Ceuta, Melilla. De actualidad no por sus
“encantos turísticos”, sino por haberse
convertido en al frontera sur de Europa. Una
frontera al otro lado de la cual miles de
PERSONAS esperan lograr su sueño, tener
un futuro... a costa incluso de su propia
VIDA.
Los últimos acontecimientos ocurridos,
los últimos sueños truncados en las
alambradas,
en
el
desierto
de
Marruecos,
las
muertes,
las
deportaciones, el abandono... han hecho
ver que todo eso es una realidad que
existe... ya que aunque ya la tele, la
radio o el periódico no lo cuenten, sigue
ocurriendo cada día.
Por eso importa saber qué está pasando de
verdad, más allá de lo que nos contaban los
medios de comunicación , cómo, por qué,... y
tantas otras preguntas que no se quieren
responder. Y por eso, importa seguir preguntando.
Importa
que
cada
cual
asuma
sus
responsabilidades y éstas se lleven hasta sus
últimas consecuencias. Importa que se conozca que
hay PERSONAS que han muerto... y siguen
muriendo, y que muchas otras acaban con grandes
heridas en su cuerpo... y en su dignidad.
Importa que se sepa que no son hechos aislados.
Importa que se sepa que la violación de derechos
humanos se está dando cada día de forma
sistemática y con total impunidad aquí cerca, que
no hay que irse hasta los países del Tercer
Mundo, en vías de desarrollo o como queramos
llamarlos. Importa que se sepa que hay personas a
las que se está tratando como animales, sin
importar (eso no les importa) que sean hombres,
mujeres o niños/as. Y en todos esos casos,
actuando al margen de la ley.
Importa saber qué pasa con el dinero (nuestro
dinero) que Europa da a Marruecos para que
“controle” la entrada de inmigrantes.
Y sobre todo, importa tener los ojos y los oídos
abiertos. Importa que nuestra “memoria a corto
plazo” se convierta en “memoria permanente” e
inquieta. Importa que no permitamos que nada ni
nadie nos diga lo que tenemos que pensar y lo que
no. Importa que tengamos valor. Valor para
gritar, para construir escaleras de denuncia y de
esperanza que logren traspasar la alambrada de la
intolerancia.