Factores en los últimos seis años.
•Intensa y cualificada participación para la evaluación
y la planeación pastoral, y en las 6 Asambleas
Eclesiales Diocesanas (III).
•Intensa actividad del Espíritu Divino en el Magisterio
Universal con el Pontificado del Papa Benedicto XVI
con un lugar muy especial en la Exhortación PostSinodal Verbum Domini que se nos entregó el
pasado 30 de Septiembre del 2010 (IV).
•El Documento de Aparecida. El Documento “Que en
Cristo nuestra Paz México tenga vida digna”. La Provincia
Eclesiástica de Monterrey también ha hecho suya la
Misión Continental, invitando a la Renovación
Pastoral de las Iglesias en un Itinerario Misionero, al
mismo tiempo que ha reflexionado y orientado acerca
del clima de inseguridad y violencia (V).
• Y así hemos llegado a la formulación que
hoy, 20 de Febrero del año del Señor del
2011, celebración en nuestra Iglesia
diocesana del Día del Seminario, POR EL
PRESENTE
DECRETO, APRUEBO Y
PROMULGO, ESTE DOCUMENTO COMO
PLAN DE PASTORAL ORGANICA DE LA
ARQUIDIÓCESIS DE MONTERREY PARA
EL PERIODO 2011-2015 Y DISPONGO
QUE SE PUBLIQUE Y SEA APLICADO EN
TODA LA ARQUIDIÓCESIS (VII).
El
documento cuenta con 5 partes
sumamente importantes (367 numerales)
(VIII):
• En el primer capítulo con 31 numerales
(1-31), se presenta la Historia de nuestra
Iglesia, incluyendo los frutos cultivados
desde sus inicios hasta el momento
reciente que nos toca vivir.
• En el segundo capítulo con 104
numerales (32-135), se presenta el Marco
de la Realidad, tanto Social como
Eclesial, para lo cual fue de suma utilidad
el material generado durante la consulta
diocesana así como el procesamiento que
los representantes de los diferentes
sectores del Pueblo de Dios realizaron.
• En el tercer capítulo con 102 numerales
(136-237), se contiene un Marco Doctrinal
que será muy útil para todos en la
asimilación de un discipulado misionero
que tiene su origen en Dios pero que tiene
como destinatario al mundo, y en el que el
ejemplo bondadoso de la Virgen María se
convertirá en un aliciente en el ejercicio de
nuestro ser y quehacer.
• En el capítulo cuarto con 59 numerales
(238-297), se encuentra la parte operativa
de nuestro Plan de Pastoral Orgánica
con sus líneas, metas, indicadores,
estrategias, acciones y responsables de
nuestra planificación pastoral en base al
material generado en la Sexta Asamblea
Eclesial Diocesana.
• El quinto capítulo con 69 numerales
(298-367) en el que se presenta
nuestro Marco Pastoral con la
finalidad de que todos en nuestra
arquidiócesis podamos tener en claro
los perfiles de nuestras estructuras
territoriales y funcionales, y con ello
que
desde
esta
información
asumamos el marco de nuestras
responsabilidades pastorales.
• El inicio de este Plan de Pastoral Orgánica
2011-2015 estará enmarcado por excelentes
momentos de gracia para nuestra Iglesia.
En este año 2011, por la gracia de Dios, será
beatificado el Papa Juan Pablo II y el Papa
Benedicto XVI cumplirá 60 años de vida
sacerdotal, eventos que nos llenan de alegría
en el Señor y de los que imploramos al Señor
abundantes frutos pastorales (IX).
• En lo personal, en este año 2011 invito a todos
ustedes que son mi familia, para que le
agradezcamos a Dios por los 35 años de mi
ordenación sacerdotal y los 20 años de mi
ordenación episcopal, así como mi
designación como miembro del Pontificio
Consejo para la Promoción de la Nueva
Evangelización (X).
“Por eso, nuestro tiempo ha de ser cada día
más el de una nueva escucha de la Palabra
de Dios y de una nueva evangelización.
Redescubrir el puesto central de la Palabra
divina en la vida cristiana nos hace
reencontrar de nuevo así el sentido más
profundo de lo que el Papa Juan Pablo II ha
pedido con vigor: continuar la missio ad
gentes y emprender con todas las fuerzas la
nueva evangelización, sobre todo en
aquellas naciones donde el Evangelio se ha
olvidado o padece la indiferencia de cierta
mayoría a causa de una difundida
secularización. Que el Espíritu Santo
despierte en los hombres hambre y sed de la
Palabra de Dios y suscite entusiastas
anunciadores y testigos del Evangelio”.
(n. 122) (XI)
El presente Decreto entrará en
vigor, con su publicación, el día 9
de marzo del presente año de
2011, con el miércoles de ceniza en
el deseo de que como Iglesia
continuemos en un camino de
conversión personal y pastoral que
suscite una pascua de nueva
evangelización y de renovación
eclesial en nuestras parroquias y en
toda nuestra amada Arquidiócesis
(XII).
“Una Nueva Escucha para una Nueva
Evangelización”.
Encomiendo
la
difusión, el estudio, la asimilación, así
como
todo
el
proceso
de
implementación de nuestro Plan de
Pastoral
Orgánica
2011-2015
a
Nuestra Señora del Roble, Patrona
de nuestra Arquidiócesis y a la
intercesión, ya desde ahora, de
aquél que en la Pascua será honrado
en la Iglesia como Beato, el muy
querido Papa Juan Pablo II (XIII).
I.- HISTORIA DE LA PASTORAL EN
LA
ARQUIDIÓCESIS
DE
MONTERREY.
• La Iglesia que peregrina en Monterrey
ha celebrado en Diciembre del 2010
sus primeros 233 años de historia en el
Señor. Esta nuestra Iglesia diocesana
fue erigida el 15 de Diciembre de 1777
mediante la bula "Relata Semper" del
Papa Pío VI (n. 1).
Don Antonio de Jesús Sacedón, Don Rafael José
Verger y Suau y Don Andrés Ambrosio de Llanos
y Valdés en el siglo XVIII (3). En el siglo XIX (7)
nos ofrecieron su ministerio Don Primo Feliciano
Marín de Porras, Don José Ignacio de Arancibia y
Hormaguei, Don José María de Jesús Belauzarán
y Ureña, Don Salvador Apodaca y Loreto, Don
Francisco de Paula Verea y González, Don
Ignacio de Montes de Oca y Obregón y Don
Jacinto López y Romo. Ya en el siglo XX (9)
fuimos bendecidos por el ministerio episcopal de
Don Santiago de los Santos Garza Zambrano,
Don Leopoldo Ruiz y Flores, Don Francisco
Plancarte y Narvarte, Don José Juan Herrera y
Piña, Don José Guadalupe Ortiz y López, Don
Guillermo Tristchler y Córdova, Don Alfonso
Espino y Silva, Don José de Jesús Tirado y
Pedraza y Don Adolfo Antonio Cardenal Suárez
Rivera (3).
Y en el momento actual de este naciente
siglo XXI el Señor nos ha bendecido a
través del fructífero ministerio de
Don José Francisco Cardenal
Robles
Ortega,
como
nuestro
vigésimo Pastor Diocesano en esta
historia ininterrumpida de apóstoles
del Señor guiados por las mociones
del Espíritu Santo (4).
En esta historia de bendiciones para nuestra Iglesia
diocesana, tanto en su rebaño como en su pastor, es
necesario hacer mención de aquéllos que nos
ofrecieron su invaluable ministerio como Obispos
auxiliares. Don José Guadalupe Ortiz y López fue
Obispo Auxiliar de Don José Juan Herrera y Piña
durante 4 años antes de ser nombrado como Sexto
Arzobispo, Don Alfonso Espino y Silva fue
nombrado Obispo Coadjutor y Administrador
Apostólico “Sede Plena” de Don Guillermo Tristchler
y Córdova y ejerció durante casi un año hasta ser
nombrado Octavo Arzobispo, Don José de Jesús
Tirado y Pedraza fue nombrado Obispo Auxiliar de
Don Alfonso Espino y Silva y auxilió durante 3 años
hasta ser nombrado Noveno Arzobispo. También
fueron nuestros Obispos Auxiliares de Monterrey Don
Luis Reynoso y Cervantes, Don Gustavo
Rodríguez Vega, Don Alfonso Cortés Contreras,
nuestros actuales Obispos Auxiliares eméritos Don
José Lizares Estrada y Don Alfonso de Jesús
Hinojosa Berrones (5).
Finalmente, en el elenco de aquéllos
que han ofrecido el tesoro de su
episcopado auxiliando a nuestro
Pastor
Diocesano,
le
agradecemos a Dios el ministerio
fructífero, siempre disponible y
alegre de nuestro actual Obispo
Auxiliar Don Jorge Alberto
Cavazos Arizpe (n. 6).
Así mismo, esta historia de salvación que
se escribe en nuestra Iglesia diocesana a
lo largo de éstas más de 23 décadas se
ha completado con el trabajo creativo y
generoso de un ejército formado por
miles y miles de agentes de la pastoral
provenientes de los tres sectores del
pueblo santo de Dios: incansables y
siempre
dedicados
ministros
ordenados,
entregados y siempre
disponibles miembros de la vida
consagrada
y,
finalmente,
responsables y siempre versátiles
miembros de la vida laical (n. 7).
En esta historia de la gracia para
nuestra Iglesia, han tenido un
lugar
muy
especial
los
Encuentros Eclesiales (19961998) y la celebración de nuestro
Primer
Sínodo
Diocesano,
ubicado en el marco del Jubileo
por el Segundo Milenio de la
Encarnación (1998-2001) (nn. 8
y 9).
La tarea más significativa del
seguimiento sinodal fue el
desarrollar
nuestro
Plan
Diocesano de Pastoral Orgánica
2002-2005 con el objetivo de que
todas las líneas pastorales y las
disposiciones
sinodales
se
pusieran en práctica a través de
planes y programas precisos y
evaluables (nn. 11-13).
El 09 de Enero del año 2002 nuestro Décimo
Arzobispo, Don Adolfo Antonio Cardenal
Suárez Rivera, de feliz memoria, llegó a
la edad de jubilación por lo que, poco más
de un año después, el 25 de enero del año
de 2003 Su Santidad Juan Pablo II
aceptando su renuncia también nombró
como nuestro Décimo Primer Arzobispo
de Monterrey a Don José Francisco
Cardenal Robles Ortega, quien tomó
posesión de esta amada Sede el lunes 28
de Abril del mismo año de 2003, siendo
providencialmente
enmarcado
este
acontecimiento de nuestra Iglesia por la
celebración en nuestra arquidiócesis de la
LXXV
Asamblea
Plenaria
de
la
Conferencia del Episcopado Mexicano (n.
14).
Un especial aporte desde su
Magisterio se ubica en las dos
Orientaciones Pastorales que en
su diligencia episcopal le ha
ofrecido a nuestra arquidiócesis
(n. 16).
En la Primera Orientación Pastoral
"Jesucristo: Camino, Verdad y Vida"
ofrecida el 25 de Enero del año 2006, a los
3 años de haber llegado como Pastor a
nuestra arquidiócesis, nos ha recordado la
centralidad de la Persona de Jesucristo
en la vida de la Iglesia, así como nuestro
llamado permanente a su seguimiento,
para con ello destacar el tema de la
Santidad como la Prioridad Pastoral de
todo trabajo eclesial. El documento nos
ofrece orientaciones muy precisas para la
Pastoral Familiar, la Pastoral con los
jóvenes y desarrolla extraordinariamente el
tema de la Evangelización de la Cultura
sin olvidar la identidad y la misión propia de
nuestro ser eclesial (n. 17).
La Segunda Orientación Pastoral lleva por título:
"Vivo en la Fe del Hijo de Dios". El documento se
nos ofrece el mes de Septiembre del año 2009, a
los 6 años de la llegada de nuestro Arzobispo a
la Iglesia de Monterrey y en el cierre del Año
Jubilar Paulino. La Orientación tiene dos partes: en
la primera se nos presenta un contenido
doctrinal breve y la segunda parte posee una
serie de instrucciones, por lo cual es un poco más
extensa.
La parte doctrinal se llama
COMPROMISO y la parte de la instrucción se llama
PARTICIPACION. El objetivo es suscitar un
renovado dinamismo de compromiso en la
respuesta humana al amor divino y nos señala que
el bautizado no puede vivir la fe cristiana como
una tradición, olvidando la relación personal con
Jesucristo, puesto que al vivirse lo anterior “el fiel
cristiano” se puede quedar en un estatus de
alguien culturalmente católico pero no ingresar al
estatus de un auténtico creyente (n. 18).
El quehacer pastoral del Cardenal Robles
Ortega, nuestro actual arzobispo, ha sido
exhaustivo y muy fructífero, de allí que
sea necesario el ofrecer en un espacio
aparte el ejercicio eclesial que nos
condujo al Plan de Pastoral Orgánica
2006-2010, el cual ya ha concluido en su
vigencia, pero que al colocarse como
presupuesto histórico ha preparado el
camino al presente Plan de Pastoral
Orgánica 2011-2015 suscitado en una
nueva etapa de la vida de nuestra Iglesia de
Monterrey (n. 19).
Los días lunes 05, martes 06 y miércoles 07 del
mes de Diciembre del año 2005 se llevó a
cabo la Primer Asamblea Eclesial Diocesana
siendo visualizada desde el primer momento
como una extraordinaria herramienta para el
Renacimiento Pastoral en la arquidiócesis
de Monterrey. Durante la preparación de la
Primer Asamblea Eclesial Diocesana y a lo
largo de las sesiones celebradas se utilizó la
metodología del Consenso, para lo cual se
contó con el apoyo profesional de un grupo de
especialistas del Instituto Tecnológico y de
Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) en
función de facilitadores, y quienes trabajaron
eficientemente
con
un
total
de
540
asambleístas, los cuales representaban a
todas las instancias diocesanas en los
respectivos trabajos de grupo (n. 20).
Teniendo muy en claro nuestra Misión, nuestra Visión
y nuestro Objetivo General en el quehacer pastoral
diocesano, el trabajo de la asamblea generó las
Cuatro Líneas de Acción que animaron la
planeación del Plan de Pastoral Orgánica 20062010, que ya ha concluido en su vigencia en el
período de tiempo, no su vigencia en su
orientación salvífica, de allí que sea adecuado que
no las perdamos de vista:
• a) Formar más y mejores agentes para la misión
eclesial.
• b) Asumir la espiritualidad de comunión como
fuerza que apoya el trabajo pastoral en
comunión y participación eclesial.
• e) Crear herramientas pastorales para la
transformación de las personas, los ambientes y
las estructuras sociales.
• d) Elaborar programas de acción pastoral,
fijando su objetivo y sus metas particulares, así
como sus indicadores de logro (n. 22).
Un factor que ayudó y enriqueció al
adecuado desarrollo del Plan de
Pastoral Orgánica 2006-2010 fueron
las subsecuentes cuatro Asambleas
Eclesiales Diocesanas en el 2006, el
2007, el 2008 y el 2009 (n. 23), así
como también recibió un especial
reforzamiento con el Documento de la
Quinta Conferencia General del
Episcopado Latinoamericano y del
Caribe, que se realizó en el
Santuario de Nuestra Señora de
Aparecida, en el Brasil (n. 24).
Al llegar el momento conclusivo
en las etapas y planeación del
Plan de Pastoral Orgánica 20062010 nuestra Iglesia diocesana se
dispuso a evaluar su camino
pastoral con el fin de elaborar un
nuevo
Plan
de
Pastoral
Orgánica para el período 20112015 (n. 25).
A lo largo del año 2010, nuestra
Iglesia Diocesana, entró en el
dinamismo de evaluación para
así conocer los avances y el
aprovechamiento de nuestras
comunidades. A su vez, se
realizaron con diferentes agentes
dos Talleres que nos permitirían
tener una visión actualizada de
nuestra
realidad
social
y
eclesial (n. 26).
En el ejercicio de la evaluación de
nuestros programas pastorales y del
diagnóstico de nuestra realidad se
consultó
a
las
Comunidades
Parroquiales, a los Movimientos,
Organismos
y
Agrupaciones
Diocesanos, a la Vida Consagrada, a
los Secretariados, Departamentos y
Comisiones de Pastoral conocidos
como el SEDECOPA, a los Decanos,
a los Vicarios Episcopales de Zona y
funcionales, así como a los señores
Obispos (n. 27).
En el proceso eclesial emprendido se
obtuvieron resultados muy concretos y que
nos sirvieron para revalorar la Misión, la
Visión, el Objetivo General así como las
Líneas de Acción que ya teníamos y que
iluminados a su vez por el Documento de
Aparecida, nos permitieron avanzar hacia
la realización de la que ha sido nuestra
Sexta Asamblea Eclesial Diocesana
celebrada los días 29 y 30 de Noviembre
y el 01 de Diciembre de 2010, en la que
hemos obtenido las Metas y las Acciones
para la elaboración del Plan de Pastoral
Orgánica para el quinquenio pastoral del
2011-2015,
cuyos
resultados
iremos
presentando en los siguientes apartados de
este Documento (n. 28).
II.- MARCO DE LA REALIDAD
El
Marco de la Realidad es la
presentación de las situaciones
sociales
y
eclesiales
más
importantes, positivas y negativas,
del contexto histórico en el que se
desarrolla la acción pastoral de
nuestra
Iglesia
Diocesana.
Los
aspectos positivos serán un punto
de apoyo en la acción pastoral,
mientras que los aspectos negativos
representan las necesidades o los
desafíos que nos piden respuestas
pastorales adecuadas (n. 32).
1.- MARCO DE LA REALIDAD SOCIAL
1.1.- LA CULTURA.
“Evangelizar las culturas es proponer
modelos de sociedad inspirados en la
Revelación, transformar desde dentro la
sociedad, humanizando y elevando
desde el Evangelio, los criterios de
juicio y los valores determinantes de
cada cultura. El Evangelio no es una
cultura más, sino un mensaje de
salvación que es capaz de enriquecer al
ser humano y a las culturas” (ROBLES
ORTEGA José Francisco, Cardenal,
CAMINO, VERDAD Y VIDA, Exhortación
Pastoral, p. 33).
A.- FORTALEZAS (35-42):
•
•
•
•
•
•
•
Buen número de planteles educativos.
Valores históricos así como nuevos valores
en lo académico, lo deportivo, lo científico,
lo artístico.
Espacios en los que se puede acceder el
conocimiento y la cultura.
Revolución
de
la
ciencia
informática ayuda en la educación.
Lugar privilegiado que tiene el fenómeno
guadalupano en nuestro pueblo.
Valores de la generosidad, la compasión y
la solidaridad como un notable distintivo de
nuestro pueblo.
Se aprecia el valor de la convivencia así
como una alta estima por el núcleo de la
familia.
B. DEBILIDADES (43-50):
•
•
•
•
•
•
•
•
La violencia en la que vivimos (2 de Junio de
2005 y 25 de Diciembre del 2008).
El crecimiento urbanístico es desorganizado.
Algunos Medios ofrecen una visión dramática
de la realidad.
Aspectos deformantes de la cultura y la religión.
Poco interés que tiene un fuerte núcleo de la
población en el desarrollo y la superación
personal.
Descuido educativo y formativo de parte de
algunas familias
Apatía ciudadana ante la defensa de la propia
cultura, que cada día se está deteriorando más.
Disminución de una serie de valores y principios
personales que podrían crear actitudes y
voluntades resistentes al embate de contenidos
en Medios de Comunicación Social.
1.2.- LA ECONOMíA
“La empresa debe ser una comunidad
solidaria en una sana y justa relación
entre
propietarios,
dirigentes
y
trabajadores en la honestidad y respeto
mutuo. Las personas son el patrimonio
más valioso de la empresa, lo cual debe
ser
considerado
en
todas
las
decisiones, especialmente en los
reajustes para que no prevalezcan los
criterios financieros o comerciales”
(ROBLES ORTEGA José Francisco,
Cardenal, VIVO EN LA FE DEL HIJO DE
DIOS, Exhortación Pastoral, p. 24.)
A.- FORTALEZAS (51-57)
•
Nuevo León posee una centenaria infraestructura
empresarial y una sólida fortaleza tanto en su
capital social como en su capital humano.
•
Manejo de valores sociales como lo son la
responsabilidad, el respeto, la generosidad, la
solidaridad y la honestidad.
•
Se ha manejado adecuadamente la deuda
externa.
•
se ha dado un manejo adecuado del sistema de
pensiones laborales, de la seguridad social en la
salud y se ha dado un aumento en el número de
empleos disponibles.
•
En la canasta básica hay control adecuado de los
precios.
•
Se aumentó el número de empresas familiares así
como extranjeras.
•
La severa problemática laboral y de ingresos ha
propiciado que las familias se unan y se
reestructuren.
B.- DEBILIDADES (58-65)
•
•
•
•
•
•
•
•
La estabilidad macroeconómica no se ha reflejado
en la microeconomía de las familias.
Los múltiples impuestos no se reflejan en obras
sociales.
Aumenta el desempleo, el autoempleo y el
subempleo.
Desvalorización del trabajo humano manifestada
en los mini-salarios oficiales que condenan a las
familias a depender de varios ingresos, a la
migración y a la economía informal.
Severas problemáticas familiares y sociales por la
ausencia de uno o ambos cónyuges en el hogar.
Creciente brecha entre el estrato de los más ricos
y el de los más pobres de nuestra Entidad.
Debilitamiento del turismo de descanso, de
negocios y cultural así como la salida de capitales
de inversión.
El tema de la corrupción en algunos niveles de
gobierno, ha afectado la economía.
1.3.- LA POLITICA:
“El católico en su participación política más
elemental, como es en el derecho al voto, no
puede renunciar a la ley moral que debe guiar
todas sus decisiones en lo público y privado.
No se afecta la laicidad al mencionar esto ya
que la laicidad no implica renunciar a las
propias convicciones y verdades morales que
nos enseña la religión y que tienen
correspondencia con el conocimiento natural
del ser humano, pues la verdad es Una.
Buscar, promover y defender la verdad moral
vinculada con la vida social es un derecho y
un deber de todos los miembros de una
comunidad social y política” (ROBLES
ORTEGA José Francisco, Cardenal, VIVO EN
LA FE DEL HIJO DE DIOS, Exhortación
Pastoral, pp. 29-30).
A.- FORTALEZAS (66-72):
•
Se ha fortalecido la conciencia ciudadana en el
conocimiento y la participación.
•
Se ha arraigado una escala de valores que ha
aflorado en solidaridad para con el necesitado.
•
Hemos iniciado un período de madurez política en
la integración y el interés.
•
Mayor transparencia mediante un mayor núcleo
de información sobre el quehacer y el
pensamiento.
•
La Iglesia es más participativa de manera formal
mediante
documentos,
declaraciones
y
orientaciones, así como actividades.
•
En la sociedad hay un despertar en la
participación ciudadana para elegir y dar
seguimiento a la democracia.
•
Con el pluripartidismo hay una mayor diversidad
de opciones en orden a ejercer el derecho de
elegir a los gobernantes.
B.- DEBILIDADES (73-80)
•
•
•
•
•
•
•
•
Algunos miembros de la sociedad están
decepcionados por el mal ejercicio de gobierno en
algunas alternancias generando indiferencia.
Pérdida de respeto al Estado de Derecho
favoreciendo la creación de grupos delictivos.
Incongruencia de algunos servidores públicos que
se alejan de la naturaleza de su cargo.
es notoria la falta de educación en el área cívica.
la ciudadanía no conoce el ideario de un partido ni
los valores que posee un candidato al gobierno.
En algunos políticos la vocación del servidor
público se ha debilitado.
Existe el clientelismo político principalmente entre
los sectores más vulnerables de la población.
El ejercicio de la política es percibida por algunos
como incompatible con los valores morales y
evangélicos.
1.4.- NÚCLEOS PROBLEMÁTICOS
SOCIALES
A.- DIMENSIÓN CULTURAL (81-A)
1.- Existe carencia de herramientas y espacios
sociales que permitan que la persona se
desarrolle en lo educativo, recreativo y
religioso.
2.- A causa de un ejercicio prevalentemente
lucrativo de los Medios de Comunicación
Social se han deteriorado los cuadros de
valores, ya que se ofrece un estilo de vida
superficial y basada en los parámetros de
consumo.
1.4.- NÚCLEOS PROBLEMÁTICOS
SOCIALES
B.- DIMENSIÓN ECONÓMICA (81-B)
1.- Nuestra sociedad se ha sumergido en un
materialismo y un individualismo que se ha
olvidado de la persona, por lo que es
necesario
encontrar
caminos
que
dignifiquen a la persona.
2.- Nuestro pueblo no siente satisfechas sus
necesidades más básicas y elementales
que le permiten un desarrollo integral.
3.- La Familia ha sido afectada al no contar
con los recursos suficientes que le puedan
ofrecer a los hijos oportunidades de
desarrollo intelectual, laboral y de
esparcimiento.
1.4.- NÚCLEOS PROBLEMÁTICOS SOCIALES
C.- DIMENSIÓN POLITICA (81-C)
1.- Existe desesperación y falta de confianza
ante la realidad política que se vive. Es
notoria la deformación de una sociedad
que se debería transformar a través de un
adecuado ejercicio de gobierno.
2.- Se percibe el uso electoral de la población,
la cual no es considerada en la búsqueda
de soluciones y en las acciones que
propician el desarrollo de la sociedad.
3.- El laicismo de las estructuras
gubernamentales ha conducido a un
alejamiento del Estado para con la Iglesia
en la aportación social que se puede
ofrecer en orden a la transformación de las
problemáticas sociales.
2.- MARCO DE LA REALIDAD ECLESIAL.
2.1.- LA PASTORAL CATEQUÉTICA
“María de Guadalupe ha protegido la fe de
las familias y el amor de los esposos;
ha infundido fortaleza a los débiles,
fervor a los santos y misericordia a los
pecadores. Su misma imagen sagrada
es una catequesis preciosa que indica
la centralidad de Cristo en nuestras
vidas y en nuestras sociedades. Ella es,
también ahora, la protagonista de la
pastoral de nuestra arquidiócesis”
(ROBLES ORTEGA José Francisco,
Cardenal, CAMINO, VERDAD Y VIDA,
Exhortación Pastoral, p. 19.).
A. FORTALEZAS (83-85).
• Se ha tenido un crecimiento en el
renglón de la formación integral y
sistemática tanto en los catequistas como
en los papás y los niños.
• Se ha dado un crecimiento en el número
de los catequistas, del registro de niños
así como de la participación de los papás
en la catequesis y la liturgia.
• Sobresale el apoyo y acompañamiento
de los párrocos en los procesos de
catequesis y en el apoyo de los procesos
kerygmáticos.
B.- DEBILIDADES (86-88)
• Todavía es deficiente la conciencia en
algunos agentes sobre la necesidad de
tener una formación no tan sólo básica
sino también permanente, incluyendo la
dimensión espiritual que conduce al
compromiso.
• En lo material y en lo humano, en
ocasiones las infraestructuras no son
suficientes para el óptimo desempeño,
causando un deterioro en los procesos
catequéticos.
• Escasa perseverancia que se tiene
después de que los niños reciben la
primera
comunión
en
nuestras
comunidades parroquiales.
2.2.- LA PASTORAL LITÚRGICA
“Una y otra vez hay que recordar que “la
Liturgia es la cumbre a la cual tiende la
actividad de la Iglesia y al mismo
tiempo la fuente de donde mana toda su
fuerza. Pues los trabajos apostólicos se
ordenan a que, una vez hechos hijos de
Dios por la fe y el bautismo, todos se
reúnan para alabar a Dios en medio de
la Iglesia, participen en el sacrificio y
coman la cena del Señor” (SC, n. 10).
Esta es la convicción que debe
alimentar
la
vida
de
nuestras
comunidades” (ROBLES ORTEGA José
Francisco, Cardenal, CAMINO, VERDAD
Y VIDA, Exhortación Pastoral, p. 11).
A.- FORTALEZAS (89-91)
•
•
•
Esta dimensión cuenta con una estructura
sólida. Es sobresaliente la formación
permanente para todo tipo de agentes
litúrgicos, atendiendo los lineamientos de
los diferentes libros litúrgicos así como las
indicaciones
pastorales
de
nuestro
Arzobispo.
En los agentes hay un especial interés,
una buena disposición y un gran empeño
en participar, lo cual denota una excelente
organización así como un aumento en la
calidad de los servicios que se ofrecen.
Aumento sustancial en la asistencia
consciente de los fieles cristianos a la
celebración eucarística en nuestras
comunidades, así como en otros oficios
litúrgicos
B.- DEBILIDADES (92-93)
• Se percibe en algunos agentes de una
falta de compromiso por la deficiente
participación en los cursos que ofrece
tanto el Secretariado así como en las
Zonas, Decanatos y Parroquias. Poca
participación en las reuniones propias de
los grupos y equipos de liturgia.
• Se señala en los agentes cualificados así
como en los integrantes de la comunidad
en general que “es deficiente el respeto
por lo sagrado en algunos fieles”.
2.3.- PASTORAL SOCIAL:
“El comportamiento de la persona es
plenamente humano cuando nace del
amor, manifiesta el amor y está
orientado al amor. Sólo el amor
conduce a la perfección personal y
social, y sólo el amor cambia las
sociedades y las orienta hacia la
verdadera paz. Por eso, al proyecto
cristiano para las culturas y las
sociedades humanas se le puede
denominar “civilización del amor”
(ROBLES ORTEGA José Francisco,
Cardenal, CAMINO, VERDAD Y VIDA,
Exhortación Pastoral, p. 42.)
A.- FORTALEZAS (94-99):
•
Tenemos una Iglesia que posee una amplia
gama de riquezas. No existe una comunidad
parroquial que no tenga un interés cristiano de
trabajar y ayudar a los hermanos más
necesitados.
•
Las comunidades han ejercido la creatividad en la
caridad para con las personas de la tercera edad.
•
Se ha generado una serie de materiales que han
sido capitalizados por nuestras comunidades
parroquiales.
•
Ante la contingencia generada por el Huracán
“Alex” nuestra Iglesia de Monterrey en todas sus
comunidades respondió generosamente.
•
Las Parroquias han madurado en el terreno de la
caridad y prueba de ello es el Domingo de la
Caridad.
•
Los grupos de nuestras parroquias han crecido en
la conciencia social para lo cual ha ayudado el
trabajo desde los Decanatos.
B.- DEBILIDADES (100-103)
• Todavía es deficiente el compromiso
con
las
acciones
pastorales
implementadas así como es insuficiente
la disponibilidad en los agentes de
pastoral.
• Existen muchos ámbitos por madurar para
que así no se quede esta dimensión
pastoral en el solo campo de la
asistencia social.
• Falta acrecentar la relación de esta
pastoral con el área litúrgica y catequética.
Falta incluir la formación de la Doctrina
Social Cristiana en nuestras comunidades.
• Es necesario que se mejore el apoyo de
los párrocos.
2.4.- PASTORAL FAMILIAR
“Además, la pastoral familiar debe profundizar en
la realidad de la familia en su conjunto. Es
decir, que partiendo de la “familia idealmente
constituida” asuma la realidad familiar con sus
dificultades: familias bien constituidas, pero
también uniones temporales, abandono
familiar, madres solteras, problemas de
violencia
física
y
sexual,
dificultades
económicas, trabajo, vivienda, migración,
desintegración, la carestía de la vida, las
condiciones de promiscuidad en la vivienda, la
falta de espacios de sana diversión, el
deterioro de la salud, las dificultades para el
estudio de los jóvenes, etc.” (ROBLES
ORTEGA José Francisco, Cardenal, CAMINO,
VERDAD Y VIDA, Exhortación Pastoral, pp. 2021).
A.-
FORTALEZAS (104-109)
•
Se cuenta con un número mayor de estructuras
parroquiales,
así
como
agrupaciones,
organismos y movimientos familiares y
matrimoniales que ofrecen acompañamiento
cristiano pre-sacramental a los novios.
El sector familia ha tenido una especial atención
a la invitación diocesana de los procesos
propios de la Misión Continental.
El apoyo sacerdotal ha sido valioso para los
quehaceres a favor de la familia en la diócesis y
en los decanatos.
Existe una continua búsqueda de establecer
coordinación de acciones con las otras
dimensiones de la pastoral diocesana.
Hoy se cuenta con planes de formación en las
parroquias para los grupos de familia.
Se ha trabajado intensamente y de forma
sostenida en la defensa de la vida.
•
•
•
•
•
B.- DEBILIDADES (110-111)
• Todavía falta en las parroquias que
se genere en los diferentes grupos
del
sector familia
un mayor
compromiso,
una
mejor
disponibilidad,
una
adecuada
comunicación,
una
consecuente
unidad y una competente formación.
• Disparidad existente en los criterios y
en los contenidos de las pláticas
prematrimoniales en las diferentes
comunidades.
2.5.- PASTORAL JUVENIL
“La pastoral juvenil debe basarse, sobre
todo, en el acompañamiento personal
del joven, en la dirección espiritual, en
el trabajo con grupos homogéneos,
diferenciados por edades, adaptados a
las circunstancias en las que vive. El
trabajo pastoral con los jóvenes es,
más bien, acercamiento pastoral a cada
joven, guía, motivación y formación lo
más personalizadas posible” (ROBLES
ORTEGA José Francisco, Cardenal,
CAMINO, VERDAD Y VIDA, Exhortación
Pastoral, p. 29).
A.- FORTALEZAS (112-114)
•
Existe un crecimiento tanto en la cantidad de los
grupos juveniles como en el número de
integrantes que los conforman. Hoy se percibe
una amplia riqueza en la calidad de los agentes
ya que se cuenta con jóvenes talentosos, con
liderazgos naturales así como con multiplicidad de
carismas.
•
Hacia el interior de las parroquias se ha
conseguido la integración adecuada del trabajo
pastoral en sus grupos juveniles ayudado por los
decanatos.
•
Excelente apoyo de los presbíteros en unidad con
las estructuras de matrimonios formadores que
les dan acompañamiento a los grupos juveniles.
Para esta labor han sido de inmensa ayuda los
materiales subsidiarios y actividades que ha
ofrecido el Departamento de la Pastoral Juvenil.
B.-
DEBILIDADES (115-117)
•
Todavía falta implementar estructuras que
acojan y atiendan a los jóvenes en sus distintas
etapas y procesos, ya que la mezcla de
generaciones y de situaciones produce
inestabilidad. Habría que pensar en los distintos
segmentos
generacionales:
adolescentes,
jóvenes y profesionistas, así como estructuras
situacionales: chavos banda, trabajadores,
estudiantes,
enfermos
misioneros,
de
comunidades rurales…
Resulta contrastante la desproporción entre los
jóvenes que se incorporan a la pastoral juvenil
de nuestras comunidades en referencia al
número de jóvenes que forman la población real
de nuestras parroquias.
Se tiene que trabajar el compromiso con Cristo,
para que no se quede la labor de este
Departamento en eventos para socializar o
solamente para favorecer la sensibilidad.
•
•
2.6.- PASTORAL VOCACIONAL
“No hay que olvidar que la pastoral
vocacional sólo puede apoyarse en
el cultivo de una vida espiritual
sólida, de compromiso personal
con Cristo y con la Iglesia, entre
los jóvenes. El testimonio de vida y
el cultivo espiritual acompañados
de la oración de la Iglesia son
medios indispensables” (ROBLES
ORTEGA José Francisco, Cardenal,
CAMINO,
VERDAD
Y
VIDA,
Exhortación Pastoral, p. 32).
A.- FORTALEZAS (118-120)
• Se
han
fortalecido
los
equipos
vocacionales tanto a nivel parroquia como
a nivel decanato.
• Las parroquias que ya poseen el equipo
parroquial
vocacional
poseen
una
organización de actividades para favorecer
la conciencia vocacional en los feligreses,
aunando su esfuerzo al quehacer de
comunión de las otras dimensiones de la
pastoral en la propia parroquia.
• se han generado una gran cantidad de
recursos pastorales, espirituales así como
materiales de formación.
B.- DEBILIDADES (121-122)
• Muchos bautizados, incluido el agente de
pastoral, no son conscientes de que la
vocación específica en el cristiano es una
dimensión pastoral y de que en un
bautizado la vocación y el estado de vida
en la etapa adulta no es solamente el
resultado de una decisión humana sino un
llamado de parte de Dios para colaborar
en la propia historia de la salvación.
• Es necesario que tanto las parroquias
como los decanatos sigan trabajando para
que
se
consoliden
los
equipos
vocacionales en estos dos niveles, y que
se siga despertando en todos los agentes
el interés por participar en ellos.
2.7.- NUCLEOS PROBLEMATICOS PASTORALES
(123-135)
•
LA PASTORAL CATEQUETICA: Se carece de
criterios de formación para los catequistas y no
está definido un trabajo apostólico para ellos en
las parroquias.
•
LA PASTORAL LITÚRGICA: El principal riesgo se
ubica en la actitud rutinaria de los agentes de esta
pastoral que daña el desarrollo del rito de la
liturgia en la celebración de los sacramentos
afectando la santidad de las personas, y sobre
todo que no se proyecta en su dimensión social y
caritativa de tal manera que la celebración
litúrgica los pudiera llevar a un encuentro con
Jesús.
•
LA PASTORAL SOCIAL:
Es necesario que se
ofrezcan materiales por los que se puedan
difundir los contenidos de la Doctrina Social
Cristiana a los jóvenes y a todos los sectores del
Pueblo Santo de Dios.
•
•
LA PASTORAL FAMILIAR:
Urge
que
todo agente de pastoral ubique la amplia
riqueza que posee esta dimensión de la
pastoral y que no se quede ésta en tan
sólo pláticas pre-matrimoniales, aparte de
que éstas necesitan unificarse en su
contenido de evangelización. Así mismo,
se debe seguir trabajando en la formación
en los valores al interior de las familias
para revertir el espectro de criminalidad en
el que vive nuestra sociedad.
LA
PASTORAL
JUVENIL:
La
evangelización no ha sido suficiente y ha
sido deficiente la espiritualidad que se le
ofrece al joven, por lo que los modelos
consumistas provocan la pérdida de su
identidad. Se necesitan procesos de
crecimiento integral en los que se incluya
la Doctrina Social de la Iglesia.
•
•
•
LA PASTORAL VOCACIONAL: La vida religiosa y
sacerdotal todavía no han sido asimiladas en su
atractivo de parte de los jóvenes. En algunas
comunidades
existe
resistencia
por
"vocacionalizar" a la Parroquia, a causa de la
escasez tanto de recursos económicos como de
agentes de pastoral que quieran participar en esta
acción vocacional de la Iglesia.
LA PASTORAL DE LA COMUNICACIÓN: Se
precisa encontrar la forma en que se venzan las
resistencias y así puedan ser aprovechadas las
técnicas de la informática a favor de la
Evangelización a través de los cursos que el
Departamento de Sistemas ofrece a nuestra
Iglesia Diocesana.
LA PASTORAL EDUCATIVA: En coordinación con
el Departamento de Catequesis deben garantizar
y supervisar la formación católica de parte de las
personas que se dedican a impartir contenidos de
religión cristiana en los Colegios Católicos.
•
•
•
LA
PASTORAL
PENITENCIARIA:
Falta
encontrar los mecanismos adecuados para así
favorecer la inserción a la sociedad de las
personas que han sido liberados en orden a que
continúen su proceso de readaptación al interior
de la sociedad.
LA PASTORAL LAICAL: Existe una autonomía
que afecta la pastoral de conjunto por parte del
laicado organizado en los movimientos,
organismos y agrupaciones laicales en
referencia a la realidad y proyectos pastorales
diocesanos y parroquiales.
LA PASTORAL PRESBITERAL: Es necesario
evaluar y darle continuidad al Programa de
Formación Permanente del Clero. Se precisa
garantizar que todos los presbíteros tengan
asimilados los Documentos de Aparecida y de la
Misión Continental.
•
•
LA PASTORAL PARROQUIAL: Se precisa
favorecer en las parroquias los espacios para
formar en los valores ofreciendo un necesario
aporte al trabajo preventivo contra la criminalidad.
También existen dificultades para conseguir una
buena relación entre los párrocos y los
movimientos laicales que se acercan a las
parroquias.
LA PASTORAL EN SU ORGANICIDAD: Falta de
integración por parte de los tres sectores del
Pueblo de Dios: Laicos, Consagrados y Ministros
Ordenados. Especialmente al Ministro Ordenado
le falta valorar el trabajo de los laicos y de los
Miembros de la Vida consagrada; así mismo es
necesario que el Miembro de la Vida Consagrada
valore también el quehacer pastoral del ministro
ordenado y de los laicos.
Descargar

Diapositiva 1