He experimentado constantemente en mi vida
la presencia amorosa y eficaz
de la Madre del Señor;
María me acompaña cada día en el cumplimiento
de la misión de ser el Sucesor de Pedro...
Esto es para Ti
que hoy estás
desilusionado...
Para ti
que ya no tienes
esperanza...
Para ti
que estás acostumbrado
a una vida gris...
Para ti
que ya no crees conseguir
nada nuevo...
Para ti
que has olvidado
la capacidad
de maravillarte...
Para ti
que has perdido
la confianza
de llamar a Dios
“Papá”...
Para ti
que sufres...
Para ti
a quien la vida
parece haberle
negado mucho...
Hoy quiero decirte...
¡ Levántate !
Porque Cristo te ama!!!
¡ Levántate !
Porque quiere
que seas solidario.
¡ Levántate !
Y tu voz
podrá dar gracias
para siempre...
Recuerda siempre
que el trabajo más importante
no es el de la transformación
del mundo,
sino el de la transformación
de nosotros mismos.
Que sólo en el silencio
el hombre logra escuchar en lo íntimo
de la conciencia la voz de Dios,
que verdaderamente le hace libre.
Que un joven
sin alegría
y sin esperanza
no es un joven
auténtico,
sino un hombre
envejecido
antes de tiempo.
Que sólo quien,
en nombre del amor,
sabe ser exigente
consigo mismo,
puede exigir amor
a los demás.
Pues es amando a los demás que descubriréis
el sentido de la vida.
Que sólo el amor
construye,
sólo el amor
acerca,
sólo el amor
logra el amor
de los hombres
en su diversidad.
El hombre suele
penetrar con frecuencia
en el sendero oscuro
de la vida,
pero de repente
las tinieblas
se deshacen
ante el esplendor de
la Palabra de Dios.
En verdad os digo...
todas las cosas,
todos los acontecimientos,
para quien sabe leerlos
con profundidad,
encierran un mensaje
que, en definitiva,
remiten a Dios.
Nunca te olvides que...
"No hay paz sin justicia,
no hay justicia sin perdón".
Y que Cristo está
muy cerca de todos
los que sufren.
La paz
exige cuatro
condiciones
esenciales:
Verdad,
justicia,
amor y libertad
Sin la esperanza se apaga el entusiasmo,
decae la creatividad y mengua la aspiración
hacia los más altos valores.
Sean dichosos
todos aquellos que,
día a día,
con generosidad
inagotable acogen
tu invitación,
oh Madre,
a realizar
lo que dice
tu Jesús...
Amén
Y que la felicidad la alcancen
Aunque sea desde el sacrificio...
«Os he buscado tantas veces...
Ahora vosotros habéis venido a mí.
Y yo os lo agradezco».
SS. Juan Pablo II
Viernes 1º de Abril de 2005
Ciudad del Vaticano,
2 de abril, 2005
El Papa Juan Pablo II
falleció este sábado
a los 84 años,
tras una larga enfermedad
que ensombreció el final
de sus casi 27 años
de pontificado.
El jefe de la Iglesia
Católica, primer Papa
eslavo de la Historia,
que con su carisma marcó
más de un cuarto
de siglo,
murió en su habitación
del palacio apostólico a
las 21:37 horas, tiempo
de Roma, anunció el
portavoz del Vaticano,
Joaquín Navarro Valls....
Juan Pablo II
1920-2005
El mundo
ya te proclama
como Juan Pablo II
“El Grande”
Gracias,
Juan Pablo II,
por tu entrega,
por tu cariño,
por tu aliento
y por tu ejemplo.
¡Hasta siempre querido
Juan Pablo II!
Descargar

Diapositiva 1