Presentación:
ARCIA
Marzo de 2003
Érase una vez la noche de un buen día
en que por contraseñas se daban mazos,
mas por tal motivo se armó una algarabía
que casi y por poco termina en porrazos.
Ante tanto barullo y descontento
y para aliviar la tensión que había allí,
quiso acabar con este cuento
un tal Mario desde Madrid.
Dirigiose a la Administradora
de aquel salón en cuestión,
y a la que llamaron dictadora
le creó esta bonita canción.
Te voy a dar un martilloooo
de los que usa el herreroooo,
con el mango de maderaaaa
y la cabeza de hierroooo.
Allá en el salón de Paty
allá donde charlabaaaaa,
había uno de Soria
que cabreado clamabaaaa.
Me vais a dar un martillooo,
no me seais dictadoras,
y lo quiero amarilloooo,
que estas jefas tienen bolaaaaaas.
Descargar

Diapositiva 1