Mateo 6: 9)
Existen muchas casas
en el tercer cielo.
“En la casa de mi
Padre muchas
moradas hay... Voy,
pues, a preparar lugar
para vosotros. Y si voy
y os preparo lugar...”
(Juan 14: 1-3)
¡Indescriptible!
“Cosas que ojo no
vio ni oído oyó, que
ni han surgido en
el corazón del
hombre, son las
que Dios ha
preparado para los
que le aman.”
(1 Corintios 2: 9)
“Ahora vemos oscuramente por medio de un
espejo, pero entonces veremos cara a cara.”
(1 Corintios 13: 12)
En el tiempo de Pablo, los espejos se
hacían de metal pulido. Solamente
se conseguía ver una imagen
nublada –esto se aplica a la más
santa y grande capacidad humana
de imaginar la vida eterna.
El gobierno de Dios será transferido
a la nueva tierra. Dios habitará con
los salvos y será su Dios.
“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque
el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el
mar ya no existe más. Y yo vi la santa ciudad,
la nueva Jerusalén que descendía del cielo de
parte de Dios, preparada como una novia
adornada para su esposo...
...Oí una gran voz que
procedía del trono
diciendo: "He aquí
el tabernáculo de
Dios está con los
hombres, y él
habitará con ellos; y
ellos serán su
pueblo, y Dios
mismo estará con
ellos como su Dios.”
(Apocalipsis 21: 1-3)
El hogar de los salvos es
llamado “patria.”
“Porque esperaba la ciudad que tiene
cimientos, cuyo arquitecto y constructor
es Dios... Pero ellos anhelaban una patria
mejor, es decir, la celestial.”
(Hebreos 11: 10, 16)
“Por eso Dios no se
avergüenza de llamarse
el Dios de ellos, porque
les ha preparado una
ciudad.”
(Hebreos 11: 16)
Todas las promesas
de Dios son
condicionales.
La obediencia a Dios
conduce a la vida
eterna y a la
desobediencia, a la
muerte eterna.
Nos olvidaremos
de todo sufrimiento.
“Porque he aquí
que yo creo cielos
nuevos y tierra
nueva. No habrá
más memoria de
las cosas
primeras, ni
vendrán más al
pensamiento.”
(Isaías 65: 17)
“Y Dios enjugará toda lágrima de los ojos
de ellos. No habrá más muerte, ni habrá
más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las
primeras cosas ya pasaron.” (Apoc. 21: 4)
Edificarán casas y las
habitarán; plantarán viñas
y comerán de su fruto. No
edificarán para que otro
habite, ni plantarán para
que otro coma; porque
como la edad de los
árboles será la edad de mi
pueblo. Mis escogidos
disfrutarán plenamente de
las obras de sus manos.
Mis escogidos disfrutarán
plenamente de las obras
de sus manos....
... No se esforzarán en vano, ni darán a
luz hijos para el terror; porque serán
linaje bendito de Jehová, y de igual
manera sus descendientes. Y sucederá
que antes que llamen, yo responderé; y
mientras estén hablando, yo les
escucharé...
"El lobo y el cordero pacerán juntos. El león
comerá paja como el buey, y la serpiente se
alimentará de polvo. No harán daño ni
destruirán en todo mi santo monte", ha dicho
Jehová. (Isaías 65: 21-25)
Veremos a Jesús cara a cara.
“Verán su rostro, y su nombre estará en
sus frentes.” (Apoc. 22: 4)
El cielo se inicia
el día de la
resurrección de
los justos.
“No os asombréis de esto, porque
vendrá la hora cuando todos los
que están en los sepulcros oirán su
voz y saldrán,...
los que hicieron el
bien para la
resurrección de
vida,
... pero los que
practicaron el mal
para la
resurrección de
condenación.”
(Juan 5: 28, 29)
El amor es demostrado
por la obediencia.
“No todo el que me dice 'Señor, Señor'
entrará en el reino de los cielos, sino el
que hace la voluntad de mi Padre que
está en los cielos.” (Mateo 7: 21)
Aquel que dice creer, pero no obedece,
demuestra que su conversión no es verdadera.
Aquellos que “lavan sus vestiduras” reciben de
Jesús, por medio del Espíritu Santo, Su poder
ilimitado, para que puedan vivir vidas santas,
apartándose del mal y practicando el bien.
“Bienaventurados los
que lavan sus
vestiduras, para que
tengan derecho al
árbol de la vida y para
que entren en la ciudad
por las puertas. Pero
afuera quedarán los
perros, los hechiceros,
los fornicarios, los
homicidas,
los idólatras y todo el
que ama y practica la
mentira.”
(Apoc. 22: 14, 15)
Aquellos que
“lavan sus
vestiduras”
reciben de Jesús,
por medio del
Espíritu Santo,
Su poder
ilimitado, para
que puedan vivir
vidas santas,
apartándose del
mal y
practicando el
bien.
Dios solamente nos pide lo que
Él nos capacita a hacer.
“porque Dios es el
que produce en
vosotros tanto el
querer como el
hacer, para
cumplir su buena
voluntad.”
(Filipenses 2: 13)
“Y ésta es la voluntad del que me envió:
que yo no pierda nada de todo lo que me
ha dado, sino que lo resucite en el día
final.” (Juan 6: 39)
¿Cooperaremos con
el Espíritu Santo, o
resistiremos a Su
poder y consejos?
“Vosotros no me elegisteis
a mí; más bien, yo os elegí
a vosotros, y os he puesto
para que vayáis y llevéis
fruto, y para que vuestro
fruto permanezca.”
(Juan 15: 16)
“El Espíritu y la esposa
dicen: "¡Ven!" El que oye
diga: "¡Ven!" El que
tiene sed, venga. El que
quiere, tome del agua de
vida gratuitamente.”
(Apoc. 22: 17)
¿Creemos en el poder de
Dios que capacita,
obedeciéndole, o
continuaremos con
nuestras dudas y
temores?
“El Espíritu y la
esposa dicen:
"¡Ven!" El que oye
diga: "¡Ven!" El que
tiene sed, venga. El
que quiere, tome del
agua de vida
gratuitamente.”
(Apoc. 22: 17)
Nadie precisa
ser destruido.
¿Eliges
servirle
hoy?
Descargar

El Cielo