Claras, tan azules…, las
noches de estío
aparecen las estrellas, todos
los astros en el cielo
tu corazón y el mío en el aire
dibujas
el éter, la curva de tus labios
la rosa, perfila lenta tu faz
cansada.
Te espero y confluyo
mis pensamientos
confuso el altar de mi
interior
anhela la paz serena
con la que iluminas
todo
mi verbo es gracia en ti,
mis adjetivos
Te investigo cansada,
cansada de todos,
cansada de mí
te anhelo despierta,
olor a escuela de
otoño,
aroma a madera de
escritura y reniegas…
e ignoras en el
trabajo, niña, te
apoyo.
Tan azul, tan verde, el
sol alumbra tu tierra
lejana
y me dices que no
calienta el sol, tu
invierno
que no hay pedagogía
que ofrezca rápido tu
aliento
que no hay didáctica
que me muestre tu
pensamiento.
Francisco, verano de 2007
(música: “Tan azul” Ana Belén)
Descargar

Diapositiva 1