IREMOS APRENDIENDO A SER
LA UNIDA CIUDAD DE DIOS,
CIUDAD DE LOS HUMANOS.
EL VINO DE SUS VENAS NOS
PROVOCA.
EL PAN QUE ELLOS NO TIENEN
NOS CONVOCA A SER CONTIGO
EL PAN DE CADA DIA.
SOR MARIA VICENTA
Descargar

Diapositiva 1