Las cartas llamadas
“católicas”
Lic. Claudia Mendoza /// 2013
Además de la colección de cartas
“paulinas”, en el canon del Nuevo
Testamento se encuentra un segundo
¿grupo? ¿de cartas?, designadas por
el nombre de sus (supuestos) autores:
Santiago, Pedro, Juan y Judas
No aparecieron simultáneamente
–como las del “corpus paulinum”–
sino que cada una
tuvo su propio itinerario
hasta llegar a ser incluida en el canon
Por lo que sabemos, parece que el
primero en mencionar las siete cartas
y llamarlas “católicas”
fue Eusebio de Cesarea
Al referir
los datos que posee
acerca de Santiago
el hermano de Jesús,
finaliza diciendo…
II 23 24 “Todo esto es lo que se cuenta
acerca de Jacobo, de quien se dice
ser la primera de las epístolas
llamadas católicas.
II 23 25
Sin embargo, hay que tener en
cuenta que se la considera como
no auténtica, porque, entre los
antiguos, no hubo muchos
que la mencionaran…
[II 23 25] ni esta carta ni la llamada
carta de Judas, la cual se encuentra
también entre las cartas que
reciben el nombre de católicas.
Sin embargo sabemos que estas
dos cartas se leen públicamente
en las Iglesias lo mismo
que las otras”
Hacia el año 360, el canon 59
del
Concilio
de Laodicea…
… enumera estas cartas,
agrupándolas a todas
bajo el título común de
e)pistolai\ kaqolikai
(“epistolai katholikai”)
El nombre de “católicas”
parece significar aquí
el carácter relativamente
“universal”, “general”
del contenido de las mismas
Es decir, el hecho de no tener
como destinatarios a una
comunidad determinada, específica,
sino a un grupo genérico,
indeterminado de cristianos
Pero en realidad, si se entiende
la denominación de “católicas”
de esta manera, sólo le cabría esta
designación a Santiago, Judas y 2 Pedro
–ya que sus presuntos destinatarios
son claramente colectivos–
…ya que 1 Pedro, 2 y 3 Juan
tienen indicaciones
de destinatarios
bastante determinadas
Y 1 Juan, aunque no tiene
destinatario alguno,
muestra estar escrita
a causa de una problemática
muy concreta de su comunidad
En una primera impresión
parecen estar
doctrinalmente enfrentadas
al “corpus paulinum”
O al menos, proceder
de una atmósfera
en la que ciertas formas
de “paulinismo”
estarían generando inconvenientes
pastorales y/o doctrinales
De hecho parecen estar atribuidas a
“los notables”
de la Iglesia de Jerusalén,
mencionados en Gálatas 2,9
a propósito del primer gran conflicto
con Pablo y su entorno
Gálatas 2,9
“...y reconociendo la gracia que me
había sido concedida, Santiago, Cefas
y Juan, que eran considerados como
columnas, nos tendieron la mano en
señal de comunión a mí y a Bernabé:
nosotros nos iríamos a los gentiles
y ellos a los circuncisos...”
¿Por qué razón?
¿Se estarían enfrentando
a un “paulinismo” degenerado
o mal entendido…
–marcado por un fuerte
“antinomismo”–
… que podía llevar a la conclusión
de que hay que
desentenderse del “mundo”,
que no son salvíficamente
relevantes las “buenas obras”?
Si bien en Pablo no hay divorcio
entre fe y vida, no hay disociación
entre el don del evangelio
y sus exigencias, está atestiguado
que no han faltado quiénes
interpretaron así su enseñanza…
… sobre todo cuando el “corpus
paulinum” ya estaba configurado
y se comenzaba a difundir
–haciéndose accesible a muchos–
y a citar como “Escritura”
–así claramente lo atestigua 2 Pedro–
Con ello comenzaban también
las distorsiones, las interpretaciones
erradas y parciales
de la enseñanza paulina
Ver 2 Pedro 3,15-16
2 Pedro 3,15-16
3,15
La paciencia de nuestro Señor juzgadla como
salvación, como os lo escribió también Pablo,
nuestro querido hermano,
según la sabiduría que le fue otorgada.
3,16 Lo escribe también en todas las cartas cuando
habla en ellas de esto. Aunque hay en ellas
cosas difíciles de entender, que los ignorantes y
los débiles interpretan torcidamente
–como también las demás Escrituras–
para su propia perdición.
Además, en el siglo II comienza
a sentirse con gran poder
la influencia del gnosticismo,
con su rechazo de lo temporal,
a desentenderse de esta vida
Quienes reducen la fe a una gnosis,
a una “ciencia” que hay que conocer
y no a una forma de vivir,
pueden fácilmente tergiversar
la enseñanza paulina sobre la fe
El lugar que ocupan en el canon
y en los manuscritos
es diferente
en oriente y occidente
Mientras que en Oriente
las cartas católicas
figuraban preferentemente
antes que las de Pablo,
a continuación de Hechos…
–¿como el testimonio
de los que fueron
los primeros apóstoles y miembros
de la comunidad primitiva?–
…la Iglesia latina
–la Vulgata–
coloca las cartas “católicas”
al final del canon,
inmediatamente antes del Apocalipsis
Tampoco ha sido siempre
la misma disposición
de las diferentes epístolas
dentro del “grupo”
El orden actual de la Vulgata
–Santiago, Pedro, Juan, Judas–
viene de la costumbre del siglo IV
de las iglesias de Oriente
Pero en tiempos más antiguos,
las iglesias de Oriente ordenaban
estos textos más bien por el orden
de precedencia de los autores:
Pedro, Juan, Santiago y Judas
La llamada
“Carta de Santiago”
Se trata de una obra muy particular
porque prácticamente se compone
con exclusividad de exhortaciones
religiosas y morales
–¡hay 119 imperativos en el texto!–
más o menos enlazadas entre sí…
…sin desarrollar argumentos
–al menos aparentemente–
y sin que haya un movimiento de ideas
que se vayan desenvolviendo
ordenadamente
Esquema de presentación

Remitente y (presuntos) destinatarios
¿Qué Santiago? ¿Es pseudoepigráfica?





¿Un escrito cristiano?
Forma literaria y características estilísticas
Temas principales: Fe-obras // Pobres-Ricos
Fecha y lugar de composición
Conocimiento y difusión
¿Qué Santiago?
VIa,kwboj
1,1 Santiago
qeou/ kai. kuri,ou VIhsou/
de Dios y del Señor
Cristou/ dou/loj
Jesus Cristo
tai/j dw,deka fulai/j
siervo,
tai/j evn th/| diaspora/|
a las doce tribus
cai,rein
las en la diáspora
saluda
El mero nombre del autor
no aporta mucha luz sobre su persona,
ya que se trata de un nombre muy
común en el judaísmo
de todos los tiempos
Sin embargo, dado que la sola
mención de su nombre
–sin evocar mayores precisiones o
“títulos eclesiásticos” de la índole
que sea– es suficiente para darle
autoridad al escrito…
…habrá que pensar
en un personaje muy importante
de la Iglesia primitiva
de nombre Santiago que no necesite
invocar cargos o títulos algunos
para imponer su autoridad
En el Nuevo Testamento
aparecen al menos
cinco personajes importantes
de nombre “Santiago” (Jacob)
-1Dos figuran siempre
en la lista de los “doce”
–ver Marcos 3,16-19 //
y Hechos 1,13–
Hechos 12,1-2
Santiago, el hijo
de Zebedeo
muerto mártir
entorno al 42 d.C.
–cf. Hechos 12,2–
1Por
aquel tiempo
el rey Herodes echó
mano a algunos
de la Iglesia para
maltratarlos.
2Hizo morir por la
espada a Santiago,
el hermano de Juan.
Santiago,
el hijo de Alfeo
del que sólo
se conoce el nombre
- 2Se mencionan
a otros dos “Santiagos”,
de los que también
sólo se conoce el nombre
Santiago “el menor”
hijo de una tal “María”
que –según Marcos–
aparece entre las mujeres
al pie de la cruz
–ver Marcos 15,40 //; 16,1–
Marcos 15,40
40Había
también unas
mujeres mirando desde
lejos, entre ellas, María
Magdalena, María la
madre de Santiago el
menor y de Joset, y
Salomé, 41que le seguían y
le servían cuando estaba
en Galilea, y otras muchas
que habían subido con él
a Jerusalén.
Ver Mateo 27,56
55Había
allí muchas
mujeres mirando desde
lejos, aquellas que habían
seguido a Jesús desde
Galilea para servirle.
56Entre ellas estaban
María Magdalena
María la madre de
Santiago y de José,
y la madre de los hijos
de Zebedeo.
Santiago
el padre del
apóstol Judas
Hechos 1,13
13Y
cuando llegaron subieron
a la estancia superior, donde
vivían, Pedro, Juan, Santiago
mencionado
y Andrés; Felipe y Tomás;
sólo en
Bartolomé y Mateo; Santiago
Lucas 6,16 y
Hechos 1,13
de Alfeo, Simón el Zelotes y
Judas de Santiago.
- 3-
El otro es el Santiago
“hermano de Jesús”
Marcos 6,1-3
6,1 Salió de allí y vino a su patria,
y sus discípulos le siguen.
6,2 Cuando llegó el sábado se puso a enseñar
en la sinagoga. La multitud, al oírle, quedaba
maravillada, y decía: «¿De dónde le viene esto?
y ¿qué sabiduría es ésta que le ha sido dada?
¿Y esos milagros hechos por sus manos?
6,3 ¿No es éste el carpintero, el hijo de María
y hermano de Santiago, Joset, Judas y Simón?
¿Y no están sus hermanas aquí entre nosotros?»
Y se escandalizaban a causa de él”
De todos estos “Santiagos”,
sólo puede ser el Santiago
el hermano del Señor,
ya que “el hijo de Zebedeo”
había muerto mártir hacia
los años 42 o 43 d. C., y de los otros
tres sólo se conoce el nombre
Sólo el “hermano del Señor”
era lo suficientemente conocido
y prestigioso en la Iglesia primitiva
como para que bastara con sólo
invocar su nombre para
dar autoridad a un escrito como este
Este Santiago
–si bien no
fue seguidor
de Jesús
en vida
de éste–
Ver, por ejemplo, Juan 7,1-5
2Pero
se acercaba la fiesta judía
de las Tiendas. 3Y le dijeron sus
hermanos: «Sal de aquí y vete a
Judea, para que también tus
discípulos vean las obras que
haces, 4pues nadie actúa en
secreto cuando quiere ser
conocido. Si haces estas cosas,
muéstrate al mundo». 5Es que ni
siquiera sus hermanos creían en él.
…habría aparecido
en la comunidad
de Jerusalén
tras la muerte
y resurrección
del Señor
Hechos 1,13-14
13Y cuando llegaron subieron
a la estancia superior, donde
vivían, Pedro, Juan, Santiago
y Andrés; Felipe y Tomás;
Bartolomé y Mateo; Santiago
de Alfeo, Simón el Zelotes y
Judas de Santiago. 14Todos
ellos perseveraban en la
oración, con un mismo
espíritu en compañía de algunas
mujeres, de María, la madre de
Jesús, y de sus hermanos.
Es el nombrado por Pablo
entre los testigos oficiales
de la “resurrección”
–y distinguiéndolo de los “Doce”–
1 Corintios 15,3-8
pare,dwka ga.r u`mi/n
evn prw,toij(
o] kai. pare,labon(
o[ti Cristo.j avpe,qanen u`pe.r
tw/n a`martiw/n h`mw/n kata.
ta.j grafa.j
3 Porque
os transmití,
en primer lugar,
lo que a mi vez recibí:
que Cristo murió
por nuestros pecados,
según las Escrituras;
1 Corintios 15,4.5
kai. o[ti evta,fh
kai. o[ti evgh,gertai
th/| h`me,ra| th/| tri,th|
kata. ta.j grafa.j
4 que
fue sepultado
y que resucitó
al tercer día,
según las Escrituras;
5 que se apareció a
kai. o[ti w;fqh Khfa/| ei=ta toi/j
Cefas
dw,deka\
y luego a los Doce;
1 Corintios 15,6
e;peita w;fqh
evpa,nw pentakosi,oij
avdelfoi/j evfa,pax(
evx w-n oi` plei,onej
me,nousin e[wj a;rti( tine.j de.
evkoimh,qhsan\
6 después
se apareció
a más de quinientos
hermanos una vez,
de los cuales la mayor
parte permanecen
hasta ahora
pero algunos se han
dormido
1 Corintios 15,7
e;peita w;fqh VIakw,bw|
ei=ta toi/j avposto,loij pa/sin\
7 Luego
se apareció
a Santiago;
e;scaton de. pa,ntwn
más tarde, a los
w`sperei. tw/|
apóstoles todos
evktrw,mati
w;fqh kavmoi
8Y
último de todos
como el nacido
anormalmente
se apareció
también a mi
En Gálatas 1,18-19 y 2,9
Pablo se refiere a él
como alguien con
un rol de liderazgo
en la Iglesia “madre” de Jerusalén
Gálatas 1,18-20
:Epeita meta. e;th
Luego, de allí a tres
tri,a
años,
avnh/lqon eivj ~Ieroso,luma
subí a Jerusalén
i`storh/sai Khfa/n
para conocer a Cefas
kai. evpe,meina pro.j auvto.n
y permanecí con él
h`me,raj dekape,nte
quince días
Gálatas 1,19
e[teron de. tw/n
A otro de los
avposto,lwn
apóstoles
ouvk ei=don
no vi,
eiv mh. VIa,kwbon
sino a Santiago,
to.n avdelfo.n
el hermano
tou/ kuri,ou
del Señor
En Gálatas 2,9, Pablo menciona a
Santiago, Cefas y Juan
–en ese orden–
como los notables
de la comunidad madre
VApo. de. tw/n dokou,ntwn
ei=nai, ti( o`poi/oi, pote h=san
ouvde,n moi diafe,rei\ pro,swpon
2,6Y
de parte de los
que parecían ser algo
–qué cosa fueron
alguna vez ninguna
Îo`Ð qeo.j avnqrw,pou ouv
diferencia tiene para
lamba,nei& evmoi. ga.r oi`
mí: Dios no recibe el
dokou/ntej ouvde.n prosane,qento(
rostro de los
hombres– a mí pues,
los notables nada me
agregaron…
…y conociendo la
kai. gno,ntej th.n ca,rin
2,9
th.n doqei/sa,n moi(
gracia dada a mi,
VIa,kwboj kai Khfa/j
Santiago, Cefas y
Juan, considerados
kai. VIwa,nnhj( oi`
como columnas,
dokou/ntej stu/loi ei=nai(
nos tendieron la
dexia.j e;dwkan evmoi.
mano a mí y a
kai. Barnaba/| koinwni,aj
Bernabé en señal de
comunión …
Santiago representa una línea
bien definida dentro del cristianismo
primitivo: la de los judeo-cristianos
que siguieron siendo fieles
observantes de la Torá
No negaban el derecho
a la existencia de un cristianismo
de origen pagano…
–no obligado a la circuncisión
ni a cumplir
todos los detalles de la Ley–
…pero no aceptaban
que los judeocristianos
tuvieran que adaptarse
al modelo de existencia cristiana
vivido por los creyentes
provenientes del paganismo
El así llamado “incidente de Antioquía”
muestra a las claras el “lugar teológico”
representado por Santiago
y la autoridad que gozaba
en medios judeo-cristianos
{Ote de. h=lqen
2,11
Khfa/j eivj VAntio,ceian(
vino Cefas a
kata. pro,swpon
Antioquía,
auvtw/| avnte,sthn(o[ti
kategnwsme,noj h=n
Mas, cuando
cara a cara
contra él me opuse,
porque era
condenable
pro. tou/ ga.r evlqei/n tinaj avpo.
2,12 Pues antes que
VIakw,bou
llegaran algunos del
meta. tw/n evqnw/n sunh,sqien\
o[te de. h=lqon( u`pe,stellen kai.
grupo de Santiago,
con los gentiles
comía;
avfw,rizen e`auto,n fobou,menoj tou.j pero una vez que
aquéllos llegaron, se
evk peritomh/jÅ
retrocedía y se
separaba temiendo a
los de circuncisión
kai. sunupekri,qhsan
2,13 Y participaron
auvtw/| Îkai.Ð oi` loipoi.
en su hipocresía
VIoudai/oi( w[ste kai.
Barnaba/j sunaph,cqh
los demás judíos,
de modo que también
Bernabé
auvtw/n
fue arrastrado por
th/| u`pokri,seiÅ
la hipocresía de ellos
Según se infiere por Hechos…
–se lo vuelve a mencionar
como una autoridad
de la Iglesia de Jerusalén
en Hechos 21,18s–
… y según surge
de la tradición de la Iglesia…
…este Santiago
“hermano de Jesús”
gobernó la Iglesia de Jerusalén,
como una especie de “obispo”
La tradición eclesial
sobre Santiago
el “hermano del Señor”
Según cuenta Eusebio de Cesarea,
la comunidad de Jerusalén
se fue rigiendo más a la forma judía,
por sucesión familiar
Por eso no es extraño que
apareciera un pariente de Jesús…
–que no había pertenecido
al grupo de “los doce”–
…al frente de la misma
La extraordinaria importancia
de este “Santiago, hermano del Señor”
se refleja en las noticias de Hegesipo
–ya teñidas de leyenda–
que refiere Eusebio de Cesarea…
…y en la presencia
de esta figura
en numerosos apócrifos
y escritos judeo-cristianos antiguos
Eusebio de Cesarea,
citando especialmente a Hegesipo…
…se refiere extensamente a los
acontecimientos en torno al
martirio de Santiago, arrojado desde el
pináculo del Templo y apaleado hasta morir
en el Libro II c.23 de su “Historia Eclesiástica”
También Eusebio
destaca su fidelidad
como judío observante,
ejemplar,
lo que le valió
el apodo de “justo”
Judeocristianismo “herético”
Dado que su perfil de judeocristiano
riguroso y fiel lo coloca en las antípodas
de Pablo, Santiago –junto con Pedro–
es uno de los personajes preferidos
del judeocristianismo herético
Por ejemplo, aparece en los escritos llamados
“Pseudoclementinos”
Los escritos llamados “Pseudoclementinos”
son una colección de textos de origen sirio,
fechados en general hacia el siglo III d.C.
–atribuidos a Clemente Romano–
que, dentro de un marco novelesco,
presentan el relato de la vida de
Clemente y su familia, su proceso
religioso y sus experiencias como discípulo
de Pedro, a quien habría acompañado en sus
viajes misioneros
La obra ha llegado dos recensiones
distintas:
 Una versión griega, las «Homilías»
(una colección de 20 homilías)
 Una versión latina, las «Recognitiones»
(diez libros; del siglo IV)
Por ejemplo, en las Recognitiones I, 66,2-71
se acentúa la antítesis Santiago - Pablo,
definiendo a este último como “inimicus homo”:
[Tras una brillante predicación de Santiago en el
Templo de Jerusalén una gran cantidad de judíos
está por convertirse. Entonces interviene Pablo]
«Estaban a punto de hacerse bautizar, cuando
un cierto hombre enemigo…
…entró en aquel mismo momento en el Templo
con unos pocos acompañantes
y comenzó a gritar y a decir:
“¿Qué es lo que estáis haciendo, israelitas?
¿Por qué os dejáis atrapar tan fácilmente
¿Por qué os dejáis conducir tan
precipitadamente como hombres bastante
funestos y engañados por un mago?
Mientras él decía todas estas cosas y
Santiago, el obispo, se ponía a refutarlas,
él empezó a sublevar al pueblo para que
se levantara en contra [...]
¿Por qué os cruzáis de brazos?
¡Oh lentos y perezosos! ¿Por qué con
nuestras manos no atacamos a todos esos
y los destrozamos?
... empezó la matanza ... Gritan todos ...
corre mucha sangre ... y entre tanto,
aquel hombre enemigo atacó a Santiago
y lo hizo precipitar desde el escalón
más alto del Templo; y creyendo que
estaba muerto, se abstuvo de seguir
golpeándolo».
Evangelio apócrifo de Tomás, logion 12
“Los discípulos dijeron a Jesús: Sabemos
que te marcharás lejos de nosotros, ¿quién
será el mayor de nosotros?”. Jesús les dijo:
“Desde aquel sitio donde habéis llegado,
iréis a Santiago el justo, por quien fueron
hechos los cielos y la tierra”
Entre los textos gnósticos de Nag Hammadi
se han encontrado:
 Una carta apócrifa de Santiago
Allí se relata un presunto coloquio entre
Santiago y Pedro con el Señor resucitado
que habrían tenido durante los 550 días
entre la resurrección y la ascensión del Señor
 Dos “apocalipsis” llamados de Santiago.
San Jerónimo es testigo
de que todavía en
el siglo V
se atribuía la llamada
“Carta de Santiago”
a “Santiago
el hermano del Señor”
[aunque se dudaba de su autenticidad]
“Santiago, llamado hermano de Jesús [...]
escribió sólo una carta, que es una de las
siete católicas, pero se dice que fue escrita
por otro con su nombre y que, lentamente,
con el correr del tiempo, fue obteniendo
autoridad”
De Viris Illustribus 2, PL XXIII 609
¿Un escrito
cristiano?
Llama la atención que
el nombre de Jesús sólo
aparece en 1,1 y en 2,1
y, si se pasa por alto
esta referencia,
el texto no se modifica
substancialmente
Es decir que estamos frente
a una exhortación moral
no necesariamente cristiana
Perfectamente se podría leer
aún hoy en cualquier Sinagoga
No dice
una sola palabra
de la muerte
y resurrección
de Cristo
Como “modelo de paciencia”
menciona a los profetas que
hablaron en el nombre del Señor
y sobre todo ¡a Job!
nunca a Jesús
u`po,deigma la,bete( avdelfoi,( 5,10 Como
th/j kakopaqi,aj
kai. th/j makroqumi,aj
tou.j profh,taj
oi] evla,lhsan
evn tw/| ovno,mati kuri,ou
modelo tomad,
hermanos,
de sufrimiento
y de paciencia
a los profetas
que hablaron en el
nombre del Señor
ivdou. makari,zomen
tou.j u`pomei,nantaj\
th.n u`pomonh.n VIw.b
hvkou,sate
kai. to. te,loj kuri,ou ei;dete( o[ti
polu,splagcno,j evstin o` ku,rioj
kai. oivkti,rmwnÅ
5,11 Mirad cómo
proclamamos felices a
los que perseveraron.
De la paciencia de Job
habéis oído
y el final del Señor
sabéis; porque
compasivo es el Señor
y misericordioso.
En la “parénesis”
sólo pone
ejemplos
del Antiguo
Testamento
Por ejemplo, ver Santiago 2,8-11
Si cumplís plenamente la Ley regia
según la Escritura: Amarás a tu
prójimo como a ti mismo, obráis
bien; 9 pero si tenéis acepción de
personas, cometéis pecado y quedáis
convictos de transgresión por la Ley.
10 Porque quien observa toda la Ley,
pero falta en un solo precepto, se
hace reo de todos. 11 Pues el que
dijo: No adulteres, dijo también: No
mates. Si no adulteras, pero matas,
eres transgresor de la Ley.
En este sentido y a primera vista
Santiago produce la impresión
de ser un escrito judío
Pero cabe reconocer que hay expresiones
que no pueden ser de origen judío:

Santiago 1,18, una frase extraña,
pero que los investigadores
entienden que hace referencia
al bautismo, aunque con una
terminología inusual
boulhqei.j avpeku,hsen
1,18 Nos engendró por
h`ma/j lo,gw| avlhqei,aj
su propia voluntad,
eivj to. ei=nai h`ma/j
con Palabra de verdad,
avparch,n tina
para ser nosotros
tw/n auvtou/ ktisma,twn
alguna primicia
de sus
criaturas

Y, sobre todo, el así llamado
pasaje “antipaulino”
(Santiago 2,14-26)
sobre la fe y las obras
difícilmente puede concebirse
antes de Pablo
¿En qué consiste
el cristianismo de Santiago
entonces?
 Ortopraxis
Santiago entiende el cristianismo
ante todo como un “obrar”, un “obrar”
de acuerdo a las exigencias de la fe.
El mero “saber” no define la auténtica
verdad de la fe.
La fe verdadera consiste siempre
en un “hacer” cristiano
 La ley de Dios
Si Dios ha revelado en la ley su voluntad
salvífica, el hombre debe encontrar en ella
el camino de la vida. En la obediencia a la
ley de Dios el hombre realiza su libertad: al
liberarse de todas las trampas de un
proyecto de vida configurado a partir de los
propios deseos. La verdadera libertad tiene
carácter obediencial.
Tal es así
1,25 En cambio el que considera
atentamente la Ley perfecta de la
que el
libertad y se mantiene firme, no
autor
como oyente olvidadizo sino
habla de
como cumplidor de ella, ése,
la “ley de
la libertad”
practicándola, será feliz.
2,12 Hablad y obrad tal como
corresponde a los que han de ser
juzgados por la Ley de la libertad.
 La misericordia
La misericordia no es un mero
sentimiento sino la actitud que
descubre la indigencia del necesitado
y hace algo para remediarla
No actuar significa
“obrar sin misericordia”.
Una fe que no lleve a obrar
con misericordia sería vacía
(Santiago 2,17)
y en absoluto “salvífica”
(Santiago 2,13)
Dada la magnitud de la tradición
cristiana presente en el texto, podría
suponerse que el autor supone en sus
lectores el conocimiento de esta tradición
y por eso no explicita
su origen cristológico
Descargar

Diapositiva 1