Tercer Hito de Schoenstatt : 31 de Mayo de 1949
“EN LA FUERZA DIVINA”
Bellavista, Chile 1949
El Padre Fundador deseaba que Schoenstatt fuese aprobado
oficialmente por la Iglesia. Y en febrero de 1949 se lleva a cabo la
Visita Canónica episcopal a las Hermanas de María, por el obispo
auxiliar de Tréveris.
A esta visitación se siguieron algunas observaciones del visitador,
a las que el Padre Jose Kentenich respondió ampliamente en una
carta a los obispos alemanes, en la así llamada “epístola perlonga”
( larguísima carta).
La primera parte de esta carta la envía desde el Santuario de
Bellavista Chile, el 31 de mayo de 1949, en este mismo tiempo el
Padre Jose Kentenich hace una proclamación de una cruzada por el
pensar, amar y vivir orgánicos y el 5 de junio (fiesta de Pentecostés
de ese año) la coronación de la Madre Tres veces Admirable (MTA)
como reina de la cruzada recién proclamada.
Esta cruzada tiene particularmente en vista los destinos de
Occidente.
La misión del 31 de mayo implica que desde el santuario de Bellavista
Chile y todos los santuarios filiales, surja una Contracorriente , que vaya
en ayuda del santuario original de Schöenstatt para que pueda derribar el
“ muro del pensar mecanicista “ y María se muestre en el como la gran
vencedora de las herejías antropológicas de nuestro tiempo.
Es por esto que la realización de la misión del 31 de mayo exige
también la formación y fortalecimiento de la “ INTERNACIONAL
SCHOENSTATTIANA”, nacida en el campo de concentración de
Dachau.
La franqueza y claridad del P. Kentenich en su respuesta no fueron bien
comprendidas. Sin tenerse reparos respecto a la ortodoxia en la doctrina,
el Santo Oficio decidió su separación de la Familia, sin desmedro para la
aprobación de su Obra.
En semana Santa de 1951 se inicia la Visita Apostólica a Schoenstatt,
encargada por el Santo Oficio. Y en agosto de este mismo año se
comunica al P. Kentenich la destitución de su cargo como director
general de las Hermanas de María.
En Octubre, debe abandonar Schoenstatt…
El 17 de Enero de 1952, el Padre viaja a Argentina y bendice allí, el
20 de enero, el santuario de Florencio Varela.
En junio de ese mismo año parte al destierro
en Milwaukee ( USA) donde, durante 14
años, tuvo que sufrir la soledad y la cruz de
la obediencia.
Había luchado por la libertad necesaria dentro de la Iglesia y tuvo el
valor de exponer sus ideas, pero se lo sometió a prueba
Obedeció fielmente y supo esperar (en Milwaukee) 14 años,
sabiendo que la misma Madre Iglesia que lo crucificaba, también lo
bajaría de la cruz.
“Espíritu Santo eres el alma de mi alma.
Te adoro humildemente, guíame, consuélame.
Y en cuanto corresponde al plan del eterno Padre Dios
Revélame tus deseos.
“Dame a conocer, lo que el amor eterno desea de mi.
Dame a conocer lo que debo realizar.
Dame a conocer lo que debo sufrir.
Dame a conocer lo que silencioso, con modestia y en
Oración debo aceptar, cargar y soportar.
Si, Espíritu Santo,
Dame a conocer tu voluntad y la voluntad del Padre.
Pues toda mi vida no quiere ser otra cosa, que un
continuado y perpetuo si a los deseos y al querer del
eterno Padre Dios.
AMEN.
“Oración del Espíritu Santo” , esta oración la rezo el Padre
Kentenich el día de Pentecostés de 1965 en la Iglesia de San Miguel
( Milwaukee) antes de la homilía.
Descargar

Slide 1