• El concepto teológico, filosófico y antropológico
Dios hace referencia a una suprema deidad
adorada por algunas religiones. Su
conceptualización ha sido tema de debate en
casi todas las civilizaciones humanas.
• Destino: es la supuesta fuerza sobrenatural que
guía las vidas de los hombres de forma
necesaria y, a menudo, fatal. En la cultura
occidental la mayoría de las religiones han
creído en formas de destino, especialmente
relacionada con la predestinación.
• El deísmo es la postura que se basa en la
creencia filosófica en un dios, ser supremo, o
principio establecida por la razón y la evidencia,
sin aceptar la información adicional
supuestamente revelada, tanto la contenida en
determinados libros, como la Biblia o el Corán,
como la recibida a través de determinadas
personas.
• El término ateísmo se puede referir a dos
actitudes distintas: la indiferencia por la
existencia de las divinidades o sus preceptos, y la
no creencia en la posibilidad o en la realidad de
su existencia.
• El ateísmo no se usa para designar a quien no
cree en un dios particular pero sí en alguna
fuerza sobrenatural o principio generador.
• En el mundo existen cientos de creencias
religiosas diferentes, y cada una de ellas dice
tener la razón y dice adorar al Dios o Dioses
verdaderos, y cada una tiene creyentes que la
siguen con tanta fe como los creyentes de las
otras religiones. Pero, ¿Cuál de estas religiones
es la acertada?, ¿Cuál es la que adora a la
divinidad correcta?, o ¿Es posible que todas las
religiones estén mal y no exista ningún DIOS?
• Desde el principio de los tiempos los seres
humanos siempre han creído en la existencia de
uno o varios seres divinos. Este ser, es un ser
supremo omnipotente, omnipresente y
omnisciente. Es el creador, juez, y protector del
universo y de la humanidad.
• Pero a partir, aproximadamente, de la edad
moderna, en algunas religiones surgió la duda de
que si este ser divino existía de verdad o no.
La existencia de dios plantea muchas
preguntas filosóficas, y estas pregunta no
se pueden responder científicamente ya que
nadie puede demostrar si dios existe o no,
es algo en lo que se cree o en lo que no se
cree, ya que es depende de cada uno en
creer en lo que te dicen o en lo que ves.
• Yo elegido este tema
porque me interesa
bastante, desde hace
bastantes años me e
preguntado que si dios
existe y la verdad creo
que no existe pero no lo
tengo muy claro.
• No creo que un DIOS
supremo creara a todos
los seres vivos, los
planetas, las
constelaciones, y un
largo etc.
• Además la idea de que ese
mismo DIOS también sea
el protector de los seres
humanos es imposible
porque si no, no habría
guerras, enfermedades,
accidentes…
• Y tampoco puede ser el
juez del destino de los
seres humanos ya que yo
creo que cada uno es el
dueño y juez de su propio
destino porque cada
acción que haces o dejas
de hacer cada cosa tu
puedes elegir hacerlo o no
y nadie decide por ti.
• Y se supone que DIOS hizo a los seres humanos
a su imagen y semejanza, entonces, todos
tendrían que ser bondadosos ya que DIOS
representa eso mismo, pero no es así, porque
hay gente con intenciones malas o perversas
como robar o asesinar a alguien.
• Por eso creo que es como si cada ser humano
fuera DIOS de si mismo, porque cada uno vive en
una verdadera realidad, en su realidad, que es
independiente de la realidad de las demás
personas, porque cada uno es el juez de su
realidad.
• Pero luego esta la parte del azar, porque la
suerte nadie la controla, porque aunque tu
mismo seas el dueño de tu destino y de tu
realidad hay cosas que no se pueden controlar
como, por ejemplo, que te toque la lotería o
saberte un tema de lengua sin haberlo ni siquiera
leído, o llevarte bien con gente que no quiere ni
verte.
• Esto hace pensar en la posibilidad de que la
suerte sea el destino, elegido por DIOS para tu
realidad.
• Como destino me refiero al fututo que a elegido
DIOS para tu futuro ya que el es el juez de los
seres humanos.
• No se puede demostrar si DIOS existe o no, pero
mi opinión es que no existe porque nada puede
controlar lo que hacemos ya que en cada
momento podemos cambiar nuestra propia
realidad.
Descargar

Diapositiva 1