Los chistes:
Situaciones de
enunciación
especiales.
¿Por qué crees
que los
chistes te causan
risa?
Nuestro mundo está pautado por
reglas sociales que hacen que nos
movamos dentro de ciertos
límites...
… por ejemplo
tú sabes que
tus
dichos
deben
adecuarse
a
algunas
situaciones de
enunciación si
nos
quieres
herir
sensibilidades.
Observa la siguiente
situación y fíjate en lo
inusual que es
“¡Anímese! Verá cómo
en un par de años nos
reímos de este
asunto”.
Análisis de los
elementos de la
situación de
enunciación del chiste:
• Emisor:
En su condición de sacerdote no puede
hacer bromas en una situación delicada.
Análisis de los
elementos de la
situación de
enunciación del chiste:
• Destinatario:
El emisor no adecua su mensaje a las
características de la destinataria: una
persona herida por la reciente muerte de
un ser querido.
Análisis de los
elementos de la
situación de
enunciación del chiste:
• Propósito:
El propósito del emisor de hacer sentir
bien a la destinataria no resulta, pues el
emisor no proyectó las consecuencias de
su mensaje.
Análisis de los
elementos de la
situación de
enunciación del chiste:
• Contenido del mensaje:
En general, no es pertinente a la situación, :
no se utilizan las palabras adecuadas para
el momento.
A propósito
los chistes crean situaciones
donde sus elementos no son
adecuados. Nos parecen
absurdas porque no se
conectan con las reglas
sociales que conocemos, por
eso gatillan risa.
Pero no sólo en los chistes se
producen situaciones con
elementos poco adecuados, en
la realidad ocurren a menudo.
Actividad:
Busca en internet un
chiste y pégalo en un
archivo
word.
Analiza
cada uno de los elementos
de
esa
situación
y
menciona en qué fallan,
tal como se hizo en el
ejemplo recién descrito.
Envía tu trabajo al correo
electrónico:
[email protected]
Volver al blog
Descargar

Los chistes: Situaciones de enunciación especiales. ¿Por qué crees